Qué hacer en Barcelona si viajas sin niños

1

Los que somos padres nos metemos tanto en nuestro papel que muchas veces no concebimos las vacaciones sin buscar explícitamente “planes que hacer con hijos”. ¿Cuántas veces no habremos buscado en google el nombre de la ciudad que vamos a visitar tecleando a continuación la coletilla “con niños”? Hoy le vamos a dar un poco la vuelta a las cosas. Os voy a proponer varios planes para hacer en Barcelona en algunos de los cuales los niños no son un impedimento, pero que probablemente disfrutes mucho más sin ellos. Por si se da el caso.

Como veréis no son, ni mucho menos, las típicas cosas que hacer en Barcelona, porque probablemente si lo que quieres es planificar tu viaje a una de las ciudades más maravillosas del mundo acudirás a un blog específico de viajes más apropiado para ello. Lejos de eso, lo que te voy a proponer son cuatro alternativas por si ya te tienes la ciudad condal más que conocida o quieres hacer algo diferente.

De rooftop en rooftop

Seguro que siguiendo algunas cuentas de instagram os habréis llegado a preguntar si esa gente tan cuqui es real… Pues sí. Sus vidas no sé si son tan maravillosas como parece, pero ellos al menos existen y yo he encontrado de dónde salen… Porque amigos y amigas, si existiese un vivero en el que naciesen los instagrammers ese sería el Eclipse, el rooftop del Hotel W -popularmente conocido como hotel vela- en la Barceloneta.

Además de unas magníficas vistas de la zona portuaria, de las playas, del Mediterraneo, de toda la ciudad… podréis disfrutar de una extensa carta de cócteles e incluso picar algo. A precio de oro, eso sí, pero un día es un día y merece la pena darse el capricho.

En general todo el Hotel W es chic a más no poder y, aunque eramos muchos los turistas que pululábamos por allí, te haces una idea de lo que puede llegar a ser vivir la vida a todo tren. Nosotros no tuvimos problemas para acceder a media tarde a la terraza que está en la azotea, pero sé que en ocasiones son un poco “exigentes” con el dresscode, sobre todo en las sesiones nocturnas, en las que DJ de fama internacional se convierten en protagonistas.

Solo para que os hagáis una idea, ahí va una pequeña reseña de cómo se anuncia:

“Descubre el lugar más exclusivo en la planta 26 de W Barcelona, donde los ritmos amplificados de nuestros DJ, los cócteles creativos de nuestros expertos mixólogos y la innovadora cocina Dim Sum marcan el ritmo de las noches más vibrantes de Barcelona»

La verdad es que una, que es un poco de pueblo, no se podía ni imaginar la cantidad de locales de restauración y ocio que pueblan las terrazas de grandes ciudades como Barcelona.

Cocktails clandestinos

No quiero que os llevéis la equivocada idea de que mi última escapada a Barcelona giró en torno a mesa, mantel y una copa de cocktel… pero así fue. La comida y la bebida era el pretexto para buenas horas de conversación pero también una oportunidad de encontrar lugares desconocidos y experiencias curiosas.

Viajar con niños es estupendo, pero si vas a Barcelona sin peques te proponemos cuatro planes para que disfrutes al máximo de la ciudad

Os podría decir que lo encontramos por casualidad, pero hay amiga con las que, cuando viajas, nunca nada es casualidad y Ruth de Rioja, de Se me cae la casa encima, es una de ellas. Total, que a las ocho de la tarde de un sábado cualquiera cruzamos el umbral del Bobby’s Free (Pau Claris, 85) para aterrizar en plenos años 20. Un tipo con gorra, chaleco, pajarita y cara de pocos amigos nos preguntó: «¿Cortar o afeitar?» y así, entre risa floja y alguna respuesta inapropiada que no llegó a salir de nuestras bocas logramos acertar con la contraseña -la cambian todos los días-. Fue la palabra mágica. Nuestro «matón» polaco susurra al cuello de su camisa: «Chicos, bajan tres», acciona una palanca y, por arte de magia, el espejo se abre como una puerta secreta… ante nosotros, uno de esos speakeasy, esos garitos en los que, en los años 20 y 30 del siglo pasado se esquivaba la ley seca.

No os voy a negar que toda la parafernalia está genial, pero es que, además, el ambiente es fantástico, el servicio estupendo y los combinados deliciosisimos. Si tenéis la suerte de disfrutar de una actuación en vivo, ya os llevaréis el pack completo.

El Bobby’s Free es una de las coctelerías secretas que hay en Barcelona y que son estupendas para tomarse una copa en un ambiente diferente.

El Turó de Rovira

Barcelona es maravillosa a pie de calle, pero igualmente fantástica desde las alturas. Subir a cualquiera de las colinas que la rodea -turós en catalán- nos ofrece una oportunidad espectacular de ver la ciudad desde una perspectiva no tan conocida. Abarcarla en su inmensidad, con el Mediterraneo al fondo. El Turó de Rovira es un sitio ideal para ello alejados de la plaga de turistas que pueblan la ciudad.

Imagen: Oscar Mota

Podéis llegar en bus, pero hacerlo a pie, incluso monte a través desde el parque Güell, es también una muy buena opción. Con niños, evidentemente, también será una excursión divertida, pero, sobre todo, empinada y escarpada. En la cumbre os encontraréis los restos de una de esas baterías antiaéreas construidas durante la Guerra Civil española para proteger la ciudad de los bombardeos de la aviación fascista.

Después de la guerra, esas dependencias fueron el germen del conocido barrio de los Canons, una zona de barracas en el Carmelo que perduró hasta 1.990.

Allí, en la cumbre, además de esas estupendas vistas encontraréis una muy interesante exposición que recoge, por un lado, toda esa actividad militar, y, por otro, el legado etnográfico de un barrio que en la década de los cincuenta albergaba al siete por ciento de la población de la ciudad.

Una visita a Lush

¿Cómo he podido vivir hasta ahora sin conocer la marca Lush? ¡Lo que es ser una chica de provincias y tener tan poco mundo! Entramos por casualidad, buscando una mascarilla concreta de esas que te sacan años de vida -de apariencia, me refiero- con cada aplicación y salí cargada de muestras, con más productos de los que a mi tarjeta de crédito le gustarían y, sobre todo, con una nueva necesidad en mi mente.

Sí, Lush es una tienda más de esas muchas que hay de productos naturales, pero os puedo asegurar que entrar y dejarse aconsejar por sus dependientes, dejarse mimar y que te sorprendan con los productos multicolor que allí se encuentran merece mucho la pena. Cuando encuentras a una persona que disfruta de lo que hace, la experiencia de compra es mucho más satisfactoria y yo tuve la suerte de tener una inmejorable anfitriona que nos agasajó con un tratamiento de manos y muy buenos consejos para saber cuáles eran los productos adecuados para mi pelo y mi piel.

En serio, hay tiendas en las que no llega con ir a comprar, sino que tienes que disfrutar con ganas y tiempo, y Lush es una de esas. Si además todos los productos que he probado son fantásticos… ¿qué más se puede pedir?

Fotos: propias.

1 COMENTARIO

  1. A ver, que en esta frase hay un error garrafal y no es gramático: «El Turó de Rovira es un sitio ideal para ello alejados de la plaga de turistas que pueblan la ciudad»
    Igual en ciertos puntos del Turó de la Rovira puede ser verdad, pero concretamente en los búnkers del Carmel pronto habrá que pedir la vez para poder subir, ver las vistas y hacer una foto… Es un lugar que se ha puesto muy de moda últimamente y los vecinos están bastante hartos, la verdad. Botellones, y todo tirado por ahí después, gente haciendo pis casi en las puertas de las casas, etc. Un poco menos de masificación en el lugar y mucho más civismo serían de agradecer.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.