10 cosas incívicas que hacemos muy a menudo

1

No soy yo mucho de protestar y de quejarme pero hoy quiero ponerme un poco reivindicativa o, por lo menos, hacernos reflexionar un poco sobre la cantidad de cosas incívicas que hacemos en nuestro día a día. Algunas las tenemos ya muy asimiladas, las vemos cómo algo normal. Pero es que con ellas podemos molestar a alguien o, en mayor medida, dificultarle la vida.

Estás son algunas que yo veo bastante a menudo pero, por desgracia, estoy segura de que se os ocurrirán bastantes más.

1. Aparcar en doble fila

Esto pasa en grandes o en pequeñas ciudades, el tamaño da igual. Dejamos el coche en doble fila “si total, solo es un minuto”… Pero en ese minuto puede que un coche se quede “atascado” detrás del tuyo porque no le dejan cambiarse al otro carril o, lo que es peor, están a punto de tener un accidente porque viene un coche de frente y es que, ¡Sí, señoras! Hemos llegado al punto en el que se aparca en doble fila aunque sólo haya un carril…

cosas incívicas que hacemos

2. Parar para hablar por teléfono… donde sea

Que sí, que hablar por el móvil es ilegal. Eso lo sabemos todos, pero es que, pararse en medio de una rotonda para hablar ¡TAMBIÉN! Paramos el coche en el primer sitio que vemos y en ocasiones, esto es mucho más peligroso. Si no puedes parar de forma segura ¡no lo cojas! El coche no es un sitio para ir pendiente del móvil sino de la carretera.

3. Aparcar el coche subido a la acera

Esto igual ocurre principalmente en las zonas pequeñas: en los barrios, urbanizaciones… Vamos, al menos en la mía es un clásico, aparcamos encima de la acera y nos quedamos tan anchos. ¿Y si viene una madre con un carrito o una silla de ruedas…? No pasa nada, que se bajen a la carretera para poder pasar y listo.

cosas incívicas que hacemos

4. Dejar basura en el carrito de la compra

El carrito de la compra no es el sitio de los guantes que has usado para coger la verdura, no es el sitio de las bolsas de plástico, tampoco es el sitio de las hojas de TU lechuga, ni el sitio de los tickets arrugados. De verdad, para eso están las papeleras. ¿Alguna vez encontráis un carrito limpio cuando vais? Yo suelo decantarme por el menos sucio…

5. Dejar la basura fuera del contenedor

Ya sea en el contenedor de tu edificio, en el de reciclaje o, lo que tiene más delito, cuando tienes tu propio cubo pero prefieres no sacarlo y dejas la bolsa directamente. Es horrible ver bolsas por ahí tiradas, además de muy antihigiénico.

6. Recoge los “regalitos” de tu mascota

Antes de nada diré que tengo una perra y cualquiera que me conozca sabe que soy una firme defensora de los animales. Para mí, mi perra es como si fuera mi tercer hijo. Ahora bien, los que tenemos mascota debemos de entender que no a todo el mundo tienen porque gustarle los animales y por ello, debemos ser respetuosos.

Sí, por favor. Las multas son elevadas pero aún así, sigue habiendo muchísima gente que no recoge las cacas de su perro. De verdad, estoy segura de que ellos si pudieran lo harían. Ahora en serio, a nadie le gusta llevarse a casa un regalito en el zapato y más, en zonas donde hay campo y columpios de niños. Se tiran, se revuelcan por el césped y la combinación puede ser… creo que no hace falta explicarlo.

perro atado playa - cosas incívicas que hacemos

7. Si pone atado, es atado

A ver, aquí soy la primera que me contradigo. Os confieso que me da una pena horrible tener que llevar a los perros atados SIEMPRE. Y es que, hoy en día, no puedes soltarlos ni cuando vas de excursión. Da igual que estés en la montaña más remota, que seguro encuentras un cartelito donde pone “prohibido perros sueltos”. Así que, no voy a ser yo la que venga a decir que no se suelte a los perros, allá cada uno con su conciencia.

Ahora bien, si te cruzas con alguien, si estás cerca de un parque infantil, si hay otros animales cerca… ¡átalo! El perro tiene que ir atado y un niño pequeño no tiene porque llevarse un susto porque a ti no te apetezca atarlo, que me parece perfecto que grites que no hace nada y, que tú lo sepas. Pero el niño, o el adulto, que le tiene miedo no tiene porque pasar por eso. Por no hablar de cuando los perros entran directamente en los columpios infantiles sueltos…

cosas incívicas que hacemos

8. Si pone prohibido fumar, no fumes

He visto fumar a gente hasta dentro del metro. Por favor, si es un sitio cerrado y pone carteles de prohibido fumar por todas partes, ¡no fumes! Es así de sencillo. Hace once años que deje de fumar pero cuando fumaba no lo hacía en los sitios que estaba prohibido. ¿Te crees que a tu vecino no fumador le gusta subirse al ascensor después de que hayas bajado fumando?

9. Poner el móvil en la mesa

En esta creo que levantamos la mano casi todas, yo al menos, entono el mea culpa. Estar comiendo o tomando un café con alguien y dedicarte a subir cosas a Instagram o a leer las últimas actualizaciones de Facebook es de muy mala educación. El problema es que lo tenemos tan interiorizado, que lo hacemos y lo vemos como algo normal pero ¡no, señoras! Queda muy mal que alguien tenga que esperar a que tú dejes de mirar tu WhatsApp para poder continuar la conversación.

hablar por el movil alto - cosas incívicas que hacemos

10. Hablar muy alto por el móvil en público

Y siguiendo un poco en la línea de lo anterior, es muy molesto cuando alguien está hablando por el teléfono cerca de donde estás y lo hace a gritos. Es casi imposible concentrarse en otra cosa que no sea su conversación… Es muy molesto. Y más, si esto ocurre en un espacio cerrado y no muy grande como puede ser un transporte público o una sala de espera.

La base de todo está en el respeto, en pensar un poco en los demás y en que, si a tí no te gusta encontrarte una hoja de lechuga en el carrito o llevarte una mierda (perdón) de perro en el zapato… ¿Qué te hace pensar que a otro sí? Intentemos reflexionar un poco sobre las cosas que hacemos y ponernos en la piel de los demás. Tenemos que compartir este mundo así que, es cosa de todos hacernos la vida más agradable.

Imágenes: Pixabay.

Comparte
Artículo anteriorEl congelador ese gran aliado de la cocina sana
Artículo siguienteLas chicas de M&MMag soñamos con…

Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre