Retiro en Ávila. Crónica de unas colonias

9
retiro
Aquí Ruth ya había empezado su frenética actividad de geocatcher

Doce mujeres, una casa y un retiro. La casa no tiene wifi, ni la sierra abulense cobertura. ¿Si me acerco a una vaca me hará de antena? ¿Por qué no me hice de Yoigo? ¿Es retama, carpaza o xesta? ¿Por qué se ha encendido ese testigo luminoso? ¿Llegará el papel para todas? ¿Lleva salmorreta la paella? ¿Cómo se dice “pásame la sal” en caldeo? Tantas preguntas que atenazan nuestras almas sensibles. Nuestra curiosidad es insaciable. Casi tanto como nuestros estómagos y, este fin de semana, vamos a intentar aplacarlos a todos.

Viernes 19 de mayo: Empieza el retiro

retiro
Urbanización “Las Damas”

Llegada al epicentro. Aviones que aterrizan, trenes que llegan y coches que ponen rumbo al epicentro. Un epicentro situado en la urbanización Las Damas (¿dónde si no?) en Peguerinos, provincia de Ávila. La llegada se produce escalonada y en grupúsculos. Para la cena estamos casi todas. El resto llegará mañana.

retiro

Pica-pica multiculti. Ya hemos parado de tocarnos y besarnos y estamos listas para las risas. RISAS de todas, con todas y para todas. ¿Sabías que muchas de nuestras chicas están tatuadas? Durante la cena, hacemos un descubrimiento tras otro. Una rosa de los vientos, unos pajaritos-flor-de-lis, un nombre cifrado… y seguro que algún otro tatuaje que su dueña no se atrevería a mostrar, vista la guasa reinante. La juerga estaba servida y la charla se extenderá hasta altas hora de la madrugada. El reto: no ser, bajo ningun concepto, la primera en irse a dormir (aunque un segundo puesto se aceptará de buen grado).

Sábado 20 de mayo: Barbacoa campestre

retiro
En torno a nuestra Madre Fundadora, VERO, y al yayo

Un paseo por el pueblo, que no se diga que no hacemos incursiones en el entorno. El entorno parece alegrarse de vernos. De vuelta a la casa, encenderemos el fuego. Hay que ver lo que simplifica la vida un mechero, Sole. Es estupendo. Como sabéis, nuestro equipo es polifacético y multidisciplinario así que, mientras LET se encarga de las brasas (con celo de sacerdotisa Guardiana del Fuego Eterno) y MERAK ordena la vianda con escrúpulo matemático sobre la parrilla, otras hacen lo propio con los platos, sillas y las aceitunas del vermut. Las de la rama técnica, improvisan un toldo para protegernos del sol abrasador de la sierra, mientras SARA (la única con datos a cascoporro) se hace cargo de la banda sonora del evento y de retransmitirlo en directo en sus Stories de IG…

retiro

En torno a la mesa, al tinto de verano y a las viandas, charlamos de todo y de nada, hacemos chascarrillos y nos enorgullecemos de nuestra barbacoa “casi” vegana. La sobremesa ya la haremos a la sombra, en el interior. Donde jugaremos a Charadas sin piedad para ninguno de los concursantes. A pesar de las grandes pistas gráficas de nuestro único componente masculino, en seguida nos aburrimos de PEZ, COCHE, BOMBERO y decidimos personalizar el juego, lo cual nos lleva a otro a otro nivel. Un nivel que acaba con dos participantes haciendo la croqueta en el suelo. (Lamentablemente no hay documento gráfico de este inolvidable momento, grabado para siempre en nuestras retinas).

retiro
Aquí nadie diría la paliza de kilómetros que llevaba MARÍA a su espalda

Tarde noche de sábado

Y por si nos reímos poco con esto, luego jugamos a descubrir títulos de película con mímica. Los otros, Solo en casa DOS, Liberad a Willy ¡TRES! Muchas pelis pero sólo un arma secreta: PATCH, que con sus precisos gestos de ninja, retrata el film en cuestión de segundos, para regocijo de sus compañeras de equipo. Lástima que no haya fotos porque la interpretación de PILAR de la Maléfica Jolie supera con creces a su Sith!

retiro

La reunion editorial. Pues sí. También. Porque no todo es cachondeo en la vida y aquí “hemos venido a hablar de nuestro blog”. Así que, al caer el sol, nos ponemos serias y entonamos la letanía del mea culpa aquí y allá, durante nuestra reunión. Del tono festivo-jocoso, pasamos a un tono más serio. Con emoción pero también con objetividad, redefinimos la ruta a seguir. Comentamos puntos a mejorar, nuevos hitos, rotación de tareas. Hacemos propósitos de enmienda, definimos nuevas políticas punitivas y, por encima de todo, cerramos el encuentro con un compromiso renovado.

Domingo 21 de mayo: Se acabó lo que se daba

Excursión y paella. Tras una miniexcursión a una cascada cercana y antes de empaquetar nuestras cositas, MAJO nos regala una paella de elaboración propia. Ella no las tenía todas pero, oye, ¡qué bien comimos! Y además, gracias a su autoexigencia culinaria, nos fuimos con la promesa de otra paella “de-verdad-de-verdad”. Haciendo boca ya para nuestro próximo encuentro. ¡Viva la autoexigencia!

retiro

Despedida, cierre y Geocatching. La reunion empieza a disgregarse. Lagrimillas traidoras y promesas de pronto reencuentro. Y es que así somos: Fortotas y sensibles. Pragmáticas y soñadoras. Perseverantes y culos de mal asiento. Somos personajes muy diferentes unas de otras pero creo que no me equivoco, si digo que hemos estrechado lazos y que nos lo hemos pasado en grande (osea teta) y… ¡sí! ¡Ahora por fin, YA SÍ que nos conocemos TODAS en persona! Uy, se me olvidadaba. Y como bien está lo que bien acaba… Ruth, que se ha pasado el fin de semana introduciéndonos al Geocatching… ¡encontró al fin su tesoro! 😀

Y ahora: El premio

Pues sí. Vamos a dar un premio así, a dedo. Un premio sin duda, más que merecido: El premio “Mujeres y Madres Cascada de Peguerinos 2017” recae, en esta primera convocatoria, en nuestra querida compañera y amiga: NATALIA.

retiro

Natalia, este premio es para ti porque este fin de semana has conseguido ser no solo la gran madre de tus hijas que eres, sino una gran madre para todas nosotras.

Porque te has ocupado de todo, hasta el último detalle. Porque te avanzaste al encuentro con emoción. Porque nos has facilitado la vida a todas. Porque nos has hecho mojitos y tortillas de patatas de campeonato. Por que te has encargado de la compra y de encontrar la casa que nos ha alojado. Porque los imprevistos no te detienen. Porque de noche, todavía te quedaba energía para gritar desde tu litera al otro lado de la pared: “¡NURIAAA! ¿Cómo hace el jabalíííí?” Porque nos has despedido a todas con un TE QUIERO enorme. Porque tu energía ha sido en todo momento la vibra positiva que nos ha arropado y porque todo esto lo has hecho… ¡SIN DESPEINARTE!

NAT, colega, vales un Potosí y te queremos un montón.

Imágenes propias.

9 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre