viernes, enero 28, 2022
InicioLifeStyleY llegó el ayuno intermitente

Y llegó el ayuno intermitente

A priori puede que parezca de lo más inoportuno animarnos con el ayuno intermitente en plena cuarentena pero quizás, si lo pensamos un poco más tranquilos, quizás no sea el peor sino el mejor momento para organizarnos mejor y conocer con más datos de qué estamos hablando cuando hablamos de ayuno intermitente.

Resulta que no sólo es bueno para adelgazar sino que también es beneficioso para nuestra salud así que, vamos a darle una oportunidad a la idea.

Cada día podemos oír más voces de científicos que hablan sobre los beneficios de este comportamiento dietético. Desde su impacto positivo en el hígado a la mejora de la composición corporal, el hecho de que favorece la quema de grasas y la autofagia (que es algo así como que las células se comen lo peor de ellas mismas, que de todo hay).

ayuno intermitente

En la antigua Grecia era muchos los pensadores, médicos y filósofos que defendían los efectos terapéuticos del ayuno y desde entonces, las investigaciones no han hecho más que reafirmar estas conclusiones.

En entornos más afines a la filosofía oriental se plantean no sólo las llamadas «ventanas de alimentación» sino la conveniencia de no levantarse de la mesa excesivamente satisfecho, empachado o habiendo ingerido alimento en exceso.

Las ventanas de alimentación en el ayuno intermitente

Se le llama así «ventanas de alimentación» a los tiempos que se dan para romper el ayuno, para comer. Está en torno a las seis u ocho horas al día y no más. No se trata de comer como si no hubiera un mañana durante ese tiempo, sino comer con cierta moderación y sobre todo con sentido común.

Luego hay todo tipo de variaciones a gusto del consumidor, desde quien come sólo durante dos horas cada día a quien abre más la ventana por distintos motivos personales que le hacen más cómodo mantener así este estilo de alimentación.

ayuno intermitente

Resulta que este tipo de ayuno, según un estudio publicado hace unas semanas por la Universidad de Sidney (Australia), afecta a las proteínas en el hígado y tiene un impacto positivo sobre el metabolismo de los ácidos grasos, ayuda a controlar el colesterol LDL (el llamado colesterol malo) y los niveles de triglicéridos en sangre.

Otra Universidad, la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (EEUU), después de haber estado realizando un estudio durante la friolera de 25 años, ha publicado que el llamado ayuno intermitente tiene un impacto positivo en la salud de quien la lleva a cabo y en la calidad de vida durante el envejecimiento.

La tolerancia a la glucosa, el metabolismo de los ácidos grasos en el hígado y la regulación de la diabetes mejoran también con esta forma de alimentación según nos cuentan distintos expertos en alimentación, nutrición y salud en términos generales.

Resulta que el ayuno consigue que bajen los niveles de glucosa e insulina, se disminuye la producción de sales biliares y de glucosa por el hígado. Es verdad que algunos señalan que si el ayuno se prolonga demasiado aumenta la producción de cortisol y las hormonas de estrés.

El ayuno intermitente y el envejecimiento

Una de las sociedades con una esperanza de vida más alta es la japonesa y una de las constantes de la población japonesa y sobre todo de la que va cumpliendo años, es que se levantan de la mesa siempre con la sensación de que podrían comer aún un poco más.

ayuno intermitente

Es uno de los principio fundamentales para que el envejecimiento no sea arrollador y lo podéis encontrar en libros como «Ikigai» del que os hablaba hace algún tiempo después de leermelo con muchas ganas.

La restricción calórica mejora nuestro envejecimiento porque así obligas a tus células a hacer una especie de limpieza constante.

Podríamos hacerlo como hacen los japoneses, levantándonos de la mesa con una leve sensación de hambre. O podemos hacerlo separando las comidas entre sí pero comiendo también una cantidad de comida que nos alimente sin que nos sature.

Las células hacen ese proceso de limpieza automáticamente cada noche por lo que el sueño sigue siendo una de las bazas más importantes para frenar la velocidad de nuestro envejecimiento. Dormir por lo menos en torno a las siete horas cada noche es algo fundamental para nuestra salud.

El azúcar sigue siendo un elemento de nuestra dieta a tener muy controlado entre otras cosas por las alteraciones que produce en nuestro metabolismo.

El ejercicio siempre es positivo para mejorar nuestro metabolismo, para organizar los niveles de insulina y azúcar en sangre e incluso para la liberación de hormonas del bienestar. Un ejercicio moderado que active la limpieza celular es siempre una recomendación que deberíamos tener en cuenta.

¿Quizás no sea tan mal momento este para plantearse el ayuno intermitente después de todo lo leído?

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo