lunes, octubre 25, 2021
InicioMaternidadSuegra, escúchame porfa

Suegra, escúchame porfa

suegra escúchame

Y es que… igual que teminamos diciendo y haciendo esas cosas que juramos y perjuramos que no íbamos a hacer, cuando fuésemos madres… A ver si esto de ser suegra va a ser más de lo mismo y nos vamos a convertir, exactamente, en la suegra que nos ha tocado vivir más de cerca. O sea la nuestra.

Carta abierta a la suegra que seré (así se nota menos)

Querida YO-suegra:

Tengo miedo. Miedo de que te hayas convertido en la suegra que NO querías ser. Que sí, que lo harás por el bien de tu nuera y, por ende, de tus genes… pero es que tu nuera (aunque te cueste creerlo) es una mujer adulta. Una mujer que, a pesar de haberse emparejado con tu churrumbel, lleva años por el mundo. Una chica de su tiempo que incluso puede (ojo, digo puede) que, en algunos campos, sepa más que tú. Recréate un momento en este pensamiento: “Mi nuera es una mujer adulta. Con sus ideas, sus creencias, sus tarillas y digna de todo el respeto del que me creí yo digna en su día.” Sí, ya sé que infantilizar a una mujer no es delito (todavía) pero le haces (y te haces) un flaco favor.

Ejemplo práctico al azar

suegra

Tú, suegra, estás convencida (porque así te lo dijo tu madre, que aquí evidencia científica poca y opiniones para todos los gustos) que comer helado es bueno para el resfriado. Bien. Sabes positivamente, porque hace aaaaaaaños que eres abuela de sus hijos, que ella (tu nuera) NO lo comparte. ¿Y qué haces? Dárselo en el momento en que ella no está presente, porque claro complacer a un nieto y ser la yaya chachi es más interesante que mirar por su bien. (Esto es, sopita casera en lugar de helado. Claro, da mas trabajo. Ya sé).

Mira, es que tus nietos son SUS hijos (¿te suena?) y cuando SUS hijos enferman, ¿quién se queda con ellos? Tú no ¿verdad? No. La que se queda es ella. La que falta al trabajo es ella.

Te quedas hoy puntualmente un par de horas con el peque mientras ella lleva a la mayor al médico y, zasca, aprovechas para colarle un helado al niño, que lleva días sin ir al cooooole, afónico, con mocos y que no para de toser (igual que su hermana). A ella le darás el helado de marras en cuanto regresemos, mientras tu nuera se encarga del peque.

Claro, cuando tu nuera regresa al salón y descubre el pastel, se rebota un poco. Y es que las nueras, al principio, son prudentes pero llega un momento en que se les hinchan las narices. Tienes que comprenderlo. Probablemente, también te pasó. Entonces, cuando tu nuera te dice que, además de poco acertado, le parece una provocación, no puedes irte ofendida como si no supieras de dónde sale eso.

suegra, escúchame

Que tus actos acompañen tus palabras

Tampoco es necesario mandarle luego un mensaje “conciliador»(?) por whatsapp en el que le dices que «la respetas, que se hará lo que ella diga» (a ver cuándo) peeeero que ha de saber que: <y aquí le endosas tu lección> Un enlace: “Comer helado es bueno para el resfriado.”

Tu nuera te respondera que gracias por el “respeto” y te ajuntará otro enlace “Por qué la gente cree que comer helado va bien para el resfriado, cuando NO es cierto.”

Y hala, ahí estáis, cada una con su verdad. Pero mientras una duerme a pierna suelta, la otra no pega ojo, oyendo a sus hijos toser durante tooooda la noche (cagándose en todos sus tatataramuertos).

Y en el fondo, lo del helado es lo de menos.

Querida YO-suegra-del-futuro:

No pretendas saberlo todo mejor que tu nuera. Concédele al menos el beneficio de la duda. ¿Sabes? Puede que sepa leer… Puede que tenga acceso a información, incluso puede que se documente y no tome sus decisiones al tuntún así que… aunque te joda, respétala un poquito, pero de verdad.

Una joven sabelotodo es insoportable pero ¡eh! recuerda que una vieja sabelotodo NO lo es menos y que probablemente la primera se convertirá en la segunda. No confundas sabelotodería con sabiduría.

La sabiduría no alecciona. La sabiduría comprende, observa y acompaña. Es maleable, se cuestiona día tras día, si debe seguir en esa línea o adaptarse a nuevas circunstancias. La sabiduría NO es pétrea. La intolerancia sí que lo es. Es categórica,  contundente e inamovible.

La sabiduría es agua que fluye. Un río que se amolda a la geografía que recorre. Y cuanto más largo es el recorrido, más cede a su influjo, a la vez que lo orada. ¡Toma metafora! La sabiduría se amolda a su entorno a la vez que lo modifica con su presencia. Y esa es, precisamente, la suegra que quieres ser:

suegra, escúchame

La Suegra Río Colorado

¿Quieres ser una gran suegra? Pues deja de pensar que tú lo harías todo mejor. Y el énfasis en la palabra «harías» porque, en realidad, NO lo haces. Puede que lo hagas puntualmente, pero la que se lo curra día tras día y durante años, por si no te has dado cuenta, es la tonta de tu nuera.

Esto es como cantar en la ducha. Tras la cortida de plástico y frente a las azulejos, somos todos (como poco) barítonos y mezzo-sopranos pero oye, súbete al escenario a dar un do de pecho, amiga. Deja de dar por descontado que tú lo harías todo mejor.

Antes de ser madres estamos convencidas que lo haremos mejor que nadie. Y cuando lo hemos dejado atrás, pensamos que le damos veinte vueltas a cualquier madre novata (en especial, y por encima de todas las cosas, a la esposa de nuestro hijo). Curioso fenómeno.

Solo las madres, que están ejerciendo de madres, saben lo que vale un peine. Sufren, lloran y se parten el lomo y aún así, sienten que NO llegan. Solo ellas, desde la humildad, están convencidas de no ser todo lo buenas que deberían para sus hijos… y sueñan con hacerlo mejor mañana. ¿No es curioso? Mañana, cuando sean suegras podrán permitirse el lujo de fantasear con que, si lo hiciesen, por supuesto, lo harían mejor.

Resumiendo:
Que NO quiero que mis hijos (mientras tenga que cuidarlos yo) coman helado cuando están resfriados. Y punto.

Atentamente,

YO-nuera

Fotos: Pixabay

Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

9 COMENTARIOS

    • Pues yo sí. Caaaada vez que se me resfría un crío lo tengo que oír… Porque no vayáis a pensar que es remedio para el resfriado propiooo… noooo… es un remedio pa los nietos. Que digo yo, ¡tú tómate lo que quieras! pero deja que decida yo si a mis hijos se lo doy o no. Y mira que puse un ejemplo práctico facilito pa no encenderme mucho…

  1. Ay cuánto nos sentimos identificadas tantas!!!!!! Aquí mi pequeña aportación: en mi grupo de amigas estamos convencidas que las suegras son más suegras (en el peor aspecto) si son sólo madres de hijos varones. Creo que las que tienen hijas, que a su vez padecen estas cosas son más empáticas con sus propias nueras. Ale ahí os dejo este sesudo estudio sacado de compartir cafés y desahogos de suegras con amigas…

    • Pues no es ninguna tontería, Marta! De hecho, no es la primera vez que escucho esta teoría. Habrá que desarrollarla, seguro que tiene su ciencia detrás 😉 Gracias por compartir tu sentir y suerteeee!! que son pocas pero dan por saco… jajaja

  2. Que identificada me siento. No con el helado en si, por la situación. En mi caso son los dulces en general. El pediatra dice que nada de dulces porqué es demasiado pequeño aún y claro, como en su época no era así y han salido bien, para que hacerle caso al pediatra, no?

    • Como bien dices, ya no se trata de estar de acuerdo o no en el tema en cuestión. Eso es lo de menos. Cada cual es libre de tener sus creencias y aplicarse lo que le convenga. Pero esa manía de desautorizarte en relación a una cuestión, la que sea, en la que tú has manifestado (y argumentado) claramente tu postura. Una cuestión que afecta a TUS hijos… Yo no puedo comprenderlo. Te mando un abrazo, Mamafeliz! Con ese nick seguro que puedes con todo 😉

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

Viajar a Praga en familia, todo un descubrimiento | MyM on Descubrir Roma en familia, un viaje para crear recuerdos
María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques — Mujeres y Madres Magazine – Entre Mujeres… on ¡Nos vamos de comunión! Zapatos y ropa de ceremonia para los más peques
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro) — Mujeres y Madres Magazine on La mejor película estrenada en 2017 (de las que has visto, claro)
¿Te sumas al regalo azul de Unicef? — Mujeres y Madres Magazine on ¿Te sumas al regalo azul de Unicef?
10 cosas por las que los hijos te cambian la vida – Título del sitio on Trucos de maternidad que aprendí viendo Jurassic World
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
¿Cómo comprar una casa o piso? - Mamis y bebés on ¿Quieres ese vestido? Los realities de vestidos de novia
Estudio sobre el juego en los hogares – Mamá también sabe on El Club de los niños cansados
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
Como Decorar Con Plantas | Berryd.com on 10 ideas para decorar tu casa con plantas y flores
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Dar una conferencia, consejos para que sea épica on Pierde el miedo a hablar en público
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Lunes en Positivo. Navidad a la Vista - Se me cae la casa encima on Calendarios de Adviento
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
8 de marzo 2017: día de la mujer | Violeta Rodríguez   on Así viví #elVermmmut
Omar on Odio Star Wars
Las madres del cole, ese mundo paralelo – La aventura de mi embarazo on Amistades a pie de colegio: las Walking Dead Mothers
FastPass en Disneyland Paris - Las historietas de mamá on Cómo disfrutar en Disneyland Paris
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Novedades para llevar a los niños en el coche - Las historietas de mamá on Por lo que más quieras, los pequeños a contramarcha
5 cosas que echo de menos de cuando no era madre - Las historietas de mamá on ¿Cuándo nos levantamos?
Un DIY muy fácil para el Día del Padre - Las historietas de mamá on Ideas para sorprender a Papa el Día del padre
Las alfombras de Lorena Canals - Las historietas de mamá on Redecora tu vida
Mi médula es tuya #retounmillon - Las historietas de mamá on ¿Por qué hacerte donante de médula ósea?
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Channing Tatum publica una foto de su mujer desnuda on Niños y nuevas tecnologías: teoría vs realidad
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Palacio de Cibeles en Madrid | Violeta Rodríguez   on Harry Potter y el Legado Maldito
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
“Cómo prevenir que abusen sexualmente de nuestros hijos”. Verónica Trimadre. | Fundación Hugo Zárate – blog on Siempre son los hijos de los demás
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Otra agresión sexual
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Historias de Conciliación: parte 2 - Pack WordPress on #ConciliarEsVivir ¿Luchamos por la conciliación?
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Cerrar etapas para...¿abrir otras? - Mujeres y Madres Magazine on 40 cosas que aprendes al cumplir 40
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Manual de supervivencia para madres en caso de apocalipsis zombie
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Río 2016: olimpiadas y machismo
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on De tutús, pelucas y masculinidad
Mujeres y libertad - Mujeres y Madres Magazine on Diez historias conmovedoras de Río 2016
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Libros para ninos de mujeres de la historia {Con sorteo} - Tigriteando on Sin mujeres no hay historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on El brownie, muerte por chocolate
Menú semanal fácil, rápido y equilibrado para toda la familia on 7 dias sin comer carne ni pescado
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Planes para hacer en la ciudad en verano on Y tú… ¿viajas o haces turismo?
Planes para hacer en la ciudad en verano on Las cosas que más odias de ir al cine
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno