domingo, junio 26, 2022
InicioMaternidadMamás emprendedoras: Cosas que pasan cuando empiezas a cobrar por tu trabajo

Mamás emprendedoras: Cosas que pasan cuando empiezas a cobrar por tu trabajo

mujer_emprendedora1

Una de las motivaciones que suele impulsar a las mamás emprendedoras es lo satisfechas que se sienten ayudando a los demás. Cuando te das cuenta de que puedas ayudar a alguien, sueles sentirte genial y es una pasión que puede dirigir tus pasos a la hora de emprender.

Esto es precioso y está muy bien, pero en algún momento te tienes que plantear la necesidad de cobrar por tu trabajo, porque como comenté en el post de las mamás emprendedoras y el síndrome del impostor, nada es gratis y regalar tu tiempo y esfuerzo no paga las facturas.

Dar el paso del “todo gratis” a cobrar por lo que haces puede ser complicado y de hecho hay muchas mamás blogueras que querrían atreverse a empezar a cobrar algo y rentabilizar todo el tiempo que emplean en ayudar a los demás, pero que no se sienten capaces de hacerlo.

Y lo entiendo, porque cuando regalas el trabajo lo que recibes es agradecimiento, comentarios positivos que refuerzan lo que haces (jo qué maja es esta chica, que lo regala todo), admiración por el esfuerzo que estás dedicando de forma altruista, etc….todo muy bonito.

Sin embargo, aunque ayudar a los demás es algo que llena mucho, cuando no recibes ni una sola compensación por lo que estás dando y además, empleas el tiempo de tu familia en ayudar a las familias de otros, entonces llegan los problemas: sentimiento de que lo que haces no sirve para nada, agobios varios por falta de tiempo, necesidad de buscar ingresos en otra parte, incomprensión por parte de tu familia (siempre estás con el blog y ni siquiera recibimos nada a cambio), etc.

mujer_agobiada

¿No es mucho mejor darte cuenta de que lo que haces tiene valor? (porque lo tiene) ¿no es mejor empezar a cobrar antes de que todo el mundo se acostumbre a pedirte favores “by the face”? yo creo que sí.

En mi opinión, debemos ser conscientes de que nuestra ayuda es valiosa y tener muy claro que si no cobramos por nuestro trabajo, no podremos ayudar a nadie más.

[Tweet “Si no cobras por tu trabajo, no puedes ayudar a nadie”]

Entonces, cuando empiezas a cobrar por tu trabajo (sea poco o mucho, porque ese es otro tema que hablaremos otro día), seguro que van a ocurrir estas cosas:

Sientes vergüenza

verguenza

La mayoría de las mamás emprendedoras que conozco sufren al solicitar remuneración por su trabajo (al principio por lo menos jeje) porque les parece que están pidiendo dinero a la gente.

Esto suele ser provocado porque muchas mujeres consideran que el dinero es sucio y que en cuanto el dinero entra dentro de la ecuación, todo se estropea ¡y es justo lo contrario!

Como comentaba antes, si no cobras no puedes seguir ayudando, por tanto, cuantas más personas paguen por tus servicios, más personas podrán ser ayudadas por ti.

Ten claro que no estás engañando a nadie, estás recibiendo una compensación por el esfuerzo dedicado y además, tus clientes lo pagan encantados porque sin tu ayuda no habrían podido conseguir lo que querían hacer.

Por ejemplo ¿tú no pagas feliz de la vida a la peluquera después de hacerte un corte de lo más chulo? ¿podrías haberte cortado tú misma el pelo? ¿no verdad? Ella te ha ayudado, te ha dejado guapísima, te ha dado un servicio excelente, has pasado un rato relajada y has salido de allí sintiéndote hermosa ¿a que pagas gustosa lo que te pida?

Además, muchas sufren el síndrome impostor y piensan que no merecen cobrar dinero por lo que saben, que todavía no saben lo suficiente, no se sienten “profesionales” o incluso les encanta lo que hacen (y lo harían gratis de tanto que les gusta) así que se sienten mal cobrando por hacer algo que adoran.

Esto último me parece especialmente llamativo, porque en teoría, todos tendríamos que trabajar en lo que nos apasiona ¿no? sin embargo la gente asocia que el trabajo es esfuerzo y debe ser aburrido. Parece que los seres humanos tenemos especial predilección por amargarnos la vida.

Si encuentras un trabajo que te encanta, en el que ayudas a la gente y que además te permite no tener que trabajar en otro sitio ¿no es maravilloso? pues que sepas que si no cobras, no es posible tenerlo 😉

Te van a criticar

acusacion

A todo el mundo le parece bien que un fontanero cobre por hacer su trabajo pero como a ti, mujer emprendedora, se te ocurra intentar cobrar por lo que haces, se te echarán al cuello.

No todo el mundo te critica obviamente, pero siempre hay alguien a quien le parece mal que necesites comer y pagar facturas para vivir.

Sobre todo cuando hablamos de negocios relacionados con temas de crianza, maternidad o cuidados, parece que las mujeres debemos hacerlo por amor al arte y vivir del aire o de nuestros maridos, porque no tenemos derecho a recibir ninguna compensación económica por ello.

Y da lo mismo que pidas 3.000 euros que 3, igualmente te van a criticar y es algo que debes asumir.

Te sientes orgullosa de ti misma

mujer_que_triunfa

Uno de los lados buenos de cobrar por tu trabajo es que te sientes genial contigo misma y muy orgullosa porque te das cuenta de que has sido capaz de cumplir tu sueño: trabajar de algo que te encanta, compaginándolo con la crianza de tus hijos y además cobras por ello.

Todo el mundo te decía que no podrías hacerlo y sin embargo lo has conseguido. No hay nada más empoderante que esto.

[Tweet “No hay nada más empoderante que hacer lo que todos decían que no podrías hacer”]

Cada vez tienes más ganas de ayudar a la gente

mujer_emprendedora_3

Como he repetido unas cuantas veces, cuando cobras por lo que haces puedes ayudar a más gente y lo que ocurre en este caso, es que, conforme ayudas a más personas, tienes más ganas de seguir ayudando y te sientes mucho más motivada.

¿No te decía que ayudar a los demás es adictivo? pues es totalmente cierto.

Cuando eres consciente de que no estás engañando a nadie, de que lo que aportas es valioso, de que tienes derecho a vivir en la abundancia y que eso no te convierte en una aprovechada capitalista (en todo caso, al revés), quieres seguir aportando al mundo y poniendo tu granito de arena para ayudar a cuantas más personas mejor.

Y este sentimiento es maravilloso porque sientes que tu vida tiene sentido.

¿Qué me dices? te atreves a dar el paso y empezar a cobrar por tu trabajo?

Imágenes: Pixabay

Artículo anterior¡Adoro Divinity!
Artículo siguiente1 motivo, mil razones
Pilar Martínez
Pilar Martínezhttp://www.maternidadcontinuum.com/about
Soy Pilar Martínez, farmacéutica, IBCLC y mamá de dos niñas. Escribo sobre maternidad, crianza y lactancia en mi blog Maternidad Continuum y soy Co-Directora de EDULACTA que forma expertas en lactancia materna. Soy una persona muy positiva, tengo intereses muy diversos y también soy un poco friki, así que aquí voy a permitirme el lujo de escribir de "otras cosas" que también me interesan ;)
RELATED ARTICLES

11 COMENTARIOS

  1. Ay Pilar. Que has dadoben el clavo hermosa. Y encima hasta te sientes culpable por no ir gratis cuando además te supone un gasto importante hacerlo. Eso la gente no lo entiende. Muchoa confunden churras con merinas.

    Un besote

  2. ¡Qué razón tienes, Pilar!
    Hay algo todavía peor cuando trabajas sin cobrar y es que después de dedicar cuarenta horas en preparar un proyecto para el cole de tus hijos sean otros los que se ponen las medallas. Esta vez me he inventado una excusa y el año que viene les enviaré una oferta.
    Felicidades por tu artículo.
    Un saludo

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Limonerías on