miércoles, mayo 18, 2022
InicioMujer ActualLo que debes saber si quieres aprender inglés para mejorar tu currículum

Lo que debes saber si quieres aprender inglés para mejorar tu currículum

no te digo na

Aprender inglés es uno de los deseos que más escucho entre mis amigas. Sé que con la maternidad, el trabajo y las mil cosas que hay que hacer nunca sacamos tiempo para nosotras pero creedme si os digo que al final vale la pena, a la hora de encontrar mejores trabajos, para ayudar a los peques con los deberes de inglés y para escuchar a Don Draper en versión original, que tiene una voz de lo más interesante.

Hoy quería ayudaros a poner un poco de orden en toda la información que hay al respecto, para haceros más sencillos los primeros pasos en pos del bilingüismo ya que lo de aprender idiomas es algo que te da mucha pereza si no lo haces cuando te toca.

¿Dónde aprendo inglés?

En el mercado hay muchas ofertas, desde profesores particulares, pasando por academias como cursos de inmersión en pueblos en los que proclaman que saldrás hablando como la Duquesa de Cornualles. Mi consejo para buscar dónde aprender inglés es que elijas la manera que mejor se adapte a tu ritmo de vida y a tu nivel.

-Deja de llamarme Doña Croqueta, soy la Duquesa de Cornualles
– Deja de llamarme Doña Croqueta, soy la Duquesa de Cornualles

Los profesores particulares tienen la ventaja de que si eres la única alumna se te adaptarán a la perfección. A no ser que tu objetivo de estudio sea para presentarte a un examen, estos profesores pueden ir enseñándote el vocabulario que usarás en tu trabajo o pueden hacer hincapié en tus puntos débiles como pueden ser hablar o escribir (yo escribo mucho peor que hablo, por ejemplo). Además, se amoldan a la perfección a tus horarios e incluso hay quien da las clases por Skype desde su Gran Bretaña natal, por lo que la optimización de tiempo es fetén.

El lado malo suele ser que son más caros que el resto de alternativas, pero no todo iban a ser ventajas, ¿no?

En una academia de idiomas tienes la ventaja de que, al tener compañeros, podrás practicar y copiar los deberes si un día no los llevas hechos. Las hay muy buenas y se pueden incluso encontrar cursos especializados del tipo “inglés para ejecutivos”, “inglés para gente que tiene que hacer una conference call y quiere suicidarse cada vez que dicen Spain”, etc.

Me gustan mucho si necesitas presentarte a un examen oficial, ya que se saben un montón de trucos absurdos como que en tal pregunta nunca es la C la respuesta buena o que en la prueba oral debes saludar dando la mano a los profes para que vean que has sido criada en la civilización. El mayor inconveniente que le veo es que no se adapta 100% a lo que necesitas pero si te hacen una buena prueba de nivel podrás sobrellevarlo.

Como doy por hecho que sois madres, obvio el tema de los viajes de inmersión, ya sea a pueblos españoles o británicos porque, al menos en mi mundo, es una utopía y hay maneras más eficientes de aprender inglés sin separarte de la familia.

Los exámenes de inglés

Si necesitas una certificación de que sabes mucho inglés es posible que ya te hayas informado de los exámenes que existen. Aquí tenemos que ser realistas: darnos la paliza hoy para aprobar un examen puede ser muy bonito pero si no usamos el inglés para mucho se nos va a olvidar y tener un título que diga que hace diez años te sabías los verbos irregulares tampoco va a marcar la diferencia a la hora de buscar trabajo.

Los exámenes de la Escuela Oficial de Idiomas son, de los que he hecho, bastante asequibles (tanto 3º como 5º). En mi caso no había muchos profesores nativos y esto puede ser una ventaja si te sientes intimidada o crees que no te van a entender si preguntas dudas. Están reconocidos a nivel europeo.

El TOEFL es la prueba de inglés estadounidense. Te lo piden cuando quieres cursar allí estudios o cuando les pides trabajo siendo extranjero. Te dan una puntuación y tiene una validez de dos años. A mí este no me resultó muy difícil, diría que de nivel es un poco más alto que el First (esto es una opinión personal no basada en métodos científicos).

Los exámenes de Cambridge: First, Advance, Proficiency. Estos están reconocidos a nivel mundial y en teoría el título que obtienes no caduca. Si os sirve un consejo, pasad del First (que era el nivel de inglés que teníais para aprobar selectividad) e id directamente a por los otros dos. Os llevará más tiempo pero pensad que si queréis hacer una diferencia en el mercado laboral, es una buena manera de distanciarse de la multitud.

En resumen: aprended inglés para viajar, para mejorar en vuestro trabajo, para ayudar a vuestros peques o porque mola. Los exámenes dejadlos solo si de verdad necesitáis un papel escrito en el que ponga que sabéis inglés. Si no es así, ahorraos la pasta y gastáosla en algo mejor, como un viaje o regalitos para Patch.

Imágenes vía Wikimedia y Superbritánico

Artículo anteriorDe pelos púbicos, canas y bigotes
Artículo siguientePlaceres culpables
Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo