domingo, enero 16, 2022
InicioLifeStyleAdiós a las bolsas de plástico

Adiós a las bolsas de plástico

La cartera, el móvil, las bolsas de plástico, kit de primeros auxilios, clinex y… ¡una bolsa reutilizable! Desde que hace un año el gobierno prohibió a los comercios regalar las bolsas de plástico, ya sea porque nos fastidia tener que pagar por ellas o porque realmente nos estamos concienciado de los peligros que para el medio ambiente supone la proliferación de residuos plásticos, lo cierto es que la mayoría nos hemos acostumbrado a llevar siempre con nosotros bolsas reutilizables. Da gusto ver como hemos interiorizado ese gesto de sacar nuestra propia bolsa de tela cuando vamos a hacer la compra y, sobre todo, comprobar cómo la práctica se ha extendido por casi todos los sectores de la población, independientemente de su edad.

bolsas de plásticoo

Estamos en el buen camino, no lo dudo, pero ayer mismo se celebró el Día Mundial sin Bolsas de Plástico y no está de más recordar algunas cifras y datos que avalen esta decisión y nos conciencien de la necesidad de extender la guerra al plástico a otras facetas de nuestra vida.

Cada año, se lanzan a los océanos doce millones de toneladas de deshechos plásticos, residuos altamente dañinos con el medioambiente y los ecosistemas, que ponen en peligro la vida de animales y seres humanos. En cualquier rincón del planeta, desde las zonas más pobladas a los parajes remotos, tanto en la tierra como en el mar, se han encontrado restos plásticos.

garza bosa de plástico
Imagen: National Geographic

Un hecho alarmante por la cantidad, pero también por el amplio periodo de tiempo que tardar en degradarse y desaparecer. Para que os hagáis una idea, una bolsa común, de esas de los supermercados, permanecería 150 años, mientras que una botella de plástico tarda hasta 1.000 años -¡todo un siglo!- en hacerlo. Los vasos de plástico tienen una «vida» de 50 años, los cubiertos hasta de 400 y han de pasar 60 meses hasta que un simple globo se degrade. Si hablamos de mecheros nos vamos a 100 años y si de suelas de zapatos se trata, nos ponemos entre 10 o 50.

Lógico que con tales datos, muchos organismos se hayan puesto a legislar tratando de frenar esta lacra. La Comisión Europea promulgó en 2015 una directiva encaminada a prohibir los productos plásticos de un solo uso de aquí al año 2021 pero, hasta esa fecha, muchos países, entre ellos España, ya han ido poniendo plazos para favorecer un consumo responsable en aras de su erradicación. El 1 de julio de 2018, como decíamos, se prohibió a los comercios regalar las bolsas de plástico de entre 15 y 50 micras de grosor; el 1 de enero de 2020 se vetarán todas aquellas fabricadas con materiales fragmentables, cuya descomposición es especialmente dañina para el medioambiente. Ese mismo año será obligatorio que las bolsas tengan al menos un 50% de plástico reciclado y cuando arranque 2021 estarán prohibidas TODAS las bolsas de hasta 50 micras y los comercios solo podrán entregar aquellas que sean compostables.

Algunos gobiernos autonómicos como el de Baleares han ido más allá y desde principios de este año han prohibido elementos tan comunes como platos, vasos, pajitas, bastoncillos de orejas o envoltorios desechables de productos frescos que no estén realizados con productos biodegradables. También se prohibirán versiones no reutilizables de productos como mecheros, maquinillas de afeitar o cápsulas de café que no estén elaboradas con materiales reciclables o compostables.

vasos plástico

Uno de los grandes problemas de los envases de plástico es que prácticamente la mayoría son de un único uso. Una vida útil efímera pero un envenenado «recuerdo» para el planeta. Antes de que entrase en vigor la normativa del pasado año, se estimaba que en España, cada uno de nosotros consumíamos unas 144 bolsas de plástico de las que el 90% solo se usaba una vez antes de acabar en la basura. La vida útil de cada una de esas bolsas rara vez llegaba a los 25 minutos. Visto así, su uso no puede ser más absurdo, ¿verdad?

El camino todavía es largo y, aunque en términos globales esta guerra contra las bolsas de plástico sea solo una pequeña batalla, hay gestos que son realmente significativos porque remueven conciencias y ponen en la agenda de los medios -que al fin y al cabo son los que acaban dando visibilidad a los problemas y agitando la conciencia social- cuestiones de vital importancia de las que vivíamos ajenos hasta hace bien poco.

Que comencemos a pasear por el supermercado observando con ojos críticos la cantidad de envases de plástico que nos rodea -la mayor parte de ellos absurdamente innecesarios- o que mudemos nuestros hábitos para lograr un uso más responsable es ya todo un avance. Un paso que invita a otro. Quizás a comprar más productos a granel, a optar por bolsas de papel para fruta y legumbres, a volver a las de redecilla de tela…

No se trata de convertirte en una fanática del movimiento zero waste (residuo cero) que aspira a vivir sin plástico y buscar alternativas más respetuosas con el medio ambiente, o quizás sí, ¿quién lo sabe? pero está claro que hay muchos pequeños hábitos que podemos cambiar, como ya te contamos aquí en alguna ocasión, y que están al alcance de nuestras manos.

Fotos: Pixabay

María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Merak on