miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyleUna semana vestida por mis hijas

Una semana vestida por mis hijas

No es que sea una esclava de la moda, pero ir hecha una piltrafilla no entra en mis planes mañaneros… Y una semana, toooda una semana, 7 días seguidos, con mis hijas decidiendo que ropa debía ponerme, era todo un riesgo. Pero aún con todo, cuando Pilar Martinez preguntó en Facebook que retos les gustaría a nuestras lectoras que afrontásemos las redactoras de MMM, nada más leer este me pareció el mejor para mí.

La experiencia ha sido muy buena. Me ha servido para darme cuenta de como me ven mis hijas, de los gustos que ellas tienen y de como creen ellas que debe vestirse una madre. O al menos, su madre. Yo creía que mis hijas eran pequeñas para tener interiorizados ciertos estereotipos femeninos, pero me equivoqué de lleno. Ellas quieren una madre que parezca una mujer como las que ven en los dibujos: vestidos que marquen curvas, que enseñen pierna, tacones a ser posible y mucho collar.

Cuando se lo propuse, abrieron mi armario, las dos juntas y se sentaron frente a él. Lo revisaron todo, de arriba a abajo. Y apenas les convencieron tres o cuatro vestidos, un par de camisas y dos chaquetas. Pero con eso, tuvieron más que suficiente para vestir a su madre, todos los días, con vestidos,medias, tacones o manoletinas, chaqueta corta y collares.

El día lo pudisteis ver en mi Instagram, con el hastag #unasemanavestidapormishijas. Os animo a hacerlo, para descubrir la imagen que vuestros hijos o hijas tienen de vosotros. Mucha gente, en los comentarios, me decían que sus pequeños les hubieran puesto tacones, minifaldas o vestidos. Y mucho complemento… Bueno, está bien saber como les gustas a tus hijos, ¿no?

[sangar-slider id=”12894″]

El armario de cada día

El reto lo comenzamos un sábado. Que amaneció lloviendo, así que las botas de agua eran necesarias. La mayor elegía la primera, un vestido naranja y chaqueta negra. Antes de salir de casa me preguntó:

¿Te gusta mamá?

-Y yo le respondí:- ¿Y a tí?

A mí me encanta! Estás taaaan…chica

En ese momento ya me imaginaba por dónde iban a ir los tiros. Ruth, va a sacar el lado femenino de tu armario a airear. Al día siguiente, con tacones pateando la ciudad, un domingo de pintxos, me sentí un poco ridícula, la verdad. Pero la cara de orgullo de la pequeña, cada vez que me abría el abrigo para admirar su creación, hacía que se me pasaran los dolores.

El lunes, cuando llegue a la oficina con minifalda, manoletinas y blusa roja, tuve que dar explicaciones. Algunas de mis compañeras no me habían visto así ¡en los 12 años que llevo trabajando! Menos mal que el martes las deportivas plateadas (con vestido rosa, eso sí), dieron una tregua a mis pies.

Las vacaciones de semana santa me pillaron en mitad del reto. Y me planté en casa de mis padres con el mismo vestido azulón y brillante que en la cena de Nochevieja. Pero nadie dijo nada… Los pantalones llegaron el jueves y viernes, que mis hijas se dieron cuenta de que no podían enviarme al pueblo (a la montaña) con falda corta, vestido o zapatitos. Menos mal que fueron razonables, me veía en medio de la nieve con los zapatos “de moda”, como decían ellas.

No tengo foto del último día, las vacaciones y las reuniones familiares me sacaron de la rutina, pero confieso que fui de lo más cómoda, con vaqueros, sudadera y deportivas. Y mis hijas opinaron que era el día que peor vestida estaba.

Ahora quieren que lo haga su padre. No veo yo a mi paco muy dispuesto, aunque si acepta, seguro que le sorprendería el buen gusto de sus hijas. A mí me gustaría ver que imagen de como debe vestir un padre tiene ellas en mente…y si han heredado el buen gusto de su madre, claro está 😉

Artículo anteriorEl mito del macho ibérico
Artículo siguienteLadrones de tiempo
Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

16 COMENTARIOS

  1. Yo tendría que hacerlo, muchas mañanas me pregunta “que te vas a poner, no crees que irías mejor con tacones…”

    #larubia tiene más estilo que yo. Seguro que salía ganando

  2. Me ha encantado el reto. Eres una valiente, yo no me atrevo, me veo vestida “de boda” o “de pilingui” todos los días… ja,ja,ja,ja
    Igual me arriesgo en vacaciones.

  3. ¡Súper divertido Ruth! Te estuve viendo en Instagram y oye, tampoco se les dio tan mal la cosa. La mía seguro que me mandaría a la calle con un vestido de Elsa o Anna.

  4. Yo pago por ver a tu pago vestido por las pitufas!!! Que bellas y glamurosas son! Muchos besos familia se os echa de menos

  5. Valiente sin duda y … atrevida!!! A mí me daría corte salir a calle con lo que ellis eligieran: iba a ir vestida “como para una boda” todos los días.

  6. Me ha encantado el reto!! Me parto de risa imaginando los momentazos de selección. … ja ja ja
    Pues yo te vi en pleno reto y no me llamaste la atención. ..
    Deseando estoy que mi neni llegue a las perchas de mi armario y hacer el reto….

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión