jueves, mayo 19, 2022
InicioLifeStyleEl congelador ese gran aliado de la cocina sana

El congelador ese gran aliado de la cocina sana

Artículo escrito por Chus de “La cocina de las ideas”

¿Cuántas veces has tenido que recurrir al congelador para solucionar una comida o una cena, esos días en los que las horas no llegan para hacerlo todo? Seguro que más de una vez. Pues te traigo una buena noticia: ¡el congelador es tu amigo! Y no sólo porque las verduras congeladas sean muy sanas, que lo son, sino porque hay recetas que una vez cocinadas y congeladas se conservan estupendamente bien, y nos sirven de ayuda para comer durante la semana. Sí, sí, como lo oyes. Las madres y padres tenemos un aliado en la cocina y no podemos desaprovecharlo. En nuestra casa es muy habitual congelar comida casera y utilizarla a lo largo de la semana aquellos días en los que es imposible llegar a tiempo para cocinar.

congelador

¿Qué comidas sueles congelar?

Por ejemplo, si el fin de semana tenemos más tiempo, nos gusta preparar esos platos que sabemos que están deliciosos una vez descongelados, y guardar porciones para utilizar otro día.

Es muy habitual que congelemos lasaña o canelones, lentejas (sin patatas, la patata no admite muy bien la congelación), garbanzos, salsa de tomate, albóndigas, croquetas, empanadillas y hamburguesas caseras  (crudas para cocinar al momento) o mini pizzas con masa casera. También congelamos cremas de verduras, y las papillas de carne y pescado que les dábamos a los niños cuando empezaron con la alimentación complementaria.

Es mucho más sencillo y más sano, llegar a casa y descongelar un poco de salsa de tomate para añadir a una pasta, que utilizar el tomate frito procesado, que contiene demasiado azúcar.

También solemos congelar el pescado recién comprado, filetes de pollo, ternera o pavo…Son básicos interesantes para tener en casa y sacar la noche anterior ya que pueden resolverte una comida en el último momento.

Es verdad que hay recetas que no agradecen nada la congelación, con eso tenemos que tener cuidado. Por ejemplo, los guisos que tienen patata, los pescados al horno, los postres ya cocinados… es mejor no congelarlos.

A tener en cuenta…

Lo que sí es importante es tener en cuenta dos cosas:

1.- No se puede volver a congelar un producto descongelado. Excepto que lo hayas cocinado después de descongelar. Por ejemplo, no podemos volver a congelar un filete de pavo que hayamos descongelado, pero sí podremos congelar una crema a la que hayamos añadido ese filete.

2.- La congelación conserva más tiempo el producto, pero no para siempre. Yo suelo poner en el recipiente una pegatina indicando lo que contiene y la fecha de elaboración. Nunca dejo pasar más de 15 días antes de su consumo.

Otro alimento que utilizamos congelado cuando no lo tenemos fresco es la verdura. Lo cierto es que es habitual escuchar que es mejor la verdura fresca que la congelada, pero esa afirmación no se sustenta en ningún dato objetivo. De hecho, es más sana la verdura congelada que la verdura fresca refrigerada, aquella que compramos y guardamos en la nevera unos días. Y te voy a explicar la razón.

La verdura fresca refrigerada, pasa normalmente del campo al mayorista, del mayorista al minorista, y del minorista al cliente, que normalmente la vuelve a meter en la nevera para consumir otro día. En ese proceso se guarda habitualmente en cámaras de refrigeración que evitan que madure, y que se acabe estropeando antes de llegar al puesto de venta. En ese trayecto, esa verdura ya pierde la mayoría de los nutrientes.

La verdura congelada en cambio, es seleccionada en su momento óptimo de maduración, preparada (se lava y se escalda) y ultracongelada, para que no pierda sus propiedades. Este proceso, según la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC), suele realizarse a temperaturas inferiores a -20ºC, lo que impide el desarrollo de microorganismos, mantiene la calidad del producto y evita la pérdida de nutrientes.

Es decir, es más sana la coliflor que compramos congelada, que aquella que compramos fresca y guardamos en la nevera hasta su consumo. Claro, si tenemos el lujo, suerte, suertaza, sueñoooo, de tener una huerta y coger la verdura directamente para cocinar, entonces esa sí que es la de mejor calidad.

¿Qué beneficios encuentras en la comida casera congelada?

  • Como madre, la comodidad. Puedes tener comida preparada y conseguir un plato sano y variado también los días que tienes menos tiempo.
  • En el caso de la verdura, tienes verdura de temporada todo el año.
  • La comida tarda más en estropearse. Tiene una fecha de caducidad bastante amplia.
  • Puedes hacer platos muy sabrosos, ya que con la congelación conservan su sabor.
  • Mantiene todos los nutrientes intactos
  • Sabes que tu familia está comiendo sano.

¿Cómo descongelas el producto para consumirlo?

Bien, aquí debemos diferenciar descongelar un plato elaborado, de utilizar un producto congelado para cocinarlo.

Si vas a utilizar verdura congelada para hacer una receta, yo suelo utilizar estas dos técnicas de cocción:

  1. Al vapor. Utilizando una olla específica y evitando que el agua toque la verdura. Es la técnica de cocción más saludable porque los nutrientes no se quedan en el agua.
  2. Cocida. Si cueces la verdura poco tiempo, conseguirás que mantenga muchas más vitaminas y minerales, que no se vayan en el agua. Aún así, mi recomendación es que uses el agua de cocción para otras recetas (arroces, pastas…).

La verdura congelada ni siquiera es necesario descongelarla. Del congelador va directamente a la olla.

Si voy a utilizar carne o pescado o algún plato congelado ya cocinado, lo que hago es dejarlo en la nevera la noche anterior para que se vaya descongelando lentamente, y no reciba golpes de calor muy fuertes, sobre todo ahora en verano. No es conveniente dejarlo en el exterior o al sol.

Si me pilla el toro y necesito descongelar y comer de inmediato, entonces tengo otras dos opciones:

  • Lo meto al horno directamente, como es el caso de la lasaña o los canelones que quedan perfectos. Lo cocino a la sartén, como es el caso de las croquetas caseras o empanadillas.
  • O acudo directamente a la función de descongelar del microondas ,para calentar posteriormente.

Algunos trucos…

congelador

“Yo no lo consigo con la verdura, me queda muy aguada” Bueno, es importante escurrir bien la verdura congelada si has decidido cocerla. Eso es fundamental ; )

Un truquito que usamos en casa, es que una vez cocida o hervida, dependiendo de la receta, la salteamos en un wok o una sartén. Yo además, la condimento con especias, salsa tipo tamari, pimentón dulce… A veces combino la verdura con arroz, con mijo… pero es importante que el resultado final esté apetecible.

El producto de calidad congelado, puede ser una gran ayuda en casa. Nos permite seguir comiendo sano, incluso con el ritmo frenético de vida que a veces tenemos. Es importante que la falta de tiempo, no sea la excusa para que tus hijos y tú no comáis saludable, rico y variado.

Y para terminar dos mini recetas para el calor

  1. Ahora que se acerca el verano, puedes hacer un helado sano y riquísimo para los niños batiendo plátano congelado con una cucharadita de cacao. ¡Está delicioso! El plátano debes congelarlo sin piel y cortado en trozos grandes, así será más fácil de batir.
  2. Si quieres que tomen un batido algo más completo, mezcla el plátano congelado, con fresas congeladas, espinacas y añade leche de coco. ¡Mmmm! ¡Ya verás que delicia!
Colaboraciones MMM
Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. ¡hola! me has aclarado algunas dudillas que tenía repsecto al tema de congelar comida y verduras, genial, así podré sacar más y mejor partido del congelador desde ahora, bss!

  2. Super interesante! Y genial la explicación, clara y útil. Buena elección de artículo para la revista. Visitaré la web de esta colaboración.

  3. Muy interesante, me has dejado alucinada con lo de que la verdura congelada es más sana que la refrigerada. Es genial porque así siempre puedo tener verdura en casa.
    Muy interesante, gracias!

  4. Yo soy fan de hacer comida a más los findes para congelar y tirar de ella los días de entre semana que suelen ser un caos. Tomo nota el tema de las verduras, siempre aprendemos algo 😉

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no