domingo, noviembre 28, 2021
InicioMujer ActualAdolescentes y Sexo

Adolescentes y Sexo

Texto de Marisa de Madres Estresadas  (Acotaciones de Verónica Trimadre)

No, no, no voy a hablar del miedo que me da que mis hijos tengan novio, relaciones o cualquier otra cosa rara que ocurre desde que sueltan los juguetes hasta que deciden formar una familia “como dios manda”. (Ya me lo contaréis las que ahora batalláis con colecho sí/ colecho no). Lo que me gustaría explicar, más que explicar que me expliquen, es cómo narices se organizan las parejas con hijos adolescentes para disfrutar una noche loca en la habitación conyugal sin miedo a las interrupciones.

(Ay madre. Mucho me temo que Marisa nos va a poner delante de las narices un panorama sexual nada halagüeño a las que todavía criamos pollitos y no pavos)

sexo pareja

Mientras mandas tú en tus niños, les metes en la cama y una vez que compruebas que duermen plácidamente, puedes dar rienda suelta al desenfreno. Si colechas huyes al salón, que nosotros en un ratito ya cumplimos (lo de las pelis no existe) y te vuelves a dormir.

Hay una etapa tras la maternidad entre los… cinco y los once o entre los dos y los catorce, que los niños se acuestan pronto, los fines de semana se despiertan tarde y tú… pues eso, ancha es Castilla y miramos a Cuenca de ocho a ocho si hace falta.

(Bueno, bueno… No nos engañemos Marisa, todas sabemos que estás idealizando el pasado, porque en esto del sexo y los niños lactantes 2+2 no son cuatro, pero prosigamos…)

A veces los niños deciden que esa noche no toca y te ves explicando que eso no es lo que parece y que papá y mamá están jugando y la ropa estaba sucia y ya está en el cesto para lavarla mañana. Lo más que puede pasar es que tu genial hijo decida explicar en la comida de cumple de la abuela que papá y mamá juegan desnudos. Habrá sonrisas, miradas cómplices, suegras escandalizadas, pero en general es envidia. «Los niños dicen la verdad y estos se lo estaban pasando pipa mientras este/a ronca» o «a esta/e le duele la cabeza» piensan cuñadas y cuñados.

Porque miren ustedes, en esto de las ganas al revés de lo que nos vienen contando, tampoco hay diferencia de sexos. Solo en las excusas. A ellas les duele la cabeza y ellos vienen agotados del trabajo. Lo de que ellos tienen ganas siempre y nosotras siempre excusas les aseguro que es un mito de reprimidos.

(Estoy levantada y dando palmas con las orejas. Esto es una verdad universal)

[Tweet » Lo de que ellos tienen ganas siempre y nosotras siempre excusas es un mito de reprimidos»]

Pero cuando llegan a la adolescencia…

El problema, los problemas, llegan cuando esos bebés tan monos que tenías hace años ya saben de sexo más que tú, ves películas con escenas escabrosas a su lado en el sillón… y a ti te entran las vergüenzas y ellos ni se asombran de ver gente desnuda en posturas raras. Ya se lo has explicado todo, o lo han hecho los amigos o el ordenador, y saben cosas que tú, con más de quince años de experiencia, que son los que tiene tu criatura, ni suponías que existen.

(Ejem, ejem…)

Adolescentes cuchicheando amigas

Y como ya no mandas ni en el mando de la tele… ni en la hora de dormir de esos locos que ya no son bajitos… No vas a hacer ruidos a deshoras porque se lo saben y a mí, por lo menos me cortan el rollo, no me gustan los espectadores y menos a los que he parido yo. Así que compruebas si han dejado el móvil apagado y ellos están fuera de cobertura antes de revolcarte con el que colechas.

(Huy, qué estrés me está entrando… ¿Y esto cuándo dices que empieza?)

Que hoy tengo que estudiar y me acuesto tarde, que mañana estudio y me levantaré temprano, que me voy a cenar y ya llegaré, que es el cumple de mi amiga y luego me traen a casa los padres de noséquién… Pues nada cariño, tú a dormir que los ronquidos no importan y el sonido de los muelles sí, y ya les espero yo, que nunca se sabe. O no cenamos y nos dedicamos al desenfreno con la desesperación de los encarcelados que tienen un vis a vis de un ratito, eso sí, solo si a tus vástagos les coinciden los eventos, que no suele ocurrir.

Entonces decides que el sábado les das dinero para el cine y te desmelenas mientras pero…. entre las series que ya se han tragado, que a veces hasta te quitan la casa para quedar con sus amigos y que tienen llaves y pueden entrar a por dinero, el móvil, más dinero u otro móvil con batería en cualquier momento… el plan, no siempre es tan perfecto.

(Claro, claro… Porque andar cambiando la cerradura de la puerta cada sábado, quedaría demasiado raro, ¿no?)

Y así van pasando los días sin que tu pareja y tú encontréis tiempo, rezando porque algún ministro tenga el mismo problema que tú y haga obligatorio el erasmus desde los 12 hasta los 30. Tengo que preguntarle a mi madre cómo lo hizo ella, que yo veo que al final me tengo que esperar hasta los viajes del Imserso para recordar qué era eso de hacer el amor.

(Qué desazón me dejas, Marisa, qué desazón. Estoy buscando un monte perdido en el que llorar un rato. Ama-rgamente)

Pues nada, si habéis llegado hasta aquí, queridas lectoras, lamento el mal rato. Espero que Marisa tenga a bien en futuro contarnos sus avances «escapistas» en el colecho con su cónyuge, más que nada para devolvernos un poco de esperanza. O de amor cósmico. O de polvo, aunque sea de estrellas. Ay.

Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

  1. Ay Marisa, cuantas verdades… Y añado yo que lo de las paredes de papel que se escucha respirar a una mosca tampoco ayuda nada…

  2. Jjaajjajaja, muy bueno!! aunque no lo veo yo tan exagerado! que si que hay que ingeniárselas pero bueno…
    Muy buen aporte Marisa!! 🙂

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?