domingo, mayo 29, 2022
InicioLifeStyle¿Qué son los bitcoins?

¿Qué son los bitcoins?

Hace unos días, hablando de lo divino y de lo humano, una amiga me comentó, así de pasada, que estaba invirtiendo en bitcoins. No me sorprendió, porque si de alguien me lo esperaría es de ella, que siempre va un paso por delante en estas cuestiones tecnológicas. Pero la verdad es que me quedé dándole vueltas al tema de los bitcoins, que últimamente me asalta de forma recurrente. Primero fue la serie Startup y ahora ella la que los invocó, y la verdad es que no tenía del todo claro de que iba el tema. Así que me he puesto a preguntar aquí y allá. Si tu tampoco te enteras mucho, quizás te venga bien este pequeño resumen.

bitcoins

¿Qué es bitcoin?

Las criptomonedas son divisas virtuales que no tienen un emisor concreto, que están protegidas por criptografía -a través de algoritmos que hacen las operaciones irreversibles e irrastreables, además de anónimas- y cuentan con un protocolo a través de cual se les trasmite valor. Bitcoin no es la única criptomoneda que existe, pero sí fue la primera y la que actualmente es más “fuerte” y conocida.

Fue creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, aunque a decir verdad hay cierto misterio acerca de su paternidad, pues no se sabe muy bien si Nakamoto es realmente una persona o el alias bajo el que operan varios individuos (algo que fue ficcionado en The Good Wife, por cierto).

No se trata, como Paypal o Apple Pay de una plataforma a través de la que se gestione el dinero de la estructura bancaria convencional, sino de una moneda absolutamente digital que no está controlada por una unidad central.

¿Cómo se obtiene el bitcoin?

Aquí empiezan las diferencias con el dinero que estamos acostumbrados a manejar. Para conseguir bitcoins es necesario que un ordenador descifre un problema. Cuando lo consigue, el “minero” obtiene una criptomoneda como premio.

Pero, como el oro -por hacer un símil fácilmente entendible-, el bitcoin es finito. De hecho, uno de sus fundamentos es que nunca podrán existir en circulación más de 21 millones de unidades. Esto, que aparentemente parece una limitación, no lo es tal, pues un bitcoin se puede dividir hasta ocho cifras decimales.

bitcoins

¿Cómo se pueden comprar?

Lo primero que necesitas para adquirir bitcoins es contar con un monedero virtual en el que almacenar las claves privadas que nos permitan acceder a nuestras monedas. Hay muchas plataformas que prestan este servicio -electrum.org y coinbase.com son dos de ellas-.

Para llenar -o vaciar- este billetero virtual es necesario acudir a otras páginas, como localbitcoins o bitsamp, a través de las que se realiza la compra y venta de bitcoins.

También existen cajerosen España hay 40– en los que realizar esta operación. En ellos introducimos el dinero “convencional” en efectivo y estos lo transforman en su equivalente en criptomonedas -la que deseemos, no solo bitcoins- que van a parar directamente a nuestro billetero.

Más infografías en Statista

¿Para qué sirven los bitcoins?

Podemos utilizar bitcoins para pagar bienes y servicios, pero lo cierto es que el volumen de transacciones que ser realizan a través de ellos es minúsculo en comparación con otros métodos de pago. De hecho, hay un dato curioso y es que tal y como recoge un estudio de la Universidad Tecnológica de Sidney y la Escuela de Economía de Estocolmo, el 25% de los usuarios y el 44% de las trasacciones que se realizan con criptomonedas están vinculadas a actividades ilegales. No en vano cualquier cosa -legan o no- se puede comprar con bitcoins en cualquier lugar del mundo, por recondito que sea, sin que quede constancia ni rastro de ello.

¿Cuánto vale y qué determina el valor de un bitcoin?

La ley de la oferta y la demanda es la que, en última instancia, determina el precio del bitcoin. Son las personas que participan en el proceso de compra-venta las que cifran su precio. Si la demanda de bitcoins crece, su valor aumenta; si esa demanda decae, su coste sigue el mismo camino.

Puesto que su mercado es todavía pequeño en relación con otros, una relativamente pequeña cantidad de dinero sirve para que su precio fluctúe considerablemente, lo que hace de él una divisa terriblemente volátil.

Justo cuando se redactó este artículo, a finales de febrero de 2018, un bitcoin equivalía a 8.194,90 euros (10.212,88 dólares).  Sin embargo, esta cuantía experimentó constantes altibajos en los meses precedentes paralelos, curiosamente, a la popularización de esta divisa y al signo -positivo o negativo- de las informaciones asociadas a esta.

Bitcoin, que arrancó el 2017 con una cotización en torno a los 900 dólares, llegó a alcanzar en el último trimestre del pasado año un máximo histórico de 17.000 dólares, justo en su momento de máxima popularidad a mediados de diciembre.

Sin embargo, desde entonces se desplomó casi un 50%. Lo hizo de la mano de un palpable cambio en la corriente de opinión respecto a su fiabilidad. Y es que, puesto que Bitcoin no cuenta detrás con una banca central que la sustente, su cotización es fácilmente influenciable por el”sentir” de los mercados. Que importantes grupos banqueros se hayan posicionado abiertamente en su contra augurando su fracaso o que muchos gobiernos hayan advertido de la inevitable regulación o incluso bloqueo que impondrán a las transacciones realizadas con bitcoin para evitar el blanqueo de dinero y el fraude fiscal han contribuido a su desaceleración.

bitcoins

¿Es recomendable invertir en bitcoins?

Despedimos el 2017 con infinidad de noticias y testimonios de gente que ha multiplicado su capital invirtiendo en bitcoins así que es lógico que, cuando menos, nos pique la curiosidad. ¿Y si es la panacea que esperábamos para atesorar unos ahorrillos? Teniendo en cuenta mis (nulos) conocimientos al respecto no seré yo quien me posicione al respecto de la idoneidad de invertir en la criptomoneda de moda. Sin embargo hay un hecho que parece innegable: es una inversión de alto riesgono lo digo yo, lo dice el Banco de España– debido a esa volatilidad de la que antes os hablaba.

No solo eso. Si a seguridad nos referimos, los ataques informáticos contra las casas de cambios y el robo de los códigos a cualquier usuario son dos riesgos patentes de los que también advierten muchos analistas en seguridad.

El testimonio

A Ruth de Rioja la conocéis la mayoría. Durante algún tiempo formó parte de esta revista y ahora la podéis leer en un nuevo proyecto, Se me cae la casa encima. Fue ella la “loca” que me puso tras la pista de los bitcoins y no se me ocurre mejor forma de finalizar este artículo que con la experiencia de alguien que ha invertido en al criptomoneda.

“Llevo años escuchando hablar de las criptomonedas, pero nunca me interesó tanto el tema como ahora. El problema es que cuando me propuse comprar, ¡el bitcoin estaba ya supercaro! Si lo hubiese hecho hace cinco o seis años, ahora tendría mucho más dinero. Existen un montón de portales y aplicaciones que te permiten comprar criptomonedas. Yo utilizo Coinbase y he invertido tanto en bitcoins como en bitcoin cash. He comprado 50 euros de cada una y lo hice cuando estaban bajando, así que en una semana he ganado algunos eurillos.

Todo el mundo recomienda que si inviertes en criptomonedas sea dinero que te sobra, no pensando en ganar algo de inmediato. Así que ahí lo dejaré pensando en el futuro. Aunque la verdad es que está muy bien revisarlo de vez en cuando y ver que ganas dinero”.

Imágenes: Shutterstock

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo