domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidadSalir de fiesta cuando eres madre: un deporte de riesgo

Salir de fiesta cuando eres madre: un deporte de riesgo

Y no me refiero a la fiesta del cole, que es uno de los hit day de mi vida social en la última década. Me refiero a eso que hacíamos antes de ser madres e incluso antes de que la pereza inundase nuestra vida sin hijos y prefiriésemos un sábado de peli y mantita a darlo todo en la verbena de turno. A eso de salir en plan “esta noche, salgo”.

madres-fiesta1

Salir de fiesta tiene sus riesgos. Los tenía a los 20, pero no éramos tan conscientes como ahora. Salir de fiesta es, para una madre, un deporte de riesgo. Eso sí, un deporte que viene muy, muy, muy bien para nuestro cuerpo y mente. Prepararse para salir de fiesta, con todo el ritual que lleva, nos recuerda todo lo que nos gusta de ser mujer y ayuda a despejar nuestro cerebro de pensamientos inútiles.

Desde que las niñas van al cole, las noches locas se cuentan con los dedos de una mano: una en fiestas del pueblo, otras dos con las madres del cole y alguna extra en plan 40 cumpleaños de alguien… Por eso, por la falta de entrenamiento y preparación, es muy importante conocer los riesgos que entraña salir de fiesta

Riesgo 1. Asfixia

Se puede dar en varios momentos de la noche. El primero cuando nos estamos vistiendo e insistimos en meternos en ese vestido de antes de los dos embarazos, cerrarnos un pantalón del verano de la Expo de Zaragoza o abrocharnos la chaqueta monísima que compramos en Aliexpress sin saber que la XL de un chino es eso, la XL de un chino. También puedes padecer asfixia cuando tus amigas juran y perjuran que aunque el bar está hasta los topes, al fondo hay sitio. E intentas avanzar con poco éxito hacia el final de ese túnel de gente… Puede que consigas entrar, pero ¿y salir?

Riesgo 2. Desorientación

Mucho más frecuente de lo que imaginamos. Reconócelo, no estás preparada para la noche. Con un par de copas te pierdes tú, pierdes a tus amigas, pierdes la chaqueta y hasta la compostura. La desorientación puede darse también por un tema de inseguridad, ya que con un bolso de mano, en el que apenas cabe un paquete de pañuelos y las llaves, te sientes perdida. Para esto, lo mejor es llevar el móvil siempre en la mano, o mejor, colgado al cuello,en plan botón del pánico. La música desconocida para ti (no en vano, salir una vez al año puede conllevar que estemos un poco out de la playlist de moda), también puede causarnos cierta desorientación y falta de ritmo en la pista… Mejor si vas a un karaoke.

mujeres-fiesta2

Riesgo 3. Desinhibición

Es uno de los más peligrosos. Porque tú estás on fire, lo das todo en la noche. Bailas, bebes, charlas, bebes, bailas, bebes… Y te desinhibes. Y cuentas lo que no tienes que contar. O le mandas un whatsapp a un exnovio. O pones un mensaje no políticamente correcto en el grupo de familia. O te montas una coreografía a lo Beyoncé que te quedas sola en la pista perreando. Y cuando sales de allí, os vais al karaoke (de nuevo) para emular a Marta Sánchez en su versión más sensual. La desinhibición  puede pasarte factura de forma inmediata: maromos sospechosos que se te acercan, fotos envidiosas que al segundo están en el grupo de Whatsapp… ¡Cuidadín!

Riesgo 4. Mareos, vómitos y dolores varios

Suele darse a las horas de la salida fiestera. Bien sea en forma de dolor de cabeza horrible, de sensación de estar en una barca cuando te metes en la cama, de dolor de pies hasta el punto de subir descalza las escaleras para “sentir el fresquito” o de desear el mal ajeno al que ose despertarte al día siguiente. La resaca, en todas sus variantes, es el riesgo más común de cualquier madre cuando sale de fiesta. Y para este…paciencia.

Eso sí, correr todos estos riesgos es de lo más divertido. Así que ¡sal a divertirte!

Fotos de Pixabay y Los 40
Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Ay, qué era salir de fiesta? Que agobio solo de pensar en lo lleno qye dices que esta el bar. Esta noche habrá sitio amplio no?? Nos vemos en laparty!!

  2. Pues tras volver de la Party, con un par de GT… Empiezo a pensar en los riesgos que correré mañana!!

    • Como nos hemos levantado? Seguro q llegaste sana y salva.. Que tenemos superpoderes! Entre ellos, superar resacas con la gorra…

  3. Así me encuentro yo hoy y eso que se fastidió la noche y de mala manera por la lluvia pero.. ¡¡¡una ha perdido la costumbre y con poco ya queda dolorida para una semana!!! jejejejeje

  4. buf!! A mi lo que más pereza me da es lo de los bares a tope! Con lo relajada que esta una bebiendose un mojito en una terraza!

    Y lo de soltarse la melena y bailar a lo loco!!!! Menos que en la party no había mucho maromo! jajajaja!

    • Ahora con treinta y pico, tomar mojitos en una terraza “como si no hubiera un mañana” también tiene sus riesgos. ¡Cuidado con las borracheras de culo sentado! jajajajaja

  5. Te ha faltado el mayor de los riesgos…el de salir de fiesta sin pasar antes por el wc..esa incontinencia que te entra con la primera cerveza y el ataque de pánico es todo uno cuando ves el baño de chicas que parece el camarote de los hermanos marX….eso si que es duro….y pensar que con 20 y con 30…una aguantaba sin miccionar hasta llegar a Casa…y no precisamente pronto..saludox…

  6. Buenísimo!!! Lo que me he podido reír, por es tal cual…mejor no se puede describir!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
<