domingo, mayo 22, 2022
InicioMaternidadSuegra, escúchame porfa

Suegra, escúchame porfa

suegra escúchame

Y es que… igual que teminamos diciendo y haciendo esas cosas que juramos y perjuramos que no íbamos a hacer, cuando fuésemos madres… A ver si esto de ser suegra va a ser más de lo mismo y nos vamos a convertir, exactamente, en la suegra que nos ha tocado vivir más de cerca. O sea la nuestra.

Carta abierta a la suegra que seré (así se nota menos)

Querida YO-suegra:

Tengo miedo. Miedo de que te hayas convertido en la suegra que NO querías ser. Que sí, que lo harás por el bien de tu nuera y, por ende, de tus genes… pero es que tu nuera (aunque te cueste creerlo) es una mujer adulta. Una mujer que, a pesar de haberse emparejado con tu churrumbel, lleva años por el mundo. Una chica de su tiempo que incluso puede (ojo, digo puede) que, en algunos campos, sepa más que tú. Recréate un momento en este pensamiento: “Mi nuera es una mujer adulta. Con sus ideas, sus creencias, sus tarillas y digna de todo el respeto del que me creí yo digna en su día.” Sí, ya sé que infantilizar a una mujer no es delito (todavía) pero le haces (y te haces) un flaco favor.

Ejemplo práctico al azar

suegra

Tú, suegra, estás convencida (porque así te lo dijo tu madre, que aquí evidencia científica poca y opiniones para todos los gustos) que comer helado es bueno para el resfriado. Bien. Sabes positivamente, porque hace aaaaaaaños que eres abuela de sus hijos, que ella (tu nuera) NO lo comparte. ¿Y qué haces? Dárselo en el momento en que ella no está presente, porque claro complacer a un nieto y ser la yaya chachi es más interesante que mirar por su bien. (Esto es, sopita casera en lugar de helado. Claro, da mas trabajo. Ya sé).

Mira, es que tus nietos son SUS hijos (¿te suena?) y cuando SUS hijos enferman, ¿quién se queda con ellos? Tú no ¿verdad? No. La que se queda es ella. La que falta al trabajo es ella.

Te quedas hoy puntualmente un par de horas con el peque mientras ella lleva a la mayor al médico y, zasca, aprovechas para colarle un helado al niño, que lleva días sin ir al cooooole, afónico, con mocos y que no para de toser (igual que su hermana). A ella le darás el helado de marras en cuanto regresemos, mientras tu nuera se encarga del peque.

Claro, cuando tu nuera regresa al salón y descubre el pastel, se rebota un poco. Y es que las nueras, al principio, son prudentes pero llega un momento en que se les hinchan las narices. Tienes que comprenderlo. Probablemente, también te pasó. Entonces, cuando tu nuera te dice que, además de poco acertado, le parece una provocación, no puedes irte ofendida como si no supieras de dónde sale eso.

suegra, escúchame

Que tus actos acompañen tus palabras

Tampoco es necesario mandarle luego un mensaje “conciliador”(?) por whatsapp en el que le dices que “la respetas, que se hará lo que ella diga” (a ver cuándo) peeeero que ha de saber que: <y aquí le endosas tu lección> Un enlace: “Comer helado es bueno para el resfriado.”

Tu nuera te respondera que gracias por el “respeto” y te ajuntará otro enlace “Por qué la gente cree que comer helado va bien para el resfriado, cuando NO es cierto.”

Y hala, ahí estáis, cada una con su verdad. Pero mientras una duerme a pierna suelta, la otra no pega ojo, oyendo a sus hijos toser durante tooooda la noche (cagándose en todos sus tatataramuertos).

Y en el fondo, lo del helado es lo de menos.

Querida YO-suegra-del-futuro:

No pretendas saberlo todo mejor que tu nuera. Concédele al menos el beneficio de la duda. ¿Sabes? Puede que sepa leer… Puede que tenga acceso a información, incluso puede que se documente y no tome sus decisiones al tuntún así que… aunque te joda, respétala un poquito, pero de verdad.

Una joven sabelotodo es insoportable pero ¡eh! recuerda que una vieja sabelotodo NO lo es menos y que probablemente la primera se convertirá en la segunda. No confundas sabelotodería con sabiduría.

La sabiduría no alecciona. La sabiduría comprende, observa y acompaña. Es maleable, se cuestiona día tras día, si debe seguir en esa línea o adaptarse a nuevas circunstancias. La sabiduría NO es pétrea. La intolerancia sí que lo es. Es categórica,  contundente e inamovible.

La sabiduría es agua que fluye. Un río que se amolda a la geografía que recorre. Y cuanto más largo es el recorrido, más cede a su influjo, a la vez que lo orada. ¡Toma metafora! La sabiduría se amolda a su entorno a la vez que lo modifica con su presencia. Y esa es, precisamente, la suegra que quieres ser:

suegra, escúchame

La Suegra Río Colorado

¿Quieres ser una gran suegra? Pues deja de pensar que tú lo harías todo mejor. Y el énfasis en la palabra “harías” porque, en realidad, NO lo haces. Puede que lo hagas puntualmente, pero la que se lo curra día tras día y durante años, por si no te has dado cuenta, es la tonta de tu nuera.

Esto es como cantar en la ducha. Tras la cortida de plástico y frente a las azulejos, somos todos (como poco) barítonos y mezzo-sopranos pero oye, súbete al escenario a dar un do de pecho, amiga. Deja de dar por descontado que tú lo harías todo mejor.

Antes de ser madres estamos convencidas que lo haremos mejor que nadie. Y cuando lo hemos dejado atrás, pensamos que le damos veinte vueltas a cualquier madre novata (en especial, y por encima de todas las cosas, a la esposa de nuestro hijo). Curioso fenómeno.

Solo las madres, que están ejerciendo de madres, saben lo que vale un peine. Sufren, lloran y se parten el lomo y aún así, sienten que NO llegan. Solo ellas, desde la humildad, están convencidas de no ser todo lo buenas que deberían para sus hijos… y sueñan con hacerlo mejor mañana. ¿No es curioso? Mañana, cuando sean suegras podrán permitirse el lujo de fantasear con que, si lo hiciesen, por supuesto, lo harían mejor.

Resumiendo:
Que NO quiero que mis hijos (mientras tenga que cuidarlos yo) coman helado cuando están resfriados. Y punto.

Atentamente,

YO-nuera

Fotos: Pixabay

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

    • Pues yo sí. Caaaada vez que se me resfría un crío lo tengo que oír… Porque no vayáis a pensar que es remedio para el resfriado propiooo… noooo… es un remedio pa los nietos. Que digo yo, ¡tú tómate lo que quieras! pero deja que decida yo si a mis hijos se lo doy o no. Y mira que puse un ejemplo práctico facilito pa no encenderme mucho…

  1. Ay cuánto nos sentimos identificadas tantas!!!!!! Aquí mi pequeña aportación: en mi grupo de amigas estamos convencidas que las suegras son más suegras (en el peor aspecto) si son sólo madres de hijos varones. Creo que las que tienen hijas, que a su vez padecen estas cosas son más empáticas con sus propias nueras. Ale ahí os dejo este sesudo estudio sacado de compartir cafés y desahogos de suegras con amigas…

    • Pues no es ninguna tontería, Marta! De hecho, no es la primera vez que escucho esta teoría. Habrá que desarrollarla, seguro que tiene su ciencia detrás 😉 Gracias por compartir tu sentir y suerteeee!! que son pocas pero dan por saco… jajaja

  2. Que identificada me siento. No con el helado en si, por la situación. En mi caso son los dulces en general. El pediatra dice que nada de dulces porqué es demasiado pequeño aún y claro, como en su época no era así y han salido bien, para que hacerle caso al pediatra, no?

    • Como bien dices, ya no se trata de estar de acuerdo o no en el tema en cuestión. Eso es lo de menos. Cada cual es libre de tener sus creencias y aplicarse lo que le convenga. Pero esa manía de desautorizarte en relación a una cuestión, la que sea, en la que tú has manifestado (y argumentado) claramente tu postura. Una cuestión que afecta a TUS hijos… Yo no puedo comprenderlo. Te mando un abrazo, Mamafeliz! Con ese nick seguro que puedes con todo 😉

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión