Una semana vestida por mis hijas

16

No es que sea una esclava de la moda, pero ir hecha una piltrafilla no entra en mis planes mañaneros… Y una semana, toooda una semana, 7 días seguidos, con mis hijas decidiendo que ropa debía ponerme, era todo un riesgo. Pero aún con todo, cuando Pilar Martinez preguntó en Facebook que retos les gustaría a nuestras lectoras que afrontásemos las redactoras de MMM, nada más leer este me pareció el mejor para mí.

La experiencia ha sido muy buena. Me ha servido para darme cuenta de como me ven mis hijas, de los gustos que ellas tienen y de como creen ellas que debe vestirse una madre. O al menos, su madre. Yo creía que mis hijas eran pequeñas para tener interiorizados ciertos estereotipos femeninos, pero me equivoqué de lleno. Ellas quieren una madre que parezca una mujer como las que ven en los dibujos: vestidos que marquen curvas, que enseñen pierna, tacones a ser posible y mucho collar.

Cuando se lo propuse, abrieron mi armario, las dos juntas y se sentaron frente a él. Lo revisaron todo, de arriba a abajo. Y apenas les convencieron tres o cuatro vestidos, un par de camisas y dos chaquetas. Pero con eso, tuvieron más que suficiente para vestir a su madre, todos los días, con vestidos,medias, tacones o manoletinas, chaqueta corta y collares.

El día lo pudisteis ver en mi Instagram, con el hastag #unasemanavestidapormishijas. Os animo a hacerlo, para descubrir la imagen que vuestros hijos o hijas tienen de vosotros. Mucha gente, en los comentarios, me decían que sus pequeños les hubieran puesto tacones, minifaldas o vestidos. Y mucho complemento… Bueno, está bien saber como les gustas a tus hijos, ¿no?

El armario de cada día

El reto lo comenzamos un sábado. Que amaneció lloviendo, así que las botas de agua eran necesarias. La mayor elegía la primera, un vestido naranja y chaqueta negra. Antes de salir de casa me preguntó:

¿Te gusta mamá?

-Y yo le respondí:- ¿Y a tí?

A mí me encanta! Estás taaaan…chica

En ese momento ya me imaginaba por dónde iban a ir los tiros. Ruth, va a sacar el lado femenino de tu armario a airear. Al día siguiente, con tacones pateando la ciudad, un domingo de pintxos, me sentí un poco ridícula, la verdad. Pero la cara de orgullo de la pequeña, cada vez que me abría el abrigo para admirar su creación, hacía que se me pasaran los dolores.

El lunes, cuando llegue a la oficina con minifalda, manoletinas y blusa roja, tuve que dar explicaciones. Algunas de mis compañeras no me habían visto así ¡en los 12 años que llevo trabajando! Menos mal que el martes las deportivas plateadas (con vestido rosa, eso sí), dieron una tregua a mis pies.

Las vacaciones de semana santa me pillaron en mitad del reto. Y me planté en casa de mis padres con el mismo vestido azulón y brillante que en la cena de Nochevieja. Pero nadie dijo nada… Los pantalones llegaron el jueves y viernes, que mis hijas se dieron cuenta de que no podían enviarme al pueblo (a la montaña) con falda corta, vestido o zapatitos. Menos mal que fueron razonables, me veía en medio de la nieve con los zapatos “de moda”, como decían ellas.

No tengo foto del último día, las vacaciones y las reuniones familiares me sacaron de la rutina, pero confieso que fui de lo más cómoda, con vaqueros, sudadera y deportivas. Y mis hijas opinaron que era el día que peor vestida estaba.

Ahora quieren que lo haga su padre. No veo yo a mi paco muy dispuesto, aunque si acepta, seguro que le sorprendería el buen gusto de sus hijas. A mí me gustaría ver que imagen de como debe vestir un padre tiene ellas en mente…y si han heredado el buen gusto de su madre, claro está 😉

Comparte
Artículo anteriorEl mito del macho ibérico
Artículo siguienteLadrones de tiempo

Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos

16 COMENTARIOS

  1. Me ha encantado el reto. Eres una valiente, yo no me atrevo, me veo vestida “de boda” o “de pilingui” todos los días… ja,ja,ja,ja
    Igual me arriesgo en vacaciones.

  2. Valiente sin duda y … atrevida!!! A mí me daría corte salir a calle con lo que ellis eligieran: iba a ir vestida “como para una boda” todos los días.

  3. Me ha encantado el reto!! Me parto de risa imaginando los momentazos de selección. … ja ja ja
    Pues yo te vi en pleno reto y no me llamaste la atención. ..
    Deseando estoy que mi neni llegue a las perchas de mi armario y hacer el reto….

  4. […] Ya os contó Ruth que Pilar había pedido en su muro de Facebook retos para que las Mujeres y Madres los afrontáramos y después contar nuestra experiencia en la revista. Así que me revisé la lista y tuve claro cuál era el mío: siete días haciendo deporte -cuarenta y cinco minutos de deporte exactamente decía el enunciado-. El reto me movía mucho porque llevaba tiempo queriendo retomar el running y establecer un hábito deportivo. Cerca de casa tengo un parque con muchas posibilidades, pero yo no tengo experiencia más que en salir a trotar, así que me dirigí a Albert Cabezas, entrenador personal y alguien motivador que además estudia psicología -por lo que podría ayudarme de una forma más integral- para que me diera algunas pautas de por dónde empezar a ponerme en forma. Él me pasó un entreno en el que ejercito todo el cuerpo -hasta músculos que no sabía que podían ejercitarse-, que realizo en el parque y para el que lo único externo que necesito es un banco. El resto lo hace mi propio cuerpo. A continuación os cuento cómo fueron los primeros siete días haciendo deporte. […]

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre