Lo que debes saber si quieres aprender inglés para mejorar tu currículum

0

no te digo na

Aprender inglés es uno de los deseos que más escucho entre mis amigas. Sé que con la maternidad, el trabajo y las mil cosas que hay que hacer nunca sacamos tiempo para nosotras pero creedme si os digo que al final vale la pena, a la hora de encontrar mejores trabajos, para ayudar a los peques con los deberes de inglés y para escuchar a Don Draper en versión original, que tiene una voz de lo más interesante.

Hoy quería ayudaros a poner un poco de orden en toda la información que hay al respecto, para haceros más sencillos los primeros pasos en pos del bilingüismo ya que lo de aprender idiomas es algo que te da mucha pereza si no lo haces cuando te toca.

¿Dónde aprendo inglés?

En el mercado hay muchas ofertas, desde profesores particulares, pasando por academias como cursos de inmersión en pueblos en los que proclaman que saldrás hablando como la Duquesa de Cornualles. Mi consejo para buscar dónde aprender inglés es que elijas la manera que mejor se adapte a tu ritmo de vida y a tu nivel.

-Deja de llamarme Doña Croqueta, soy la Duquesa de Cornualles
– Deja de llamarme Doña Croqueta, soy la Duquesa de Cornualles

Los profesores particulares tienen la ventaja de que si eres la única alumna se te adaptarán a la perfección. A no ser que tu objetivo de estudio sea para presentarte a un examen, estos profesores pueden ir enseñándote el vocabulario que usarás en tu trabajo o pueden hacer hincapié en tus puntos débiles como pueden ser hablar o escribir (yo escribo mucho peor que hablo, por ejemplo). Además, se amoldan a la perfección a tus horarios e incluso hay quien da las clases por Skype desde su Gran Bretaña natal, por lo que la optimización de tiempo es fetén.

El lado malo suele ser que son más caros que el resto de alternativas, pero no todo iban a ser ventajas, ¿no?

En una academia de idiomas tienes la ventaja de que, al tener compañeros, podrás practicar y copiar los deberes si un día no los llevas hechos. Las hay muy buenas y se pueden incluso encontrar cursos especializados del tipo “inglés para ejecutivos”, “inglés para gente que tiene que hacer una conference call y quiere suicidarse cada vez que dicen Spain”, etc.

Me gustan mucho si necesitas presentarte a un examen oficial, ya que se saben un montón de trucos absurdos como que en tal pregunta nunca es la C la respuesta buena o que en la prueba oral debes saludar dando la mano a los profes para que vean que has sido criada en la civilización. El mayor inconveniente que le veo es que no se adapta 100% a lo que necesitas pero si te hacen una buena prueba de nivel podrás sobrellevarlo.

Como doy por hecho que sois madres, obvio el tema de los viajes de inmersión, ya sea a pueblos españoles o británicos porque, al menos en mi mundo, es una utopía y hay maneras más eficientes de aprender inglés sin separarte de la familia.

Los exámenes de inglés

Si necesitas una certificación de que sabes mucho inglés es posible que ya te hayas informado de los exámenes que existen. Aquí tenemos que ser realistas: darnos la paliza hoy para aprobar un examen puede ser muy bonito pero si no usamos el inglés para mucho se nos va a olvidar y tener un título que diga que hace diez años te sabías los verbos irregulares tampoco va a marcar la diferencia a la hora de buscar trabajo.

Los exámenes de la Escuela Oficial de Idiomas son, de los que he hecho, bastante asequibles (tanto 3º como 5º). En mi caso no había muchos profesores nativos y esto puede ser una ventaja si te sientes intimidada o crees que no te van a entender si preguntas dudas. Están reconocidos a nivel europeo.

El TOEFL es la prueba de inglés estadounidense. Te lo piden cuando quieres cursar allí estudios o cuando les pides trabajo siendo extranjero. Te dan una puntuación y tiene una validez de dos años. A mí este no me resultó muy difícil, diría que de nivel es un poco más alto que el First (esto es una opinión personal no basada en métodos científicos).

Los exámenes de Cambridge: First, Advance, Proficiency. Estos están reconocidos a nivel mundial y en teoría el título que obtienes no caduca. Si os sirve un consejo, pasad del First (que era el nivel de inglés que teníais para aprobar selectividad) e id directamente a por los otros dos. Os llevará más tiempo pero pensad que si queréis hacer una diferencia en el mercado laboral, es una buena manera de distanciarse de la multitud.

En resumen: aprended inglés para viajar, para mejorar en vuestro trabajo, para ayudar a vuestros peques o porque mola. Los exámenes dejadlos solo si de verdad necesitáis un papel escrito en el que ponga que sabéis inglés. Si no es así, ahorraos la pasta y gastáosla en algo mejor, como un viaje o regalitos para Patch.

Imágenes vía Wikimedia y Superbritánico

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre