lunes, diciembre 6, 2021
InicioMaternidadEncorsetar a una hija (escoliosis)

Encorsetar a una hija (escoliosis)

mujer en la playa - escoliosis

En los tiempos que corren es casi delito restringir la capacidad de movimiento de una persona. Dirigir y encarrilar su desarrollo. Limitar. Ceñir.  Constreñir. Que palabras más odiosas. En tiempos de libertad, de igualdad y fraternidad. En tiempos de empoderamiento femenino y libertad de expresión… ahora que por fin nos hemos quitado los miriñaques, las fajas y los refajos, los sujetadores incluso… Qué cosa más fea es un corsé. ¿Verdad?

Encorsetar a una hija… ¡y encima ahora que empieza el verano! No es plato que uno elija en el menú de la vida… Es más bien un plato que se te sirve frío y sin haberlo solicitado. Justo ahora que empieza a florecer y a querer ocupar el espacio físico que le pertoca, con todo su esplendor… y su altura, que no es poca.

Escoliosis adolescente

Comúnmente se llama escoliosis idiopática a un desvío de la columna vertebral que surge de… no se sabe dónde.  A veces es congénita pero en muchos casos no lo es y aparece de repente en la adolescencia. Mientras tú mirabas embobada el despuntar de esos pechos adolescentes, resulta que su columna os jugaba una mala pasada a sus espaldas.

Nadie tiene una columna de libro. Todos tenemos ligeras desviaciones aquí y allá. Como las huellas dactilares y los dientes… las columnas vertebral: cada uno la suya. Y como su propio nombre indica, a esa columna le toca vertebrar tu cuerpo. Estructurarlo. Darle equilibrio y a ser posible… verticalidad. ¿Qué pasa cuando aparecen curvaturas más allá de ciertos límites deseables? ¿Cómo se mide eso? Pues bien. Igual que los ángulos en el cole y el calor en verano, la desviación que aleja a la columna de la vertical se mide en grados. Grados de Cobb. Pasando de 20°-25º de inclinación, en edad de crecimiento, se considera que la escolisosis puede ser progresiva y se opta por aplicar un corsé a la paciente. Y digo «la» porque mayoritariamente afecta a niñas. ¿Será que nos subimos menos a los árboles y crecemos menos robustas?

¿Y el corsé funciona?

escoliosis
Von Weiss HR – Weiss HR. Scoliosis 2007, 2:19. PMID: 18163917. doi:10.1186/1748-7161-2-19., CC BY 2.0, Link

Bueno… Leerás, te informaras y te enterarás de que en ocasiones, aún llevando el corsé la deformación avanza y, a pesar de todo, puede llegar a ser necesaria una intervención quirúrgica terminada la fase de crecimiento. Nada es infalible. Sin embargo, en otros casos, sí se ha demostrado que funciona. Que puede minimizar o incluso detener el avance de la escoliosis… Toca confiar en tu suerte, a la vez que haces con rigor todos tus ejercicios de fisioterapia y nadas… y bailas y te encaramas a una espaldera en cuanto tengas ocasión… Si activas los músculos de tu espalda y Zeus escucha los rezos de tu madre… igual con un poco de suerte hasta remite.

El caso es que no se sabe cómo va a funcionar. Nadie lo sabe con certeza al 100%. Como todo en la vida, no hay fórmulas de éxito infalibles. Me parece fundamental confiar en el equipo que os lleva, llevar religiosamente el corsé (sin hacer trampitas) y trabajar la musculatura como si no hubiese un mañana…  (que resulta que las horas de deporte sin corsé, puntúan como «horas con corsé». Un buen incentivo para hacer deporte).

escoliosis - corsé Cheneau

La buena noticia es que los corsés que se emplean hoy en día en Europa no tienen nada que ver con los de antaño. El más extendido en Europa es el llamado Cheneau. Este tipo de corsé es muy discreto, suele terminar bajo los brazos y debajo de la ropa prácticamente no se nota… Hoy en día, incluso los ofrecen en diferentes colores y diseños y es que… «si hay que ir se va», pero si es rosa y con flores, se va más a gusto.

Observar para una detección temprana

¿Y por qué os cuento esto a las puertas del verano,  cuando lo único que queremos es quitarnos la ropa y ponernos en remojo? ¡Pues por eso precisamente! Porque es el momento de detectar espaldas sospechosas.

Hay casos que son de nacimiento. Se inician con una ligera escoliosis que hay que ir controlando, porque llegando a la adolescencia puede desviarse rápidamente en cuestión de meses. Pero hay otros casos en que no hay un seguimiento, dado que no hay una escoliosis detectada y surge, de repente, en la adolescencia. Por eso, a pesar de que muchas escuelas ofrecen revisiones médicas en que pueden detectarse este tipo de anomalías, no está de más realizar esa inspección visual, ahora que los veréis sin ropa durante horas.

Cómo detectarloescoliosis

Von Weiss HR, Goodall D – Weiss HR, Goodall D. Scoliosis. 2008 Aug 5;3:9. PMID: 18681956. doi:10.1186/1748-7161-3-9., CC BY 2.0, Link

En posición vertical se percibe que un hombro está más alto que el otro. O el espacio que que entre brazo y torso es más grande de un lado que del otro. A veces hay un poco de torsión lo que hará que un omóplato sobresalga más que el otro. Esto es más fácil de ver cuando el niño se encorva hacia adelante, llevando las manos a las puntas de los pies…

El apoyo del entorno

Y para terminar, otra cosita que me parece de vital importancia: el apoyo del entorno. El éxito del corsé radica en la conjunción de varios factores. Uno de ellos sin duda es llevarlo puesto las horas que te indica tu médico, que son muchas. Del orden de 23 al día. Sembrar la duda no ayuda. Así que no lo hagas, a menos que hayas hecho previamente el esfuerzo de documentarte un poco. A priori, a nadie le gusta la idea, ni siquiera a esos padres que ahora perseguirán a su hija para que no se lo quite. Y sí. No parece muy saludable porque la musculatura confinada puede debilitarse (de ahí la importancia de la fisioterapia y el ejercicio físico) pero… por favor, antes de ponerlo en duda sin más, piensa en las horas que esos padres (pacientes expertos) han dedicado a buscar la solución «menos mala». Pregunta todo lo que quieras pero por favor… no cuestiones. Gracias.

Fotos: Wikimedia Commons

Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

  1. Yo tuve una compañera de colegio en los años 80 que tenia escoliosis. Por temporadas la escayolaban el cuerpo entero….mas adelante creo ya llevo corse. Pero lo de la escayola por todo el cuerpo no puedo imaginarlo. Eso si había que verla correr y jugar con su escayola puesta y su espalda tiesa….

  2. Nuria! Me parece fantástica la experiencia que aportas en primera persona y los consejos sobre detección temprana. Se que lo vais a llevar bien, porque sois fuertes y hacéis piña y Nina una campeona!

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo