miércoles, mayo 25, 2022
InicioLifeStyleQué hacer en Barcelona si viajas sin niños

Qué hacer en Barcelona si viajas sin niños

Los que somos padres nos metemos tanto en nuestro papel que muchas veces no concebimos las vacaciones sin buscar explícitamente “planes que hacer con hijos”. ¿Cuántas veces no habremos buscado en google el nombre de la ciudad que vamos a visitar tecleando a continuación la coletilla “con niños”? Hoy le vamos a dar un poco la vuelta a las cosas. Os voy a proponer varios planes para hacer en Barcelona en algunos de los cuales los niños no son un impedimento, pero que probablemente disfrutes mucho más sin ellos. Por si se da el caso.

Como veréis no son, ni mucho menos, las típicas cosas que hacer en Barcelona, porque probablemente si lo que quieres es planificar tu viaje a una de las ciudades más maravillosas del mundo acudirás a un blog específico de viajes más apropiado para ello. Lejos de eso, lo que te voy a proponer son cuatro alternativas por si ya te tienes la ciudad condal más que conocida o quieres hacer algo diferente.

De rooftop en rooftop

Seguro que siguiendo algunas cuentas de instagram os habréis llegado a preguntar si esa gente tan cuqui es real… Pues sí. Sus vidas no sé si son tan maravillosas como parece, pero ellos al menos existen y yo he encontrado de dónde salen… Porque amigos y amigas, si existiese un vivero en el que naciesen los instagrammers ese sería el Eclipse, el rooftop del Hotel W -popularmente conocido como hotel vela- en la Barceloneta.

Además de unas magníficas vistas de la zona portuaria, de las playas, del Mediterraneo, de toda la ciudad… podréis disfrutar de una extensa carta de cócteles e incluso picar algo. A precio de oro, eso sí, pero un día es un día y merece la pena darse el capricho.

En general todo el Hotel W es chic a más no poder y, aunque eramos muchos los turistas que pululábamos por allí, te haces una idea de lo que puede llegar a ser vivir la vida a todo tren. Nosotros no tuvimos problemas para acceder a media tarde a la terraza que está en la azotea, pero sé que en ocasiones son un poco “exigentes” con el dresscode, sobre todo en las sesiones nocturnas, en las que DJ de fama internacional se convierten en protagonistas.

Solo para que os hagáis una idea, ahí va una pequeña reseña de cómo se anuncia:

“Descubre el lugar más exclusivo en la planta 26 de W Barcelona, donde los ritmos amplificados de nuestros DJ, los cócteles creativos de nuestros expertos mixólogos y la innovadora cocina Dim Sum marcan el ritmo de las noches más vibrantes de Barcelona”

La verdad es que una, que es un poco de pueblo, no se podía ni imaginar la cantidad de locales de restauración y ocio que pueblan las terrazas de grandes ciudades como Barcelona.

Cocktails clandestinos

No quiero que os llevéis la equivocada idea de que mi última escapada a Barcelona giró en torno a mesa, mantel y una copa de cocktel… pero así fue. La comida y la bebida era el pretexto para buenas horas de conversación pero también una oportunidad de encontrar lugares desconocidos y experiencias curiosas.

Viajar con niños es estupendo, pero si vas a Barcelona sin peques te proponemos cuatro planes para que disfrutes al máximo de la ciudad

Os podría decir que lo encontramos por casualidad, pero hay amiga con las que, cuando viajas, nunca nada es casualidad y Ruth de Rioja, de Se me cae la casa encima, es una de ellas. Total, que a las ocho de la tarde de un sábado cualquiera cruzamos el umbral del Bobby’s Free (Pau Claris, 85) para aterrizar en plenos años 20. Un tipo con gorra, chaleco, pajarita y cara de pocos amigos nos preguntó: “¿Cortar o afeitar?” y así, entre risa floja y alguna respuesta inapropiada que no llegó a salir de nuestras bocas logramos acertar con la contraseña -la cambian todos los días-. Fue la palabra mágica. Nuestro “matón” polaco susurra al cuello de su camisa: “Chicos, bajan tres”, acciona una palanca y, por arte de magia, el espejo se abre como una puerta secreta… ante nosotros, uno de esos speakeasy, esos garitos en los que, en los años 20 y 30 del siglo pasado se esquivaba la ley seca.

No os voy a negar que toda la parafernalia está genial, pero es que, además, el ambiente es fantástico, el servicio estupendo y los combinados deliciosisimos. Si tenéis la suerte de disfrutar de una actuación en vivo, ya os llevaréis el pack completo.

El Bobby’s Free es una de las coctelerías secretas que hay en Barcelona y que son estupendas para tomarse una copa en un ambiente diferente.

El Turó de Rovira

Barcelona es maravillosa a pie de calle, pero igualmente fantástica desde las alturas. Subir a cualquiera de las colinas que la rodea -turós en catalán- nos ofrece una oportunidad espectacular de ver la ciudad desde una perspectiva no tan conocida. Abarcarla en su inmensidad, con el Mediterraneo al fondo. El Turó de Rovira es un sitio ideal para ello alejados de la plaga de turistas que pueblan la ciudad.

Imagen: Oscar Mota

Podéis llegar en bus, pero hacerlo a pie, incluso monte a través desde el parque Güell, es también una muy buena opción. Con niños, evidentemente, también será una excursión divertida, pero, sobre todo, empinada y escarpada. En la cumbre os encontraréis los restos de una de esas baterías antiaéreas construidas durante la Guerra Civil española para proteger la ciudad de los bombardeos de la aviación fascista.

Después de la guerra, esas dependencias fueron el germen del conocido barrio de los Canons, una zona de barracas en el Carmelo que perduró hasta 1.990.

Allí, en la cumbre, además de esas estupendas vistas encontraréis una muy interesante exposición que recoge, por un lado, toda esa actividad militar, y, por otro, el legado etnográfico de un barrio que en la década de los cincuenta albergaba al siete por ciento de la población de la ciudad.

Una visita a Lush

¿Cómo he podido vivir hasta ahora sin conocer la marca Lush? ¡Lo que es ser una chica de provincias y tener tan poco mundo! Entramos por casualidad, buscando una mascarilla concreta de esas que te sacan años de vida -de apariencia, me refiero- con cada aplicación y salí cargada de muestras, con más productos de los que a mi tarjeta de crédito le gustarían y, sobre todo, con una nueva necesidad en mi mente.

Sí, Lush es una tienda más de esas muchas que hay de productos naturales, pero os puedo asegurar que entrar y dejarse aconsejar por sus dependientes, dejarse mimar y que te sorprendan con los productos multicolor que allí se encuentran merece mucho la pena. Cuando encuentras a una persona que disfruta de lo que hace, la experiencia de compra es mucho más satisfactoria y yo tuve la suerte de tener una inmejorable anfitriona que nos agasajó con un tratamiento de manos y muy buenos consejos para saber cuáles eran los productos adecuados para mi pelo y mi piel.

En serio, hay tiendas en las que no llega con ir a comprar, sino que tienes que disfrutar con ganas y tiempo, y Lush es una de esas. Si además todos los productos que he probado son fantásticos… ¿qué más se puede pedir?

Fotos: propias.

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. A ver, que en esta frase hay un error garrafal y no es gramático: “El Turó de Rovira es un sitio ideal para ello alejados de la plaga de turistas que pueblan la ciudad”
    Igual en ciertos puntos del Turó de la Rovira puede ser verdad, pero concretamente en los búnkers del Carmel pronto habrá que pedir la vez para poder subir, ver las vistas y hacer una foto… Es un lugar que se ha puesto muy de moda últimamente y los vecinos están bastante hartos, la verdad. Botellones, y todo tirado por ahí después, gente haciendo pis casi en las puertas de las casas, etc. Un poco menos de masificación en el lugar y mucho más civismo serían de agradecer.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.