lunes, junio 27, 2022
InicioOcioAprender desde la exigencia

Aprender desde la exigencia

Estoy terminando de ver Flesh and Bone, una de las miniseries que incluye la oferta de Amazon Prime Video y tengo la necesidad imperiosa de escribir sobre un tema que me interesa mucho: aprender desde la exigencia.

Antes que nada creo que os debo explicar de qué va la miniserie. Creada por Moira Walley-Beckett, guionista, directora y ganadora de un Emmy por algún capítulo de Breaking Bad, habla de los entresijos de una compañía de danza y lo hace de manera muy cruda. Claire Robbins es una bailarina provinciana llena de talento que comienza a trabajar en un ballet con sede en Nueva York. Tiene un poco complejo de Bambi, con unos ojos inmensos y un físico frágil pero dentro se esconde una persona con muchas ganas de triunfar, bastante atormentada y que trabaja mejor desde el sufrimiento, incluido el dolor físico.

Flesh and bone. Aprender desde la exigencia
Flesh and Bone

La serie merece la pena y a mí me ha gustado mucho, pero no es fácil de ver en absoluto. El mundo de la danza clásica me sorprende, he de decir. Estoy acostumbrada al mundo de la gimnasia rítmica donde el trabajo en equipo lo es todo. Una no es nada sin la de al lado y por eso, además de fomentar la capacidad de sacrificio y la entrega, se estimula que las personas se ayuden las unas a las otras. No se trata de una, sino del grupo. Es cierto que en equipos del este, especialmente rusos, hemos visto de todo en cuanto a trato pero en España el equipo nacional presume de unión y los resultados acompañan.

La imagen que transmiten las series y películas sobre el ballet incluye una cara A, la que se muestra al público, de gracilidad, belleza, seres etéreos que hacen las cosas casi sin esfuerzo. La B es que la ocurre entre bambalinas: gente que pone zancadillas, un deseo por medrar y triunfar en el que no pasa nada por llevarte al de al lado por delante. Quítate tú para ponerme yo. Muchas sombras en un mundo que debería estar lleno de luz.

Este mundo ha sido retratado en varios documentales (os recomiendo ver First Position, que me dejó fascinada) o en películas como Cisne negro o Center Stage, el ritmo del éxito. Esta última vendría a contar, en versión light, lo que cuenta la miniserie que nos ha traído hasta aquí. Así como Flesh and bone no es para ver con niños en absoluto (mucha teta, culo, sexo explícito, una violación… en fin, que no) El ritmo del éxito podéis verla con niños un poco mayores porque habla de anorexia, de rivalidades y de todas estas cosas de una manera que pueden entenderlas e incluso os puede servir para hablar del tema en casa.

Aprender desde la exigencia: Flesh and bone
Flesh and bone

Creo que hay que ser de una pasta especial para ser bailarín, músico, deportista de élite. Son superhumanos cuya capacidad de sufrimiento está por encima de la media. No basta con tener capacidades físicas, hay que tener la mente preparada para concentrarte en un objetivo y pasar del dolor, pasar de la gente que tienes al lado, centrarte en ti. No todo el mundo vale para un mundo tan competitivo en el que por desgracia sólo hay una prima ballerina, un solista de piano o una medalla de oro. No sólo compites contra ti, no sólo te retas a ti mismo. No se trata de lo bien que lo hagas tú únicamente, sino también de cómo lo haga los de al lado. Esto es muy duro y mucha gente, incluida yo misma, no podríamos con ello. Yo no podría. No quiero poder.

Aprender desde la exigencia. Center Stage.
Center Stage. El ritmo del éxito

Es difícil controlar el no pasarse de frenada. Hay que aprender desde la exigencia, sí, porque a ciertos niveles no se llega trabajando a medias. Sólo unos pocos consiguen su objetivo y la mayoría quedan por el camino. El problema es cuando la exigencia es tal que no se encuentra límite para parar y esto da pie a desórdenes de todo tipo. A veces me pregunto si no es todo demasiado. ¿En qué momento deja de ser divertido para convertirse en una obsesión?.

Aprender desde la exigencia. Whiplash
Whiplash

Mención aparte merecen los maestros, mentores, entrenadores, o llámalo equis. Tanto el retrato de Paul, el profesor de Flesh and bone, como el del personaje de J.K. Simmons en Whiplash, por el que ganó el Oscar en 2015, son los de dos personas atormentadas que sólo son capaces de sacar lo mejor de sus alumnos tensando la cuerda al máximo. Es cierto que hay personas que sólo dan lo mejor de sí en momentos de tensión. Hay gente a la que dejar las cosas para última hora y tenerlas que hacer sí o sí con presión les funciona de maravilla. Yo nunca he sido así. Siempre he sido de planificarlo todo, de hacer las cosas con mucho tiempo y es bajo presión cuando peor rindo. Las cosas más mediocres que he hecho han sido fruto de la prisa. Hay a quien la presión le estimula y a quien le bloquea. Yo soy sin duda de las segundas, así que profesores muy brillantes pero tiránicos, impredecibles y que constantemente se saltan los límites no funcionan conmigo. A mí me indignan. Sé que es un método que algunos usan, y más a esos niveles, pero yo sin duda me quedo con el adorable Rodrigo, Maestro en Mozart in the jungle. Esta serie, disponible también en Amazon Prime Video habla de los entresijos de una orquesta de Nueva York y es sencillamente magnífica. Una visión distinta de cómo se pueden hacer las cosas de otra manera.

Mozart in the jungle
Mozart in the jungle

En todo caso, creo que es interesante asomarse a los entresijos de los mundos artísticos y de alto rendimiento. Estamos acostumbrados a la cara vista pero tras ella se esconde mucho trabajo, mucho sacrificio y la necesidad de aprender desde la exigencia.

Fotos: Fotogramas de Flesh and bone, Mozart in the jungle, Center Stage y Whiplash,

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. A mi tampoco me gusta eso de aprender bajo presión, porque una cosa es poner un poco de tensión para que el alumno se esfuerce y otra cosa muy distinta es denigrar a la persona y maltratarla.
    No he visto la serie que comentas de la danza, pero sí vi Whiplash y no dejaba de pensar que NO VALE LA PENA llegar a excelencia de esa manera…
    Y también pensaba que si ese pobre chico hubiera sido mi hijo, ese profesor no iba a tener campo para correr jaja

  2. Yo hace tres años hacia baile y fueron muchas horas de entrenamiento solo para una exhibición bpero merece la pena si te gusta,un beso

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.