sábado, junio 25, 2022
InicioMaternidadCómo ser mujer y madre y no morir por unos tacones

Cómo ser mujer y madre y no morir por unos tacones

Empezar el día es en sí una odisea. Levantarme, ducharme, desayunar, vestirme y maquillarme. Todo eso intento hacerlo, con suerte, antes de empezar con la segunda fase, que se inicia con el “levantamiento de niñas”.

Así que un día cualquiera, a las 8:45 ya estoy agotada. He tenido tanta actividad y tanto estrés que creo que ya no voy a ser capaz de tirar adelante. Y si, además, mi hija mayor se empeña en que le haga una trenza como Elsa, el nivel de estrés se puede incrementar aún más, porque os confieso que no sé hacerla, me quedan churro, nivel: churro muy churro. Y le miento a mi hija como una bellaca, diciéndole que la lleva igual.

– Sres de Disney: les importaría elegir peinados más sencillos para sus princesas, que voy a tener que hacer un Máster en Peinados Princesiles.-

Salimos por la puerta, la mayor de la mano, la pequeña en el carro, la mochila de la guarde, el saquito del cole, la carpeta con las fichas, mi maxi bolso, mis tacones y yo…

El nivel de “ideal” es el que os queráis imaginar. Yo me creo que vamos divinas, y en la primera rejilla del suelo… “Catapúm” Mi tacón se inserta,y yo sigo andando sin él, al más puro estilo “Kate Middleton”. ¿Os imagináis qué momentazo?

Resultado: el tacón se ha quedado allí, miro hacia un lado, hacia el otro, miro el reloj: 8:55.. La adrenalina ya ha tomado todo mi cuerpo… Meto el pie, y lo muevo de un lado a otro, hasta que consigo sacarlo, con un “sospechoso” ruidito que surge desde mi pie izquierdo…

The Duchess of Cambridge with Prince William on the parade ground of Mons Barracks in Aldershot, Hampshire.

Dejo a una niña, voy a tomar café, dejo a la otra, y emprendo camino a un par de reuniones en el centro.

Misteriosamente, mi pie sigue emitiendo ese ruidito que me pone tan nerviosa, y que no puedo controlar, dos reuniones después,  emprendo mi vuelta a por las niñas, la mayor sale a las 12:30, y tengo que llegar antes a por la pequeña, llamo a la guardería diciendo que no llego, que la recojo un poco más tarde.

Mi dolor de pies con los tacones… Y menos mal que son unos Pura López, que se supone que son comodísimos, porque si llegan a ser del chino, ni sé cómo tendría los pies.

Cojo el autobús, porque el dolor ya no me dejar ni sonreír, y además no me siento, alineada… Creo que mi columna está sufriendo una leve escoliosis que no me deja estar de pie.

Llego a las 12:15 a recoger a la mayor, cojo  a mi hija, a mi sobrina, y me voy corriendo a casa de mi madre, a dejarlas para que vayan comiendo mientras voy a por la pequeña… Pero eso sí, antes paso por casa, y me cambio los zapatos.

Y efectivamente, voy sin tapa. La tapa la he debido perder hace 3 horas, en la rejilla del suelo, que no sé porque no son de un tamaño que los tacones no quepan. ¿no creéis?

Con mis bailarinas emprendo camino, y 10 minutos más tarde, entro en casa, a seguir dando comidas, mientras mi madre se queja, que por qué le he dejado con dos más la bebé de mi hermana que también está.

Ya no sé en qué nivel de estrés estoy, pero el café de después de comer es descafeínado, porque empiezo a tener un poco de ansiedad…

Y sólo son las 14:00. Creo que no hace falta que os cuente nada más, o corréis el riesgo de sufrir un infarto.

Imagen vía: Mamá a la Última, Qué.es

 

Mª José Sarrión
Mª José Sarriónhttp://www.alcobadeblanca.com
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.
RELATED ARTICLES

16 COMENTARIOS

  1. ¡¡¡¿ que stress!!!Con tacones o sin ellos que conste.
    A mi me encanta lo bien que vas siempre.
    Y si nada de trenzas pongan diademita a sus princesas o una coleta y ya por favor
    Un besazo

    • Gracias guapa!!! Pero donde hay patrón no manda marinero.. Así que a aprender a hacer trencitas

  2. Jajajaja madre mía, vaya estrés de día, creo que más de una tenemos esa sensación de las 9 de la mañana estar ya agotadas…y leyendote, me alegro de que no suelo usar tacones jijiji

  3. guerra al Estrés. ..menos mal que con la altura de los tacones se ve todo con otra perspectiva. ..no te los dejes de poner..saludos. ..

  4. cuanta verdad! Yo también estoy algo estresada a las 9 de la mañana cuando lo único que oigo es mamaaaaa, mamiiiiiii, quiero, ese no me gusta, pero esque yo quería ….. Y con la mejor de mis sonrisas y un leve tembleque en el ojo izquierdo intento negociar con mi peque, pero es tan difícil….

    Aún no he llegado a los peinados de princesas pero espero que los señores de Disney tomen nota de tu sugerencia!!!

    Con tacones o sin ellos esperemos no morir por ellos 😉

    Un abrazo!

  5. Yo tengo los tacones desterrados desde hace años. Me encantan pero no tengo nada de gracia caminando con ellos, así es que del zapato plano no hay quien me saque si no es en bodas, bautizos y comuniones.

  6. Hace justo nueve días volví a comprarme unos botines con tacón (cómodo) después de ¡cuatro! ¿cinco? años caminando ininterrumpidamente con botas planas, de monte, de agua, las converse y, lo más glamuroso de mi armario hasta la fecha, unas deportivas NB y botas negras con cuña. Desde hace nueve días, me he puesto los botines tres días y uno de esos tres días llovió mucho… Así que entiendo tu mañana perfectamente… ¡Arggg!
    ¿Pero qué tendrán los tacones que me hacen sentir tan bien cuando el día es propicio? 😉

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión