sábado, junio 25, 2022
InicioLifeStyleBeneficios de teletrabajar

Beneficios de teletrabajar

Si hay una cosa clara que hemos sacado de las semanas que hemos pasado en cuarentena, es que muchas empresas españolas tienen capacidad para teletrabajar y no lo estaban haciendo.

El teletrabajo ha venido para quedarse y es que, en una situación como la que acabamos de vivir, empresas grandes y pequeñas han tenido que recurrir a él para no tener que echar el cierre.

Conciliación laboral y familiar, mayor flexibilidad, comodidad… son muchos los beneficios de teletrabajar, tanto para empresarios como para empleados. Vamos a conocerlos.

Beneficios de teletrabajar

Mayor rendimiento

Son muchos los estudios que han demostrado que los empleados que teletrabajan son más productivos. Lo normal es que en casa el tiempo nos cunda más porque la concentración es mayor. No tenemos la parada para tomarnos un café con los compañeros, las llamadas telefónicas, las reuniones con nuestros superiores y todas estas distracciones que nos quitamos hacen que nuestro rendimiento, sea mucho mejor.

Empleados más felices

Hay personas que no quieren teletrabajar pero, sinceramente, son los menos. A los trabajadores el hecho de organizarse sus funciones y hacerlo desde su entorno, en el que está a gusto o, si lo prefiere, desde esa cafetería en la que se concentra tanto, es algo que aumenta considerablemente su satisfacción laboral.

Facilita la conciliación

Trabajar desde casa es sin duda, la pieza principal si hablamos de conciliación. Poder organizar tus horarios, sacar de la ecuación los desplazamientos al trabajo, y poder incluso, atender a tus hijos si están enfermos sabiendo que eso no va a influir en tu trabajo, no tiene precio.

Reduce el estrés

En general, vivimos con niveles muy altos de estrés y, cualquier cosa que nos ayude a reducirlo es bienvenida. Esta claro que la presión diaria para terminar un trabajo a tiempo o para cumplir las expectativas de tu jefe, va a continuar. Sin embargo, evitar las prisas por el reloj, tanto para llegar a trabajar como después, para llegar al resto de quehaceres diarios, cambia mucho la perspectiva.

Mayor flexibilidad horaria

Una de las cosas que más me gusta del teletrabajo es que puedes gestionar el tiempo de la manera más productiva. No tienes que estar sujeto a ningún horario. Es evidente que hay cosas que tienes que hacer en horarios “de oficina”, pero hay otras muchas que puedes adelantar a primera hora, durante la siesta de los niños o incluso, cuando ellos ya se han acostado.

Cuida el medio ambiente

Cuantas más personas teletrabajen menos movilidad diaria habrá en las ciudades y, por lo tanto, mucha menos contaminación. Un caso extremo ha sido por ejemplo lo que hemos vivido durante la cuarentena y el resultado ha sido espectacular, por ejemplo, la contaminación se ha reducido a la mitad en las 80 ciudades más pobladas de España.

vermú mujeres y madres magacine

Menos atascos y accidentes

Ligada al punto anterior, si menos trabajadores se desplazan hasta su puesto de trabajo, habrá menos vehículos en circulación y, por lo tanto, se reducirán los atascos de las grandes ciudades y evidentemente, los riesgos de accidentes. Un dato que vendría muy bien disminuir ya que en 2018 hubo casi 72.000 accidentes de tráfico en horario laboral.

Beneficios para la empresa

Mayor productividad

Las empresas cuyos empleados trabajan desde casa aseguran que ha aumentado su nivel de productividad. Hay varios estudios que lo afirman, incluso uno de ellos de la Universidad de Hardvard, se centró en el caso de varios trabajadores de la compañía Yahoo que tuvieron que volver a las oficinas tras un tiempo ejerciendo su labor desde casa y su rendimiento cayó notablemente.

Ahorro de costes

El teletrabajo puede suponer un ahorro muy importante para las empresas. En primer lugar por infraestructura ya que, si su sistema de teletrabajo en exclusiva no necesita ningún puesto de trabajo y, si es mixto, podrá compartir espacios lo que supondrá un importante ahorro también. A eso, hay que añadirle electricidad, calefacción, etc. o incluso, si la nómina de los empleados contiene algún plus por desplazamiento, también se lo podrían ahorrar.

Retienes a tus trabajadores

Normalmente, que les des la posibilidad de trabajar desde su domicilio es algo que los empleados acogen muy bien. Hace que su satisfacción con la empresa aumente y, por lo tanto, que no quieran marcharse. Sin duda, es una buena opción si lo que quieres es retener talento.

Inconvenientes del teletrabajo

El teletrabajo también tiene sus inconvenientes. Lo principal es que hay que saber diferenciar muy bien entre vida personal y laboral, hacer un horario y cumplirlo para no pasarse las 24 horas del día trabajando.

Gestionar bien el tiempo, sigue siendo tan importante en casa como si estás en la oficina, pero si no sabes hacerlo, es probable que en casa te afecte más al no tener la vista de tus superiores sobre tus hombros.

Otro inconvenientes es que puede que no tengas un espacio adecuado para realizar el trabajo. Una mesa y una silla que cuiden tu espalda, la luz necesaria para no dañar tus ojos, etc. y eso, tu empresa no podrá comprobarlo.

Y finalmente, una de las cosas que más se puede echar de menos es la relación social con los compañeros. Tener su apoyo y la complicidad que se suele generar con ellos, es más complicado hacerlo a distancia.

Estos son algunos de los motivos por los que, personalmente, creo en la formula mixta. Trabajar tres días a la semana desde casa y un par de ellos en la oficina, creo que es una de las mejores formulas para que las empresas alcancen su mejor rendimiento y una satisfacción plena de sus empleados.

Maria Jardón
Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.