lunes, mayo 16, 2022
InicioMaternidadEducando a nuestros hijos

Educando a nuestros hijos

Hoy voy a intentar reflexionar como madre y como la maestra que llevo dentro. Sí, soy maestra, estudié para serlo, he sido profesora de mil cosas durante 10 años, y aunque no ejerzo en un aula de una escuela de chavales, siempre me consideraré maestra.
Pero cuando una se vuelve madre cambia la perspectiva de ver la educación, igual que cambió cuando estudié la carrera, e igual que seguirá cambiando cuando mis hijos tengan que entrar al colegio.

Todos hemos oído y vivido la LOGSE, la LOCE, la LOE, la LOMCE, y seguramente no sepamos mucho de cada una de ellas. Pero no es de esta educación de la que quiero hablar. La escuela está encasillada en lo que diga la ley, en deberes, en memorizar, en exámenes… pero cada día la sociedad tiende a querer alejarse de eso, en búsqueda de una educación libre, motivadora, en la que los niños sean los protagonistas y sean ellos mismos su motor de aprendizaje gracias a la curiosidad innata que tienen por el mundo. Seguramente ya hayáis leído que en España los Jesuitas quieren cambiar eso en sus colegios.
Por eso, desde casa, cada familia también es el sistema educativo de sus hijos. Por un lado buscando un colegio que tenga unos principios y valores que encajen con la educación de la familia, unos religiosos, otros ateos… y por otro y más importante, educando en casa todo lo posible.

¿Qué es educar?

Si queréis saber la definición de la RAE solo tenéis que buscarla.

Para mi educar no es solo aprender conocimientos, sino también crecer como persona, con unas experiencias personales, interiorizando unos principios, valores, normas sociales… Educar se puede hacer de muchas maneras, y evidentemente no es algo que solo se haya que hacer en una escuela.

Igual siempre ha estado “de moda” pero últimamente veo que todos tendemos en casa a la educación Montessori (ya veis que me incluyo), preparando en casa ambientes adecuados para la estimulación de los niños, con materiales bien organizados a los que los niños tienen fácil acceso, dejando independencia al niño en el juego…

También he visto muchas cosas sobre multiplicar la inteligencia de los niños, siguiendo el método de Glenn Doman siguiendo las pautas de sus libros.

niños-genios

Pero…¿Cuándo empezar a educar y enseñar a nuestros hijos?

Hace poco leí una opinión, en un artículo (no recuerdo si era un blog o un artículo de una publicación periodística), que decía que todas estas cosas que se quieren hacer hoy en día con los niños, de fomentar su inteligencia, introducir pronto los aprendizajes, los idiomas, la lectura… que no era bueno, que estábamos acabando con su infancia.

¿Lo veis así?

Yo creo que no estamos terminando con su infancia, mientras dejemos libertad al niño, sigamos su ritmo, sus intereses, sus preferencias, sigamos jugando…

Cierto es que la escolarización es muy temprana, y más de hecho si ambos progenitores trabajan, y que la educación está muy guiada por lo que pone en el papel, en las leyes, con unos objetivos que hay que alcanzar en determinados momentos. Al ser así, el proceso educativo no es nada personalizable, no se ajusta a la personalidad y necesidades de cada niño, y además se aprende en un entorno cerrado todo lo que hay en el exterior.

Está demostrado que el cerebro de los niños hasta los 6 años está en crecimiento y son los años en los que más aprenden, los años en los que muestran más curiosidad por el mundo, los años que más y mejor absorben todo lo que les rodea.

Entonces, os lanzo dos preguntas para reflexinar, espero vuestras respuestas…

¿Está bien enseñar a los niños “cosas” tan de pequeños?

¿Estamos acabando con su infancia acercándoles el conocimiento desde pequeños?

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

15 COMENTARIOS

  1. Muy buen post!
    Yo creo que los niños tienen una necesidad de saber innata y si en lugar de matar su curiosidad (como hace la escuela tradicional) la fomentamos, le estamos dando una oportunidad maravillosa de apreciar el amor por aprender.
    Un besazo!!

    • Yo no soy de las q creo que les fastidiemos la infancia, pero si es cierto que se podía hacer que aprendan de maneras más flexibles y dinámicas para que como dices no matemos esa curiosidad natural que tienen. Besos!

  2. Ay, igual es porque claro, yo lo veo a través de mis hijas, pero ellas necesitaban saber y yo, por lo que me cuentan, también. Mi madre dice que con 3 años no paraba de darle la matraca con que me enseñara a leer porque yo quería aprender. A mí el conocimiento me ha liberado de siempre y siempre lo he pedido y para mis hijas no tengo la sensación de que sea una carga. De hecho, las dos son de otoño y por tanto de las pequeñas de la clase y lo prefiero así. Me las imagino de enero y perdiendo el tiempo y me entran los siete males.

  3. Es un asunto complicado niña. Yo tengo a mi bichilla asalvajada desde que nació porque no va a la guardería y en casa hace lo que quiere a su ritmo. Pero ahora que hemos empezado a mirar colegios, sí tengo la sensación de que con 3 años les buscamos una cantidad de actividades que acaban estresados perdidos. No es solo la de horas que pasan en el colegio, sino que debido a las dificultades para conciliar buscamos cantidad de actividades extra escolares, muchas veces guiados por los gustos de los padres, en las que no se les permite disfrutar con libertad. Si a tu chirumbel le gusta el parque, ir a inglés lo convertirá en bilingüe (o no) pero no es lo que querría estar haciendo.

    • Sí el inglés fuera divertido seguro que no le.importaría cambiarlo por un rato de parque..ahí es donde habría que mejorar el.sistema, no? La mía va a la guarde y es salvaje igual…

  4. A vece imponemos jornadas marathonianas a los niños, parece que tienen que aprenderlo todo de niños porque es el momento en que más facilidad tienen. Sí, es cierto que tienen facilidad para aprender pero también es cierto que su cerebro se cansa antes, es más vulnerable al estrés. Cuando yo veo anuncios de guarderías diciendo que hacen estimulación temprana pienso: o una de dos, o le llaman estimulación temprana a jugar con los niños o o van a forzar a los bebés demasiado. Nos olvidamos de la importancia del tiempo libre, aburrirse no es una pérdida de tiempo.

    • igual llaman estimulación temprana a hacerles caso todo el tiempo. Yo a veces paso por las ventanas de la guarde y veo alguna profe mirando el móvil… Aunq ese es otro tema.
      Mientras el niño sea feliz puede ir aprendiendo lo.que se le plantee, pero siguiendo su ritmo y sus decisiones, que son pequeños pero no tontos.si el aprendizaje es divertido seguro que lo eligen frente a otras alternativas

  5. A veces imponemos jornadas marathonianas a los niños, parece que tienen que aprenderlo todo de niños porque es el momento en que más facilidad tienen. Sí, es cierto que tienen facilidad para aprender pero también es cierto que su cerebro se cansa antes, es más vulnerable al estrés. Cuando yo veo anuncios de guarderías diciendo que hacen estimulación temprana pienso: o una de dos, o le llaman estimulación temprana a jugar con los niños o o van a forzar a los bebés demasiado. Nos olvidamos de la importancia del tiempo libre, aburrirse no es una pérdida de tiempo.

  6. fantástico post… ¿qué si está bien enseñar cosas a los niños desde tan pequeños? para mí si, siempre y cuando sea de manera amena, porque los niños lo demanden y no se les fuerce y obligue para que sean los más listos del lugar.
    No creo que por enseñarles los números o los colores les estemos dejando sin infancia… es muy diferente leer un cuento donde aparecen los colores e ir aprendiéndolos a la vez que nos divertimos que sentarnos frente a ellos y obligarles a que sepan diferenciarlos y nombrarlos… eso me parece cruel.. todo porque queramos luego presumir de que nuestro hijo ha aprendido los colores con 1 año y los vuestros no…
    El problema es que la educación de nuestros hijos y lo que sepan, en muchos padres, se ha convertido en una competición de “soy mejor madre porque mi hijo ya lee y escribe y sólo tiene 4 años” eso sí que me parece grave

    • Yo tb pienso que mientras sea ameno y como un juego, genial. Aunque realmente así debería ser no sólo los primeros años, sino siempre. Tipo juego, o partiendo de lo que les motive, investigación, aprendizaje in situ…
      Gracias por comentar!

  7. Yo soy de las de dejarle jugar que ya habrá tiempo de sobra para que aprenda. Es más, desde que nacemos no hacemos sino aprender. Prefiero que de momento aprenda al ritmo en que conoce su entorno natural. Lo demás ya le tocará. Aún así ya repite los números, las cosas en inglés y las canciones. Pero no me gusta nada la costumbre que tienen los padres modernos de comparar : “el mío ya ha e esto y el tuyo no”. Mi hija es feliz. De momento es lo que me preocupa.

    • Cada niño es diferente, comparar no sirve de nada, ya no sólo en la evolución del aprendizaje, sino que cada niño con su personalidad expresa más o menos lo que sabe, y muchas veces el que menos expresa puede ser el que más sabe

  8. Me ha gustado mucho tu post. Lo que voy a decir lo digo sin experiencia como madre, aun me queda unos mesecillos…
    Me parece estupendo que los niños aprendan cosas desde pequeños, creo que absorben mejor las cosas, las ideas. Evidentemente todo a su ritmo, jugando o dándole más alegría que cuando sean más mayores.
    No creo que por que aprendan más de pequeños se les robe la infancia. Pero volvemos a lo de antes, todo depende de como se haga.
    Saludos!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión