lunes, mayo 16, 2022
InicioLifeStyleUrban Biker. ¿Una moda o una necesidad?

Urban Biker. ¿Una moda o una necesidad?

Hace mucho tiempo que las bicicletas dejaron de ser para el verano. Y pasaron a formar parte del paisaje de nuestras ciudades. Bueno, de las ciudades españolas, algo menos. Porque, la verdad, muy preparadas no están nuestras ciudades para que convivan bicicletas, peatones y vehículos. Envidia que me dan los holandeses, daneses, berlineses…

d0d67af1a7b937469d1234a4d989770d

 

Pero aún con las dificultades de muchas calles, el tráfico infernal, las aceras rotas y los pseudo carriles-bici de algunos municipios, hay muchas personas que se arman de valor, casco y mochila, para recorrer la ciudad en bicicleta. Ir al trabajo, al colegio, salir con los amigos o recorrer algún barrio por ocio, son actividades que cada vez se realizan más pedaleando. ¿Tú ya eres una urban biker

Claro, que no todo el mundo tiene a su disposición una bicicleta en condiciones. Quizá la Orbea verde que te regalaron para la comunión o la BH con ruedas de tacos que te tocó en una tómbola, por muy vintage que sean, no parecen apropiadas para las cuestas, los charcos, la silleta del peque y el bolso tamaño XL.

O quizá tu problema para no utilizar la bicicleta más a menudo es que no tienes donde guardarla y el trastero de tus padres te pilla a desmano cada mañana. Te entiendo, mi bicicleta está metida entre cajas de leche y garrafas de 5 litros de agua de mi pueblo (el contrabando de agua es mítico en mi familia). Así que deshago un tetris de cacharros cada vez que la saco…

Ah, ¿que te da miedo montar en bicicleta por la ciudad? Más que comprensible. Para los conductores somos un estorbo. Llevamos nuestro ritmo, no tenemos intermitentes y, además, utilizamos nuestro derecho a usar la calzada como cualquier otro conductor. O la acera, en las ciudades donde se permite… Los coches se pegan a los ciclistas, eso cuando no suben encima de los carriles-bici, o te adelantan rozando, o abren la puerta sin mirar que tú venías por detrás. ¡Un peligro!

Pero, ¿y lo bonito que es ir en bici por la ciudad? Visualiza la imagen: tú en tu bici holandesa marrón chocolate, con manguitos de piel y sillín de muelles (tope vintage). Mañana soleada, cesta delantera con tu bolso, el móvil en el manillar para escuchar música, sillita para el bebé que va feliz mientras pedaleas camino de la guardería… ¿ A que mola?

Vale, tu realidad es otra. Lo sé. La bicicleta es vieja, cambia mal, sudas un montón cuando subes cuestas y tu bebé, que ya no es bebé, apenas cabe en la silla. Se te atasca el abrigo cada vez que vas a bajarte, no sabes cambiar la cadena si se sale y mucho menos una rueda si se pincha (¿o se cambian las “cámaras”? O_O). Se te mueve el maquillaje con el esfuerzo cuando vas a trabajar y el maletín del portátil no cabe en la cestita. Y, además, el viento que sopla en tu ciudad (aquí lo llamamos Cierzo del demonio) es capaz de llevarse el casco por mucho que lo ajustes, amén de que cuando lo llevas a favor vas cual tabla de windsurf surcando los mares… pero prepárate como lo tengas en contra…

Nadie dijo que ser una urban biker fuera sencillo. Veo a las jovenzuelas (y no tanto) del norte de Europa, donde el clima es mucho peor, llueve más y también sopla viento, con sus bicicletas a todas partes y muero de envidia. Será porque en mi ciudad hay pocas bicis, pocos aparcamientos y poca conciencia ciclista. Será porque tenemos bicicletas viejas o que apenas sabemos usar. Sea lo que sea, me provocan envidia sana imágenes como estas…

Urban Bike Collage

No se si es moda o necesidad. En mi caso, algo hay de ambas. Porque si te pones a ir en bici, no sirve el pantalón ciclista del instituto, una camiseta de propaganda y unas zapatillas cualquiera: no nos equivoquemos.

Una urban biker tiene look. Así que vamos allá.

  1. El casco: en España es obligatorio en las ciudades para los niños, pero es aconsejable para todos. Te salva de un buen golpe, creedme. Un casco estiloso, a medida y plegable. Es lo que se lleva ahora. Para mi cumple, he pedido uno de Closca
  2. La cesta: viene muy bien para llevar mil trastos. Fundamental que se pueda poner y quitar con facilidad. Y que no desentone con el resto del look.
  3. Las luces: que necesitas que se te vea. Cuanto más mejor. Da igual que haga sol, puede ser que a contraluz pases desapercibida. Así que lo mejor es que pongas luces y reflectantes en tu bici. Las luces led son lo último y, si se puede, que proyecten imágenes cuando ruedas
  4. La bicicleta: vale, aquí me pierdo y no soy especialista, no te voy a recomendar una u otra.  Pero piensa en una bici cómoda, con cambios que te ayuden a subir cuestas y a avanzar más rápido en llano y fácil para subir y bajarte de ella. Si vas a utilizarla solamente en la ciudad o también en carretera o en el campo. Y escoge una chula, que vas a ser una urban biker de pro.

¿Te animas a subirte y pedalear?

 

 

 

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

16 COMENTARIOS

  1. Me encantaría ser una Urban Biker, pero como tú, de las de las imágenes jejejeje. Por el momento, me conformo con salir en bici los fines de semana.
    Ojalá hubiera mucha más concienciación, sobre todo en las grandes ciudades y estuvieran mejor preparadas, por que, como tu dices, entiendo perfectamente a la gente que le puede dar miedo ir por pleno Madrid (por ejemplo) en bicicleta en hora punta.

    • Yo tengo la suerte de vivir en una ciudad pequeña, pero el peligro de los coches, está siempre ahí. Por eso tenemos que hacernos ver los urban bikers en las ciudades, para que se vaya legislando en favor de la coexistencia de bicis y coches en la calzada..

    • Gracias Yolanda!! Yo estuve también unos años sin poder ir en bici por la ciudad y lo echaba muuuucho de menos

  2. Yo viví tres años en Sevilla y la bici es una de las cosas que más hecho de menos (aparte de la gente). En Santiago montar en bici es complicado, entre el empedrado, la lluvia, las cuestas y que todo está más o menos cerca para ir andando, da pereza montarse en bici

    • No me extraña que la eches de menos, pero seguro que los días de sol, son un gozada… al final, el empedrado, con rueda ancha se lleva mejor..
      Gracias por comentar!!

  3. A mí me encanta montar en bici pero uf, como medio de transporte en Madrid lo veo peligroso, yo ahora mismo no me atrevería y eso que yo me muevo mucho en moto pero no sé, no es lo mismo, tienes más control al poder acelerar e ir a la par o más rápido, jiji, que los coches.
    Hay ciudades que están más adaptadas y concienciadas y son más llanas, todo hay que decirlo, jejeje

    • Pues en capitales grandes, como Berlín o Londres, hay bicicletas por todas partes. Y es que la mayor parte de la ciudad es de tráfico lento. Hay que hacerse ver, unirse con otros urban bikers para “conquistar” las ciudades y que podamos usar las calzadas sin peligro… De todas formas, Madrid Rio es una gozada para la bici, por ejemplo..
      Gracias por comentar!

  4. Yo no sé ni si me acordaré de montar en bici. Pero el Pueblucho Infernal es un despropósito para los ciclistas porque el único carril bici lo han puesto bordeando el polígono industrial, a las afueras del pueblo ¿dónde vamos a ir por allí?

    • Cuando los carriles bici los diseñan personas que no tienen bici, mal vamos… Seguro que en tu pueblo, como en el mío, algo así ha pasado…

  5. Yo siempre la miro con ojos golosones y sé que debería usarla mucho más pero la rutina y la pereza me dan un abanico de excusas a las que agarrarme con uñas y dientes… aiinnsss… ¡soy débil y vaga!

    • ¿Y lo monísima que te verías encima de la bicicleta? De una bicicleta monísima, todo sea dicho 😀

  6. En mi pueblo MOncofar, todas las mujeres van en bici, es un pueblo llano y es el medio transporte oficial… Ahora el casco no lo lleva nadie.

    Y yo… Sinceramente que soy más patosa que nadie, no me veo subiéndome a la bici, aunque la bici molona ya la tengo.

    Besos

  7. La bici mola, y mucho! Pero no nos engañemos, yo creo que en las ciudades españolas no hay mucho espíritu “biciclero”. Se intenta, se dan facilidades, pero no siempre es práctico.
    Tacones y pedaleo, complicado. Más de un niño y bici, imposible. Ir muy cargado, peligroso. Y el clima… porque siempre nos referimos a la lluvia y el viento como los enemigos de la bicicleta. Pero hay uno peor, el calor asfixiante del verano. Eso de llegar sudando a mares a una reunión de trabajo, ejem, ejem…
    Eso sí, para hacer excursiones los fines de semana me encanta!

  8. El ser biker es como ser runner, es moda pero hacemos muchas personas que lo disfrutamos mucho.
    Yo tengo años de no disfrutar de la bicicleta (con tres niños no veo como). Vivo en Chicago y la ciudad está muy bien preparada para los bikers, los automovilistas creo que ya tienen mucha más conciencia y el clima no para a nadie.
    Mis hijos mayores disfrutan mucho de salir en bici los findes y yo les sigo a pie con el menor.
    La bici es genial! Hay que disfrutarla más y de ser posible vernos igual de divinas que las de las fotos.

  9. Donde vivo, el carril bici lo pusieron para poder decir que había y no para q se pudiese usar , es mas peligroso q ir por otro sitio. ( ya se tubo q lamentar una muerte x lo mal q esta hecho en algunos cruces,en su recuerdo hay una bici blanca)…Me encantaría pero no me atrevo y aun menos portando niña,así que lo dejamos a los fines de semana, en zonas poco transitadas.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión