jueves, junio 30, 2022
InicioLifeStyle10 pequeños misterios del hogar que dan mucha rabia

10 pequeños misterios del hogar que dan mucha rabia

La verdad es que si hay algo que odio de verdad son las tareas de la casa. Doy gracias por no haber nacido unas décadas atrás y que aquello fueran “las labores de mi sexo” porque de verdad, me hubiese amargado. Me encanta estar en casa y soy muy hogareña, pero la limpieza me parece una de las cosas más ingratas que existen. Apenas has limpiado o recogido algo que ya está todo manga por hombro de nuevo. Me gusta que las cosas estén limpias, pero todo dentro de su justa medida. Puedo vivir perfectamente con un cierto desorden y jamás me he preocupado, por ejemplo, de si los interruptores están niquelados. Hoy quería hablaros de 10 pequeños misterios del hogar que a mí me vuelven loca. Esas cosas que suceden inexplicablemente ¡seguro que no es algo sólo de mi casa!

10 pequeños misterios del hogar que dan mucha rabia

Pequeños misterios del hogar

1. ¿Por qué los calcetines se desparejan siempre que los metes en la lavadora?

Yo no sé cómo me las apaño, pero al cubo de la ropa sucia meto siempre los dos pares de calcetines. Pongo una colada de blanco y una de oscuro… y la mitad de las veces desaparece uno de los calcetines del par. Hay múltiples chistes sobre este tema, como por ejemplo estos.

chistes de lavadoras
Azúcar y sal / Desconocido / Europa press / Agustina Guerrero

¡Pero no os preocupéis! Hace años descubrí unas pinzas especiales para echar los calcetines a lavar. Cuando los echas al cubo los pones con una de estas piezas y los lavas y los tiendes con ellas puestas ¡y así salen siempre en parejas! Puedes ver como funciona el invento aquí.

Regalos-originales-Portacalcetines-05

2. ¿Por qué las cosas aparecen cuando no las buscas?

No sé si os ha pasado esto de volveros completamente majaretas buscando algo y que sólo aparezca cuando dejas de buscar. Revuelves la casa entera, miras en los lugares más insospechados hasta que te das por vencido. Me pasó con el DNI: lo necesitaba para una cosa y no lo encontraba. Miré en todos los sitios, hasta que dije, bueno, vale, me va a tocar ir a expedir un duplicado. Y lo hice. Y al día siguiente apareció.

hombre aplaudiendo

3. ¿Por qué tus hijos nunca encuentran nada y luego vas tú y aparece al minuto?

Otra versión de lo mismo, pero con distintos protagonistas. Esta vez son los niños (o tu marido, que para este ejemplo sirve igual) los que no encuentran una cosa concreta. “Mamáaaaaa” gritan “no encuentro (insértese aquí lo que proceda)”. “¿Lo has buscado bien?” “Síiiiiii” “¿De verdad? ¿de verdad de la buena? ¿No voy a ir yo y lo voy a encontrar a la primera?” “Que sí, pesada”.

Y claro, vas, y lo encuentras. A la primera. Como habías pronosticado.

¿Por qué mirarán tan sumamente mal? ¿O es que somos wonderwoman?

super woman
Mi mundo por parecerme a Gal Gadot

4. ¿Cómo es posible que cueste tanto limpiar las cosas y se desordenen en un minuto?

Esta es una de mis mayores frustraciones. Lo muchísimo que cuesta ordenarlo todo y lo poco que cuesta volver a su estado caótico natural. Yo sé que soy desordenada por naturaleza, pero he dado con dos que son peores que yo así que intento no darme demasiado mal.

pippi calzaslargas
Recreación

5. ¿Por qué tu madre saca las manchas mucho mejor que tú?

Supongo que tiene que ver con el interés que le pone. Yo no tengo ni idea, y mi marido es peor que yo todavía, así que muchas veces metemos la ropa en la lavadora y sale como entró o practicamente. Mi madre siempre me dice que hay que frotar y hombre, para mis cosas suelo hacerlo, pero como no vea las manchas de las niñas y lo echen todo ahí, a las bravas…

6. ¿Por qué cuando vas a hacer una receta siempre te falta un ingrediente a pesar de tener la despensa a reventar?

Otro de los pequeños misterios del hogar: ¿cómo es posible que siempre te falte algo cuando estás cocinando? Ese algo es además un random y puede ser cualquier cosa. No tienes laurel para hacer esto, pero es que no tienes harina para lo otro, ni nueces para eso de más allá. Y abres la nevera y la despensa ¡y están a reventar! Y lo peor ¡es que acabas de venir de la compra!

También os digo, el mundo se divide entre los que la cocina les encanta y aquellos a los que nos estresa. No sé como puede relajarse alguien cocinando. Yo me pongo de los nervios.

Masterchef
Not me

7. ¿Por qué nunca hay suficientes armarios en casa, así la tengas forrada?

Otra verdad universal. Da lo mismo la cantidad de armarios que tengas en casa: siempre estarán a reventar y siempre suspirarás por más.

8. Por qué el estropicio que hacen los niños al vomitar depende de la hora a la que ocurra

Yo hay pocas cosas que me den más asco que los vómitos. No es por el tropezón en sí, que también, sino porque ese olor que viene aparejado es de los más desagradables que existen y tarda en irse años. Da lo mismo lo que ventiles que el olor ese se agarra como Tarzán a la liana.

La cosa es que si vomitan los niños por la tarde, la de aquel. Pero si vomitan de noche… ese estropicio que se organiza es de órdago. Además, decidme que las mías no son las únicas que no tienen ningún cuidado y vomitan ahí a lo loco. A mí cuando me viene la náusea o me voy al baño (si llego) o si no llego trato de vomitar hacia el sitio donde luego sea más fácil de limpiar. Mejor el suelo que tela ¿a que sí?

niña del exorcista
Tu princesa recién vomitada llamándote desde la cama

9. Por qué la ropa que más necesitas es la que tarda más en secarse

En mi casa en general todo tarda en secarse. Vivo relativamente cerca del río, así que la ropa tarda mucho en quedar sin una gota de humedad. Lo peor es que no todo se seca con la misma rapidez: cuanto más la necesitas, más tarda ¡Eso siempre!

10. Por qué los electrodomésticos fallan de tres en tres

Es como los grandes músicos, los grandes actores… siempre mueren de tres en tres. En un breve lapso de tiempo fallecieron, Bowie, George Michael y Prince. Por ejemplo. Pues los electrodomésticos pasa igual. Será cosa de la obsolescencia programada, pero cuando en tu cocina veas que alguno de tus electrodomésticos agoniza, ve pensando que las desgracias nunca vienen solas…

Fotografía: Shutterstock

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. jajaja me he reído leyéndolo y es que son verdades verdaderas, especialmente lo de las manchas que mi madre saca a la primera y a mi se me resisten por mucho oxígeno activo que utilice.

  2. Lo de los calcetines lo arreglé hace tiempo con una bolsa de rejilla de Tiger. Antes de meter la lavadora, los meto todos allí y cierro la cremallera. Si hay medias para lavar o algo delicado, aprovecho y lo meto también. Y después, abro la cremallera y los saco. Desde que tengo la bolsita, mi lavadora pasa hambre.
    Para el resto no tengo respuestas. En concreto, sobre las manchas opino que: a) mis hijos lo tienen crudo cuando pongan ellos las lavadoras si tienen que recurrir a mí para que les quite las manchas b) es la teoría de la evolución a la inversa, si cada generación lava la ropa peor que sus padres, arrea cómo saldrá la ropa de las lavadoras de mis hijos, peor de lo que entró, seguro.

  3. Las tareas del hogar luchan contra la entropía y esta, como ley física universal que es, tiene las de ganar.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no