Batallas que se ganan con pequeños gestos

8

 

Como madre, pocas cosas me resultan tan devastadoras como la enfermedad infantil. Esos “pequeños guerreros” que lucha, a veces sin comprender, por aferrarse a una vida que no han tenido tiempo aún a saborear son una auténtica inspiración para cualquiera. Por eso, en sus batallas del día a día, esas que libran para ganar su particular guerra, no hacen más que salirles aliados. 

Hace unos días, en el Facebook de Mujeres y Madres Magazine compartíamos con vosotros este vídeo de la fundación Juegaterapia con El hombre de negro, Chicote y Risto Meijide arengando a jóvenes enfermos de oncología en su batalla contra el cáncer.

Hoy queremos hacernos eco de otro proyecto solidario, el de Kimo Kap, encaminado a regalar a estos pequeños pacientes gorros con los que cubrir su cabeza cuando la quimioterapia hace que pierdan su pelo. La idea surgió hace poco más de un año, en marzo de 2014. Jeanne de Montluzin, una mujer que hace más de una década superó un cáncer y que ahora trabaja en el Hospital de La Paz como voluntaria para la Asociación de Padres de Niños Oncológicos (ASION)  comprobó como, con el buen tiempo, sus “pelones”, como cariñosamente se refiere a ellos, necesitaban una prenda para cubrir sus cabezas y protegerlas del sol.

Los cambios más grandes empiezan con un paso a la vez, poco a poco; Con fe y confianza; y así día a día veremos esta maravillosa transformación de esta oruga a mariposa.

Jeanne tocó algunas puertas, recurrió a algunos buenos amigos y amigas y, casi sin darse cuenta, Kimo-Kap estaba en marcha. Desde entonces, no ha hecho más que crecer y cuenta en España con dieciocho divisiones de carácter autonómico y 46 delegadas que coordinan el trabajo de equipos de voluntarios y voluntarias que se desviven por hacerles llegar a todos ellos su gorro. Una prenda que, más allá de su funcionalidad, intenta acercarles un poco aliento, esperanza, ilusión, “buen rollo” y, en definitiva, todas las buenas vibraciones y cariño que en ellas pusieron todas y cada una de las personas que intervienen en el proceso.

kimo kap

Y os aseguro que son muchas. Tantas como formas de colaborar con Kimo Kap. Aquí todo el mundo puede aportar su granito de arena. Se necesita la maña de las que se encargan de confeccionar las prendas -en la web de esta red de voluntarios existen patrones para descargarse en las tres tallas en las que se realizan los gorros-, pero también donación de telas -cien por cien algodón y coloridas- e hilos y, ¡cómo no!, apoyo logístico para coordinar todo ese trabajo, organizar talleres, empaquetar y distribuir los paquetes y elaboración de tarjetas. Porque todos y cada uno de los gorros van acompañados de divertidas tarjetas que otros niños, en actos organizadas por la asociación, se encargan de completar con mensajes de aliento.

kimo kap
Imágenes cedidas por Kimo Kap

Aunque la idea surgió en marzo de 2014, no fue hasta junio cuando se distribuyeron las primeras unidades. En este año, los voluntarios han conseguido que 44 hospitales de la red pública y las 18 asociaciones de padres de niños oncológicos reciban sus kimo-kap. Y, precisamente ahora, que sus objetivos son más ambiciosos en cuanto a su difusión, es cuando más necesitan una ayuda de todos nosotros que tú misma puedes ofrecer a través de su web.

Comparte
Artículo anteriorMujer y madre lesionada: la impotencia personificada
Artículo siguienteÉrase una mujer pegada a un smartphone

Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.

8 COMENTARIOS

  1. Muchisimas gracias por el articulo escrito con tanto cariño…..Has plasmado el proyecto con ub monton de carisma…Y eso es exactamente lo que tiene Kimo-Kap..”Mucho Carisima”. No solo es un gorro para protegercsu cabezas pelones de los rayos del sol…es un gorro lleno de cariño-amor-energia y bienestar de toda la gente que colaboran en ello. Como lo han bautizado los pequeños pelones…”Es un Premio de Pelon” que me hace sentir bien..fuerte..y alegre. Por que la gente ya no me miran con esos ojos tan tristes….ellos sonrien y me dicen cosas bonitas…
    Gracias – otra vez por publicar la filosofia de devolver la ilusion innata de cada uno de nuestros pelones…. 😉 😉 😉

    • Gracias a vosotros por hacer este trabajo espectacular y de forma desinteresada. Destila cariño y eso se nota. Así que qué menos que intentar contárselo a todo el mundo. Ya sabéis que aquí estamos para lo que necesiteis. Un abrazo

  2. Me gustaría conseguir uno para Saul sobrino de una amiga de 6 Anitos y le están dando químico y radio en virgen del rocio Sevilla como puedo conseguirlo?

    • M Mar Regaña, dile a la mamá del peque que en el hospital se le facilitará el gorrito. Está tramitandose todo para que en muy pocos dias todos los pelones de Sevilla tengan su gorro

  3. Muchas gracias por la iniciativa, nos parece tan espectacular que desde Berlín queremos colaborar y vamos a empezar un taller!! Os iremos contando

  4. Hola, soy de Argentina, tengo 18 años y necesito y quiero aprender a hacer estos gorros, por favor si alguien podria ayudarme estaria muy agradecida. Gracias !

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre