martes, mayo 17, 2022
InicioMaternidadLa temporada 3 de "The Handmaid´s Tale" se estrena mañana, 5 de...

La temporada 3 de “The Handmaid´s Tale” se estrena mañana, 5 de junio

Hace poco, muy muy poco, que encontré el valor para ver la segunda temporada de “The Handmaid´s tale“, El cuento de la criada, la serie que en 2018 fue la gran triunfadora de los Globos de Oro. La primera temporada me gustó tanto como me horrorizó; es una serie que se ve con los pelos constantemente de punta no por lo que ves, que también, sino más bien por todo lo que piensas. Para el que no la ha visto (o no ha leído el libro homónimo de la canadiense Margaret Atwood) la ficción narra con frecuentes flashbacks la historia de Defred que es una de las criada en la república teocrática y opresiva de Gilead. En esta distopía la tasa de natalidad está por los suelos así que las pocas mujeres fértiles son obligadas a trabajar como criadas para las familias poderosas. ¿Su función? Darles un hijo, y para esto son violadas repetidamente por el hombre de la casa. El poder lo tienen exclusivamente los hombres, y aún así entre las mujeres hay una escala social distinta: están las señoras, las criadas, las “marthas” (que son las sirvientas) y las “tías”.

Sí, suena y es, efectivamente, aterrador. Durante la primera temporada no podía ver más de un episodio seguido y desde luego, no podía hacerlo de noche por las pesadillas. A mí no me gusta el género de terror: odio los zombies, no me interesa nada la sangre, ni la violencia, ni nada por el estilo. Pero este es un terror de otro tipo, mucho peor. Con “The handmaid´s tale” sufres porque en el fondo la república de Gilead es contemporánea y muchas de las situaciones que en esta serie se narran podrían darse hoy perfectamente… hay cosas que nos resultan sospechosamente similares a cosas que vivimos. Eso es lo que asusta. Que Defred (o June Osborne) podríamos ser cualquiera de nosotras. Que nuestra vida como la conocemos podría cambiar radicalmente y encontrarnos así. Y también que hay lugares en este mundo en los que las mujeres están igualmente alienadas y miramos para otro lado.

No me gusta, como os decía, nada la violencia. Huyo de los productos audiovisuales que la reproducen porque, sinceramente, no me apetece nada sufrir. Pero a pesar de lo mal que lo pasé, de lo dura que fue para mí la primera temporada de la serie, la seguí viendo porque me parecía tan terrible como necesaria. Creo que es importante hacer visible hacia dónde nos pueden llevar los radicalismos, los extremismos. Es curioso porque en nombre de Dios se cometen las mayores tropelías y las mayores injusticias… justo lo contrario de lo que debería ser, en realidad. Pero me habían dicho que la segunda temporada era todavía más violenta, además de adentrarse en terreno inexplorado porque lo escrito por Atwood acabó ya y todo iba a ser fruto de los guionistas. No tenía estómago (ni HBO, dicho sea de paso, pero esto último era mucho más fácil de solucionar) y me resistía a verla. Hasta que lo hice. Y mira que la primera temporada me gustó, pero creo que la segunda me ha tocado aún si cabe más profundamente.

Me duele reconocerlo, pero es totalmente cierto que el ser humano es capaz de acostumbrarse a todo, hasta lo más terrible. La violencia en la primera temporada me dejaba tan hecha polvo como me dejó ver también en HBO el documental sobre el Dr. Larry Nassar, que abusó durante décadas de cientos de gimnastas menores de edad. En esta segunda temporada la violencia está, es igual de horrible, dura, cruda… pero tienes el callo hecho. No lo digo, creedme, con orgullo. Al contrario de lo que he leído en otros sitios, a mí no me parece que sea violencia gratuita. Era la parte que más me hacía resistirme a ver la serie porque mira, si la violencia tiene sentido en la narración, vale, pero violencia para abundar más en lo mismo no, me la ahorro. Para mí sí que tiene sentido. Es lo que te hace no olvidarte del miedo que tienen que vivir todos y cada uno de los días esas personas.

La segunda temporada no se entiende sin la primera. Se amplía el foco. Ya no es solo la historia de Defred sino la historia de las mujeres de Gilead. Quizás en la primera temporada me dio la sensación de que había dos bandos, los buenos y los malos, o mejor dicho, las buenas y los malos. Algunas cosas estaban dibujadas con gruesos brochazos, resultando en ocasiones ligeramente maniqueo. Pero esto no pasa en la segunda temporada. He de decir que para mí, de algún modo, es tan protagonista Serena Joy, la señora Waterford (Yvonne Strahovski) como la propia June (Elisabeth Moss).

Este es un personaje fascinante. En las propias palabras de la actriz que la interpreta, Serena es una “auténtica cabrona” y le resultó muy difícil interpretarla. Sin embargo, sin spoilers, hay momentos en los que tienes la sensación de que ella es tan víctima como la criada. Lo espectacular de la serie es que cuando por fin ves destellos de humanidad en Serena y comienzas, no a quererla pero sí a compadecerla, de repente hace algo que te hace volver para atrás. Esto es muy difícil de lograr en un personaje. Serena tiene tantas curvas como aristas y es un personaje de lo más atractivo por sus miles de matices. A mí ha habido ratos que me ha dado una pena infinita… y a continuación he querido estamparla, también es verdad.


Para mí en esta segunda temporada que recapitulo antes de que comience mañana, 5 de junio, la tercera hay dos temas que me parecen vitales. Por un lado toda la trama de Eden, la niña que todo lo hace bien y cómo se supone que tiene que hacerlo. Para mí es desgarradora y el detonante de todo lo que pasa a posteriori. Y por otro el peso de la maternidad en todos los episodios. Como madre la verdad es que es lo que más sencillo me ha resultado de entender. Todo lo que se hace y todo lo que te cambia la maternidad… lo que no quita para que sea perturbador en Gilead.

Si me he de quedar con algo de la trama, me quedo con la sororidad… cómo cuando estamos tremendamente jodidos mal a pesar de todo sacamos fuerzas para ser valientes de un sitio que ni siquiera sabíamos que teníamos y ayudar a quien lo necesita.

Si habéis visto las dos primeras temporadas, imagino que estaréis deseando ver la nueva temporada que se estrena ya en HBO España. Si no la habéis visto, hacedlo, pero estando preparados mentalmente para ello. No es una serie para acercarse con prisa, ni para hacer grandes maratones. Es una serie que necesita dejar su poso y removernos por dentro.

Fotos: Hulu.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
maris