domingo, mayo 22, 2022
InicioLifeStyleCómo sobrevivir a una mudanza y no volverse loca

Cómo sobrevivir a una mudanza y no volverse loca

Os lo juro que no lo entiendo: si buscas imágenes de archivo en cualquier banco de imagen sobre mudanzas salen un montón de fotos de gente partidos de la risa entre cajas de cartón. Es como aquel fenómeno que también se da en los bancos de imágenes de ensaladas que cuentan chistes: si os habéis fijado hay muchísimas fotos de mujeres muertas de risa delante de ensaladas que te hacen preguntarte ¿qué narices le pasa a esa muchacha?. Pero a lo que íbamos… este fenómeno de mudanzas que provocan la hilaridad de sus propietarios ¿qué sentido tienen? Todo el mundo sabe que las mudanzas son el horror y que provocan de todo menos alegría entre los propietarios.

pareja haciendo mudanza
pareja haciendo mudanza vía Shutterstock

Nosotros este año nos hemos mudado y no ha sido traumático, pero divertido tampoco. Hemos acabado cansados, malhumorados y doloridos y desde luego no teníamos ganas de hacer el canelo metiéndonos en cajas y empujándonos por el piso. A pesar de todo, creo que lo hemos sabido hacer medianamente bien y os quería contar algunas de las cosas que a nosotros nos han ayudado.

Consejos para sobrevivir a una mudanza

cocina con cajas de mudanza
cocina con cajas de mudanza vía Shutterstock

Buscando quien haga la mudanza

Sin duda no es lo mismo hacer una mudanza cuando tienes veintipocos y cuatro cosas mal contadas que cuando estamos hablando de trasladar un piso familiar con las cosas acumuladas en quince años por cuatro personas. Así como hasta ahora las mudanzas habían sido un poco de cualquier manera y tirando de familiares y amigos en ésta ni nos lo hemos planteado: había que contratar a alguien que la hiciera obligatoriamente, fundamentalmente porque estábamos hablando de desmontar muebles muy grandes y de subirlos luego hasta un piso alto.

Antes de hacer la mudanza es importante que penséis en qué tenéis que trasladar de verdad. ¿Vais a llevaros todos los muebles o a dejar algunos? Esto es importante a la hora de pedir presupuesto, así que hay que ser lo más preciso posible. La mayoría de los transportistas vendrán a vuestra casa para ver in situ qué es lo que vais a trasladar, así que ganad tiempo teniéndolo pensado de antemano. ¡Y reservaos algo de tiempo para recibirlos! A nuestra casa vinieron al menos cuatro personas distintas para podernos hacer el presupuesto y esto lleva tiempo.

Yo me dediqué a escribir por email a un montón de gente pidiendo presupuesto. Una vez que contactaban con nosotros mi marido empezaba a hacer preguntas. No es lo mismo -vuelvo a decir lo mismo – una mudanza de cuando era (más) joven que la de ahora. Posiblemente en aquel momento hubiese ido a precio sin más pero ahora nos preocupaban cosas como los seguros, si hay o no contrato y si es una empresa seria. Para eso mi marido buscaba a ver si estaban inscritos en la asociación de mudanzas que existe. Él dice, con buen criterio, que es menos probable que se largue con nuestras cosas o simplemente que sea un poco pirata del Caribe alguien que se llama Paco Martínez y que es el dueño de Mudanzas Paco Martínez que alguien que ha cambiado de razón social ochenta veces por los pufos que ha ido dejando.

¿Mi consejo? Sospecha cuando algo sea sospechosamente barato.

caja de mudanza
Caja de mudanza vía Shutterstock

¿Qué tipo de mudanza queremos?

Existen muchos tipos de mudanza: están aquellas en las que tú haces todo y se limitan a llevarse tus cosas. Luego están las que te lo hacen absolutamente todo: ellos desmontan y embalan todo. Por último están las mixtas, en las que te cobran por caja y tú haces parte y ellos el resto.

A ver: yo os soy sincera. Una mudanza en condiciones es algo caro, mucho más caro de lo que podemos imaginar. Pero pensad en que el tiempo es dinero. Si lo podéis pagar es preferible ahorrar en otras cosas porque 1) es una paliza, sobre todo si tenéis muchas cosas 2) es muy incómodo tener un montón de cajas danzando por la casa durante mucho tiempo 3) requiere mucho tiempo prepararla. En mi caso hemos contratado la mudanza completa y he ahorrado pintando y empapelando yo misma la casa nueva. Prefiero gastar el dinero que tenía destinado a eso en la mudanza y sufrir menos. Es una decisión personal, pero si queréis hacer la mudanza a lo low cost tratad de ser realistas con los tiempos, el esfuerzo etc.

dos personas con cajas de carton en la cabeza en una mudanza
Dos personas con cajas en la cabeza vía Shutterstock

Aprovecha para tirar y ordenar

En mi caso yo soy muy de ordenar y tirar cosas habitualmente (quien dice tirar dice donar, regalar, etc.). Cada vez que hago cambio de armario me vuelvo un poco loca y quito cosas a saco, pero mi marido no es nada fan de deshacerse de lo innecesario. Cuando se hace mudanza es imprescindible ponerse serio y aprovechar para mandar a freír espárragos lo supérfluo. Minimiza. Sin dudar. Piensa que cuantas menos cosas traslades más barato te saldrá. ¡Si eso no es un incentivo…!

Contrates lo que contrates piensa que no te vas a librar de hacer algo de tarea antes, así que mentalízate y sobre todo, piensa que si es posible gastar algunos días de vacaciones extra (además de los que por ley te corresponden) igual merece la pena.

CONSEJO: En muchos seguros del hogar incluyen unas horas al año para trabajos en casa. Es un buen momento para llamarlos y que cuelguen cuadros, cortinas etc.

Sobre todo, tómatelo con filosofía y trata de no desesperarte. Al final si nos mudamos suele ser a mejor así que piensa en el fin de todo el proceso y en que vuestra nueva casa seguro que es fantástica.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

  1. A mí me encanta mudarme, oye. Con esto de vivir de alquiler desde que nos independizamos, no me daba ninguna pereza cambiar de piso cuando los precios fluctuaban muy alegremente. Peor cuando la niña empezó a ir al cole nos compramos nuestro pisito y ya no nos moveremos de aquí. Sólo hemos hecho una mudanza nosotros mismos, y el resto siempre pagando ¡y es dinero bien invertido! En 4-6 horas lo teníamos todo listo y sin deslomarnos. Eso sí, lo de la cobertura del seguro para estas tareítas me acaba de descubrir un universo nuevo de posibilidades.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.