sábado, diciembre 4, 2021
InicioMujer ActualMitos y realidades de trabajar desde casa

Mitos y realidades de trabajar desde casa

trabajar casa2

Cuando digo que trabajo desde casa mis interlocutores suelen reaccionar de tres formas: diciendo lo afortunada que soy y la suerte que tengo por poder hacerlo, porque se vive genial, haces lo que quieres y cuando quieres; otros, me miran pensando «si claro, trabajas desde casa, es decir, que no haces nada en todo el día ¿no?»; y, por último, los que o bien también trabajan desde casa o están muy concienciados con el tema (los menos debo decir) que te tratan de tú a tú, como si tuvieras un trabajo normal, como el de cualquier otra persona, pero desde casa.

Y es que hay varios mitos entorno a lo que es trabajar desde casa.

Estos son algunos de ellos:

  • Que suerte, puedes pasarte el día en pijama”: hombreeeee… ¡pues no!. Una de las primeras cosas que aprendes al trabajar en casa es que la organización es básica. Establecer horarios, ducharte y vestirte para arrancar es lo primero, ya no solo por higiene personal, si no también por salud mental. Poca gente creo yo que trabaje en pijama…
  • Puedes ver la tele todo el día”: aquí los habrá, no digo yo que no, pero yo soy incapaz de concentrarme con la televisión. En esta casa sólo se ven dibujos por la tarde y series por la noche. MIENTO siempre la tengo puesta de fondo el día de la Lotería de Navidad, me encanta, imagino que porque tengo la esperanza de que algún día me tocará…ilusa!
  • Pero si tienes mucho tiempo libre” No perdona, una cosa es que no tenga que dar explicaciones a nadie y, si tengo que ir a hacer papeleos, médicos o algo, pueda organizarme para hacerlo. Ahora bien, estoy segura de que si hacemos computo de horas trabajaré lo mismo o más que tú.
  • “¿No has recogido esto? O ¿no has ido a la compra hoy? Pero si llevas todo el día en casa… Sí, llevo todo el día en casa, trabajando. Y como tú, también puedo tener días complicados de trabajo y hoy apenas he podido levantar el culo de la silla.
  • “Si un día no te apetece, no trabajas”: vamos a ver…NO. Si un día no me apetece, igual que te pasa a ti en tu trabajo, puedo estar más remolona, menos inspirada y que el día me cunda la mitad. Pero ¡vamos!, que eso también me pasaba cuando trabajaba fuera.

picjumbo.com_HNCK4034

Cuando la realidad de este tipo de trabajo es que:

  • Tienes que organizarte muy bien para no hacer jornadas de 24 horas, porque al estar todo el día en casa, a la mínima que tienes un hueco libre te pones a trabajar.
  • No se respeta tu trabajo. Tu familia te pide que le acompañes a todas partes, que le hagas recados, etc. como si estuvieras libre. Es imposible hacerles entender que tienes tu horario laboral como todo el mundo.
  • Te pasas el día peleando con distracciones. Al estar en casa todo son distracciones, el teléfono, el piiiii de que terminó la lavadora (he intentado ignorarla repetidamente, pero no se calla, parece que sabe que si no tiendes la ropa en ese momento se quedará ahí dos días), hay que hacer la comida, viene el cartero…
  • La soledad…Aunque hables con un montón de gente a lo largo del día (por internet principalmente), se echa de menos tener unos compañeros con los que comentar la serie de ayer por la noche, el partido de fútbol o lo que tienes pensado regalarle a tu pareja.

Trabajar desde casa, como la mayoría de los trabajos, tiene su pros y sus contras. ¿Añadirías algún mito o realidad a esta lista?

 

Fotografías: Picjumbo

Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

60 COMENTARIOS

  1. Yo siempre he admirado a los que trabajais desde casa teneis que organizaos muy bien, y para mi eso es muy difícil.
    Chapeau
    Un besazo

  2. María estoy contigo…cuando trabajaba en Copenhague era habitual tomarnos dias para trabajar desde casa, por que en Dinamarca las empresas funcionan así…yo siempre pensaba que bien así me organizo mejor y me concentro y puedo aprovechar más…pues para nada.. y eso que de aquella no tenía niños.. sino te estableces unos horarios, es imposible. De hecho echaba más horas que en la oficina y era menos eficiente por que me liaba el dia entero con miles de pausas…. un besito me encanta este proyecto de «Mujeres&madres» MUAS!

    • Muchas gracias Teresa, a nosotras nos encanta tenerte por aquí ;-). Pues si, todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes, el poder alternar trabajar dentro y fuera como estabas tu en Copenhague yo creo que es lo mejor, pero claro, no lo he probado, me imagino que también tendrá sus «mitos y realidades» ;-). Un besan

  3. Me encanta el artículo, sin exageraciones y sin omitir nada. Has reflejado perfectamente lo que, para mí, es tener la oficina en casa. Como bien dices hay días de mucho trabajo y días mas relajados, como en cualquier despacho. Lo mejor, sin duda, no dar explicaciones a nadie. Lo peor, la dificultad para desconectar.
    Yo creo que tener la oficina en casa no es motivo ni de admiración ni de hacerte sentir un trabajador de segunda. Es algo circunstancial. Como el que tiene el despacho en la calle de enfrente o el que se come una hora de metro cada mañana. No es mas profesional uno que otro.
    En fin… Que hay que acabar con algunos mitos como el famoso «trabajar en pijama». Ducharse, arreglarse y vestirse cada mañana es más una cuestión de higiene que de ubicación laboral.
    Y ya por último, enhorabuena por vuestra web, ¡estoy enganchadísima a vuestros artículos!
    Herminia

    • Muchas gracias Herminia, todo un lujo tenerte por aquí :-). Totalmente de acuerdo con tu selección de lo mejor y lo peor y, como bien dices, no es motivo de admiración, es motivo de respeto, como cualquier trabajo.
      Un abrazo

  4. Wow!!!! Aplausos de Pie! Excelente artículo… identificada totalmente con los dos primeros tipos de personas que te consigues, sobretodo con los que te miran pensando que o haces nada en todo el día jajajajaja. Muy precisa la manera de exponer lo que SI es y lo que NO es trabajar desde casa. Reflejada en cada punto como si estuvieran escribiendo un pedazo de mi vida… Felicidades

    • Gracias Mariana, me alegro de que te hayas visto reflejada. Somos muchos los que trabajamos desde casa y espero que poco a poco la gente vaya cambiando su visión de este tipo de trabajo que es, igual que los demás, y se respete.
      Un abrazo

  5. Qué reflejada me veo, ayer mismo intenté trabajar por la tarde en casa pero nada, al lado tenía a padre e hijo que no entendían que necesitaba trabajar, que se imaginasen que yo no estoy en casa o algo parecido…al final el único momento que tengo es cuando están fuera. Eso sí, cuando vuelven a veces preguntan ¿y la comida? como si me estuviera rascando la barriga toda la mañana…

  6. Me ha encantado el post Maria!! A mi me parece complicado concentrarme lo suficiente cuando estoy en casa… Y claro, tengo q estar sola, sino… El acabose. Y respecto a los compañeros.. A veces están mas sobrevalorados que los del 2.0!!

    • Me alegro de que te gustara Ruth, lo de los compañeros también es verdad. Yo es que en general he tenido bastante suerte siempre en los trabajos con los compañeros. Eso sí, también estoy encantada con mis nuevas compas del 2.0 ;-P

  7. Me ha gustado mucho. Muy claro y muy directo. Es verdad que a muchos de los que tenemos niños nos gustaria trabajar desde casa pero solo vemos lo bonito y no nos damos cuenta de que no es tan sencillo.

    • Gracias por tu comentario Arantxa, todo tiene su lado bueno y su lado malo. Para tener niños es muy cómodo trabajar desde casa, pero es duro, principalmente psicológicamente. Un besin

  8. Toda mi admiracion Maria, yo seria incapaz de trabajar desde casa y organizarme, un articulo muy interesante¡

    • Gracias Marivi, como dice Herminia no es motivo de admiración, es un trabajo como otro cualquiera, yo tengo que saber organizarme de una manera y, las que trabajais fuera hasta las tantas, tenéis que saber organizaros de otra ;-). Un besin

  9. Yo me uno a las que no podría trabajar desde casa, me distraigo con una mosca que pasa, jejeje. Os leo todos los días. Felicidades:)

  10. Como me ha gustado el articulo.
    Yo a mis hijos ya los tengo grandes pero da igual. Como tengo veinticuatro horas al día si tengo que hacer algo de mi trabajo lo puedo hacer cuando ellos me dejen un rato libre.
    Lo del pijama muy bueno, porque no hay cosa que me guste menos que sabiendo que estoy trabajando estar con el puesto.
    Es muy diferente, sera mi subconsciente, cuando me tomo el día libre (que es eso?) que entonces a lo mejor si me paso el día con el pijama
    Te seguiré por las redes sociales.
    Besos

  11. Yo también soy una incomprendida en este aspecto. Durante 6 años estuve trabajando desde casa, en un trabajo que cuando nació mi bichilla me exigieron que fuese presencial en el despacho, por lo que se me acabó la conciliación y le di puerta a mi mierda-beca. Ahora trato de rentabilizar mi faceta como mamá blogger y claro, la gente se piensa que me paso el día rascándome la panza y revolcándome en el suelo con mi bichilla, cuando lo cierto es que me faltan minutos del día simplemente para atender correos de colaboraciones, y poder escribir posts medianamente dignos. Creo que tu punto de vista es muy realista, pero que vamos a seguir muy incomprendidas. ¡Lo voy a compartir en Facebook a ver si la gente empieza a entenderme!

    • Yo he de decir que cada vez me siento menos incomprendida entre mis círculos, será que ya llevo años haciendo campaña jeje, poco a poco nos iremos haciendo un guequito ya verás 😉

  12. Ohhh, te escribo ahora mismo en pijama, ayer no funcionaba bien internet y aproveché para echarme una siesta y hoy corriendo a preparar la newsletter, ni me he duchado aún, así que voy a ello y luego a seguir un ratito.

    Siempre he querido trabajar desde casa, pero ahora veo que no me cunde nada, a ratos me voy a la biblioteca, que parece que me centro, y almenos veo gente.

    En casa tienen la sensación de que estoy todo el día en el ordenador y yo tengo la sensación de tener el almacén y la web desatendidos, que mi cocina me roba más tiempo del que parece ¡no quiero entrar en ella!

    • Ufff como te entiendo con lo que dices en tu último párrafo, siempre tengo la sensación de que no he hecho ni la mitad de lo que debía pero que estoy todo el día pegada al ordenador…

  13. Gracias por la nota!
    Trabajo desde casa y es así tal cual como vos contás!

    Si me permitís lo comparto en mi blog!

    Saludos desde Argentina!

  14. Muy bueno, María.

    Reconozco que tiene sus puntos atractivos pero después de probarlo he entendido que aquel amigo que me dijo que «sí, que él trabajaba desde casa y en pijama», estaba claramente choteándose de la enésima persona que le hacía la poco original bromita.

    Como bien dices: lo peor es ese «como estás en casa puedes hacer esto o lo otro». No hay manera que entienden que estás pero que es como si no estuvieses. Aunque como también muy bien dices… «el maldito pito de la lavadora… y la soledad».

    Yo he empezado hace poco a trabajar con una colega. Lo hacemos desde su casa, mientras la cosa no dé para pagar un localito y, la verdad, es que yo me alegro que sea su casa y no la mía. Me visto, reparto peques y en bici a su casa, donde pita la lavadora, sí… pero yo ni me inmuto.

    Y en mi casa me dicen: «pero podréis trabajar también desde aquí, no tienen porque ser siempre desde su casa». Lo cierto es que ella así lo prefiere y yo (a excepción los días de frío polar) también. «Ni de coña, chato, que así os queda a todos más clarito».

    Eso sí, ese cafelito que tienes en tu mesa tiene muuuuuy buena pinta!! Nada como el café de casa, eh? 😉

    Enhorabuena por este proyecto chulo, chulo.

    • Es genial que podais trabajar desde casa de tu amiga, tienes la «libertad» de trabajar desde casa y te evitas muchas distracciones como tu dices.
      Muchas gracias por la visita y por tus palabras, nos alegramos de que te guste el proyecto 🙂

  15. Cansada estoy de oir eso de que como no trabajo… pues trabajo más que muchas otras porque yo no tengo asistenta que me limpie la casa así que hago mi trabajo en casa más la casa.. pero parece que si no sales a una oficina ya no haces nada…
    Muy buena entrada.. a ver si algunas que yo me se la leen y se dan cuenta de que yo SI que trabajo

  16. Otro mito. Que bien puedes cuidar de tus hijos sin problemas… basicamente si. Pero el problema es que no trabajas… sino cuidas. Tocar un ordenador con un bebé de un año cerca es misión imposible.
    Cuando apunté a mi hijo 4 horas a la guardería porque necesitaba trabajar. Me saltaron muchos diciendo, pero si estás en casa.
    Ahora he de trabajar fuera de casa en temporada de verano y me dicen que bien por fin un trabajo serio….
    Paciencia más que otra cosa

    • Cuanta razón Patricia. Yo también lo apunté a la guardería cuatro horas cuando tenía 14 meses y lo mismo, tuve que escuchar de todo. Ahora me estoy temiendo cuando apunte al segundo…Como tu dices, paciencia más que otra cosa. Gracias por tu aportación.

  17. La soledad sería mi punto más más débil si trabajara desde casa. Lo ideal es poder compaginar «oficina» con el hogar. Y como oficina bien podría ser ir a la biblioteca del pueblo, alquilar alguna oficina en algún workplace center o incluso la casa de tus padres. Básicamente para evitar distracciones, cambiar de aires e, incluso, interactuar con otras personas más allá de tu lavadora, lavavajillas y tu mando a distancia 😉

    • Sí, yo también creo que lo ideal es compaginarlo. Llevo muchos años trabajando desde casa y ahora, llevo meses pensando en hacer lo que comentas, a ver si al final me lanzo.

  18. Tal cual!
    A mi me encanta trabajar en casa pero, a veces, me desespera que se de por hecho que como estoy en casa me pueda encargar de hacer recados, limpiar, cocinar… como si sólo trabajase en la casa.
    Estos últimos meses lo he solucionado trabajando en la biblioteca que hay junto a la guardería del niño, al que llevo y recojo yo porque estoy «ociosa» jajajajaj Lo que cunden esas casi 3 horas sin que nadie me interrumpa!

  19. Q mi me encantaría trabajar desde casa, pero entiendo que sia una fuente de distracciones tremenda, así que de momento prefiero buscar algo fuera ya que parada y 24h en casa con la peque … Pues eso que se podría casi casi decir que trabajo desde casa 😉

    Un abrazo!

  20. Ayyyyy…
    Soy muy desorganizada y si nuestros planes se cumplen, desde el próximo verano espero estar trabajando en casa (ahora estoy en una oficina de un vivero empresarial), pero mi sueño es que la etapa de trabajar en casa no se alargue muchos meses/años y pueda permitirme un espacio de coworking con unos compañeros autónomos.
    ¿Algunos consejos más para sobrevivir hasta entonces? Pido una segunda parte de este post… 🙂

    • Que bien, seguro que te irá genial y si lo tienes tan claro tendrás tu espacio de coworking que están muy bien. Recojo tu petición de una segunda parte y preparo algo con algunos consejitos (aunque luego a cada uno le funciona lo suyo) 😉
      Gracias por tu comentario

  21. Totalmente de acuerdo, compi! Yo lo que hago es que, igual que la gente hace un viaje para ir al trabajo, me ducho, me pongo la ropa de trabajar y me pongo a ello, pero como dices hay que mantener la disciplina 😀

    Y para la soledad tengo un gato al que le voy contando mis cosas… hasta que llegan los peques de la guardería y me revolucionan la jornada laboral

    • Jajaaja yo hago lo mismo con mi perra, he llegado hasta hacer cenas de Navidad con ella jajaja. No perdono una, cada vez que mi marido tenía la cena de empresa, yo me preparo mi cenita especial y hago mi propia cena de «empresa» 😉

  22. Estoy al 100% con este post. Soy autónoma y trabajo en casa desde hace muchísimo tiempo.
    Reconozco que a veces si no te concentras las distracciones pueden contigo y hay que ser muy disciplinado para que te cunda.
    Pese a que estoy todo el día en casa el montón de plancha se me come. Por supuesto echo de menos hablar de vez en cuando con alguien.
    Lo mejor: soy la que lleva y recoge a mi hija del cole, puedo pasar todo su tiempo libre con ella, pero por supuesto, tengo que parar mi jornada laboral. Cuando se pone malita puedo tenerla en casa y cuidar yo de ella, pero claro, eso supone menos trabajo y menos facturación, pero realmente no lo cambio por nada del mundo.

  23. Desde la semana 33 a la 38 en mi segundo embarazo trabaje desde casa, para ahorrarme el viaje de hora y algo y el trasiego mañanero.
    Desde luego la ventaja de no madrugar para llegar al curro es tremenda, pero se curra mas y psicologicamente estas hasta mas atada.
    Me costaba hasta hacer los descansos que debía hacer y casi se me echaba la hora de comer sin haberlo hecho…
    Muchas ventajas pero ojo, que hay que vivirlo para poder opinar
    Un abrazo!

  24. Pues mira, yo llevo 7 años desde q empecé desde casa. Ahora tengo un grupo d 5 personas q trabajan directamente conmigo y todos desde sus casas.

    Para mi tiene muuuchas ventajas y no me corto si un dia quiero tomarmelo libre, aunq libre sea estar de «guardia» porq ni mi telefono ni mi email se cogen dias libres.

    Yo en realidad soy super feliz, aunq mis horarios esten desestructurados, trabaje de vez en cuando en pijama, acabe hablandole a mis perros los dias q no salgo o riña con mi pareja porq estoy en plena fase creativa y tenga q soltar adrenalina por algun lado.

    Por cierto mi piso tiene 65m2 con lo q aislarse es imposible….

    Y aquí mi caso. Besicos!!!!!

    • Natalia, muchas gracias por haber compartido tu experiencia con nosotras. Yo tampoco me quejo de trabajar desde casa, me encanta 🙂 lo único que digo es que no es tan idílico como la gente cree, pero hoy por hoy, no lo cambio por nada.
      Un besin y muchas gracias por tu visita!

  25. Jo, me ha encantado este post. Y es que yo llevo quejándome de esos comentarios mordaces, sobre las perdonas que opinan que los que trabajamos en casa no hacemos nada. ¿Pero qué sabrán ellos? Yo madrugo todos los días, trabajo festivos y fines de semana, para poder adelantar trabajo. Y es que encima con dos niños pequeños (ninguno va todavía al colegio) es muy complicado organizarse. Y que me digan algo por llevarlos a la guardería 3 horas, que muerdo. Además algo muy duro es no tener tiempo de calidad. Una madre que trabaja fuera, puede dedicarle tiempo a sus hijos una vez sale del trabajo. Nosotras en cambio estamos jugando con el niño y mirando el ordenador de reojo. Aunque también es verdad que yo puedo darles de comer, llevarles y recogerles de la guardería, etc. Yo no lo cambio, pero que no me menosprecien por ello.

    • Claro que si Natalia, es justo eso. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes pero lo básico es que se den cuenta de que trabajar desde casa es un trabajo como otro cualquiera :-). Ánimo que cuando empiecen el colé será más fácil (o eso espero jajajaja)

  26. Excelente artículo y más que identificada!!
    Yo hace un año monte mi negocio de Asistencia Virtual, y me he topado con esas reacciones más que nada por que en mi país aún hay bastante ignorancia sobre las inmensas posibilidades que ofrece Internet para hacer negocios….

    Lo bueno es ser de las personas que te gusta crear y aprovechar las oportunidades! Así que animo a todos los que hacemos este trabajo!! Y de paso les comparto mi sitio web 🙂

    http://www.miasistentevirtual.biz

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables