7 días haciendo deporte

12

Salir a hacer algo de deporte así es un enorme privilegio. Aunque no pueda disfrutarlo cada día. #ParqueNelsonMandela #Móstoles #PAU4 #sinfiltros

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el


Ya os contó Ruth que Pilar había pedido en su muro de Facebook retos para que las Mujeres y Madres los afrontáramos y después contar nuestra experiencia en la revista. Así que me revisé la lista y tuve claro cuál era el mío: siete días haciendo deporte -cuarenta y cinco minutos de deporte exactamente decía el enunciado-. El reto me movía mucho porque llevaba tiempo queriendo retomar el running y establecer un hábito deportivo. Cerca de casa tengo un parque con muchas posibilidades, pero yo no tengo experiencia más que en salir a trotar, así que me dirigí a Albert Cabezas, entrenador personal y alguien motivador que además estudia psicología -por lo que podría ayudarme de una forma más integral- para que me diera algunas pautas de por dónde empezar a ponerme en forma. Él me pasó un entreno en el que ejercito todo el cuerpo -hasta músculos que no sabía que podían ejercitarse-, que realizo en el parque y para el que lo único externo que necesito es un banco. El resto lo hace mi propio cuerpo. A continuación os cuento cómo fueron los primeros siete días haciendo deporte.

Duermo mejor (y caigo agotada)

Esto ha sido como pasar de cero a cien. No es que me meta unas palizas brutales físicamente hablando, de hecho, el entreno no debería de llevarme mucho más de media hora si no fuera porque aún he de parar y tomar aire y porque lo complemento con el regreso a casa a buen ritmo, incluso, alguna vez, corriendo. Pero mi cuerpo no está acostumbrado a tanta actividad. En noviembre del año pasado me operaron de un tobillo así que mi vida desde entonces ha sido más bien sedentaria. Tumbarme en el sofá por la tarde y caer en coma, todo uno.

Fotos desde el parque. Día 2. #ParqueNelsonMandela

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el

Me noto más fuerte

Mucho más fuerte, me atrevería a decir. Nunca he sido una mujer deportista y, hasta hace poco, la única motivación para activarme era perder peso, así que nunca antes había sentido esto de “estar fuerte”. A ver, que llevo poco, no creáis que me vais a ver y os voy a recordar al Increíble Hulk, que tampoco esa es la idea, pero puedo hacer más esfuerzos que antes.

Estampas desde el parque. Día 3. #ParqueNelsonMandela

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el

He adelgazado

o perdido volumen, porque no me he pesado, pero sí medido. Cuando empecé a notarme la ropa más suelta -y notar la propia ropa de deporte más suelta os aseguro que es lo más- hice la prueba de una semana a la siguiente: dos centímetros menos en cadera, glúteos y pecho. Con un poco de perseverancia mi objetivo de que me guste mi cuerpo -a mí, que es a quien le tiene que gustar- estará conseguido.

Estampas desde el parque. Día 4. #ParqueNelsonMandela #sinfiltros

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el

Como menos comida insana

Empecé a hacer deporte y comenzaron a apetecerme mucho menos las chuches y las pizzas y más la fruta y la verdura. También os digo que con lo del azúcar, otro de los retos propuestos, hay que ser muy consciente porque a la primera chuche que prueban tus papilas gustativas te quieres comer la bolsa entera de nuevo. Pura adicción.

Estampas desde el parque. Día 5. Las piernas ya no me van #ParqueNelsonMandela #mueveeseculo #MEC 78/366

Una foto publicada por Leticia (@estonoescomomelocontaron) el

Tengo menos contracturas en la espalda

Como he comenzado a ejercitarla, mi espalda está más fuerte y como está más fuerte sus músculos se enganchan menos. Este es, para mí, uno de los grandes beneficios ya que todo lo que me ocurre, desde los nervios hasta las horas delante del ordenador o la ingesta de ibuprofeno, lo repercuto en esa zona de mi cuerpo.

Mi culo está más arriba y mis cartucheras se están suavizando

Tal cual. Podría haber buscado una forma más bonita de decíroslo pero prefiero la gráfica 😉 Cuando ya pensaba que la única solución para ciertas cosas que me molestaban pasaba por la cirugía, me encuentro con que mover el culo, nunca mejor dicho, las arregla. Culo más alto, menos cartucheras… una maravilla, oiga.

Menos celulitis y retención de líquidos

Al final todos los puntos se relacionan entre ellos y la eliminación el azúcar y la mejor alimentación, junto con el movimiento, hacen que retenga menos líquidos y mis muslos presenten menos celulitis. De pronto ¡tengo tobillos! Me está viniendo muy bien también para eliminar el edema subsidiario a la operación que aún colea.

Soy más feliz y estoy de mejor humor (menos cuando no duermo)

Pues debe de ser verdad que el deporte genera endorfinas porque estoy de mejor humor. Más feliz. Supongo que el hecho de verme mejor -y por mejor quiero decir más “como yo quiero estar”- también influyen en eso. Mi sensación, en general, es de mayor bienestar y felicidad. Y cada dia entiendo más a Chema Martínez y su hashtag “no pienses, corre”, el deporte ayuda a dejar la mente en blanco y eliminar estrés. Por otra parte, cuanto más piensas en lo que te queda por hacer menos te responde el cuerpo. Así que sigue moviéndote.

Después de leerme, ¿qué?, ¿te animas a hacer deporte? Yo ya me he he vuelto una adicta

Pd.: Veréis que no hay foto del día 19 de marzo… es que el día del padre no pude salir 😉

Comparte
Artículo anteriorAsí viví #elVermmmut
Artículo siguienteConfesando mi adicción

Soy Leticia la mamá de Ojazos desde 2013, mujer desde 1978. Siempre corriendo y con mil cosas en la cabeza para hacer pero con poco tiempo para llevarlas a cabo. Escribo en Esto no es como me lo contaron y Las Letras de Let porque es lo que más me gusta hacer en el
mundo. Activa, habladora y comprometida, cabezota y risueña vivo en una permanente contradicción. Necesito contar las cosas que me pasan para que no se me enquisten en alma.

12 COMENTARIOS

  1. ¡Me encanta! ya sabes que este reto yo también quiero hacerlo.
    Yo sí he sido muy deportista durante muchas épocas de mi vida y la verdad es que lo echo de menos, mi cuerpo necesita moverme y cuando no lo hago me acartono, me duele la espalda, engordo, etc.
    Así que lo voy a intentar ¡que en diciembre tú y yo tenemos que correr la San Silvestre!

  2. No sabía que estabas con este reto…yo lo llevo practicando desde diciembre 😉 y me siento tan bien como lo que tú cuentas en tu post, tanto que soy adicta al gym y a veces voy 2 veces al día. No voy todos todos los días de la semana porque es inviable, pero sí está en mi mente ir todos los días, con lo cual voy siempre que puedo, unas 4 o 5 veces en semana. Lo malo es el lumbago que me viene dando guerra desde hace un tiempo, que a veces me impide ir. Lo mejor de todo, el buen estado anímico y la reducción de estrés. ¡Te animo a no dejarlo! Ah, y enhorabuena por haberlo superado 😉

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre