miércoles, mayo 25, 2022
InicioOcioAlgunas razones para amar la costa gaditana

Algunas razones para amar la costa gaditana

Rotundamente os digo que yo soy de playa. Aún recuerdo mis primeras vacaciones en la costa gaditana allá por el 2007. Nos fuimos a principios de julio para celebrar nuestro segundo aniversario de boda y desde entonces, ya he perdido la cuenta de la cantidad de veces que hemos vuelto por allí para disfrutar de todas sus maravillas, que os aseguro no son pocas. ¡Razones no me faltan para amarla! Y ahora que seguro ya estáis planeando vuestras vacaciones de verano, no os viene mal leer todas las razones que a mí me hacen amarla. Igual, si nunca habéis estado, hasta os animáis a visitarla.

Por sus playas infinitas

costa gaditana

Me encanta caminar por la playa, siempre me ha encantado. Y, en Cádiz, perderse dando paseos por sus enormes playas, de arena fina y casi blanca, es una verdadera pasada. La mayoría de sus playas son anchas, sin demasiado desnivel y con poca gente. Perfectas para caminar vamos. Y también, perfectas para disfrutar haciendo enormes castillos de arena. ¡No se puede pedir más!

Por su agua cristalina

costa gaditana

Sus olas, su transparencia, su temperatura… el agua de la costa gaditana, para mí, lo tiene todo. Y eso que yo no soy mucho de estar a remojo pero en Cádiz me baño mucho más que en cualquier otra playa.

costa gaditana

Es verdad que para niños no es de las más idóneas, no puedes dejarles solos ni un momento, pero sus olas son divertidas a más no poder para bañarte con ellos. Y por las tardes, con las subidas y bajadas de marea, se forman unas piscinas naturales estupendas para que los más peques también puedan disfrutar de su agua cristalina. Las aguas de la costa gaditana son aptas para todos.

Por su clima

Si no quieres pasar calor, ni tampoco pasar frío, la costa gaditana es, sin duda, el mejor destino. La temperatura es siempre perfecta y no hay sensación de humedad que te haga estar incómodo. Ahora eso sí, cruza los dedos para que no te toque levante porque como te haga compañía… Aunque os diré que a nosotros, de las más de 12 veces que hemos estado por allí, el levante sólo nos ha acompañado un par de ocasiones. Si tienes pensado ir a la costa gaditana este verano, como yo se positiva y… ¡cruza los dedos! ¡No queda otra! Pero, te diré que hasta con levante la costa gaditana es bonita.

Por sus tortillitas de camarones

costa gaditana

“¡Camarones de la isla! ¡Los pesco de noche y los vendo de día!” Si alguna vez has veraneado en Cádiz estoy segura de que esta cantinela te sonará, ¿verdad? Para nosotros forma parte de la banda sonora de las vacaciones, sin lugar a dudas. Y es que, si hay algo rico en Cádiz por excelencia, son sus camarones de la isla, que podrás comprar hasta en la playa. Y las tortillitas de camarones ya ni os cuento. ¡Una verdadera delicia!

Por sus pueblos blancos

costa gaditana

Porque no todo iba a ser playa, la costa gaditana también tiene pueblos blancos de interior que son una verdadera maravilla como Medina Sidonia o Vejer de la Frontera. Una alternativa para hacer turismo en tus vacaciones conociendo pueblos con mucho encanto en los que disfrutarás perdiéndote por sus callejuelas.  ¡Son todos preciosos!

Por sus puestas de sol

costa gaditana

A mí las puestas de sol me vuelven loca. Siempre son espectaculares pero en la Costa de Luz, si me lo permitís, más todavía. Sus playas tienen una orientación privilegiada para disfrutar de ellas y si lo haces en algún chiringuito de playa con un buen mojito en la mano ya ni te cuento. Algo que no puedes dejar de hacer si te animas a visitar la costa gaditana.

Nosotros, este año, disfrutaremos allí de nuestras vacaciones. Y tú… ¿has estado alguna vez? ¿Se te ocurre alguna razón más para amarla? Yo estaba pensando en organizar allí nuestras próximas colonias. ¿Qué os parece la idea chicas?

Imágenes: propias y Sabores y Momentos

Artículo anterior10 cosas curiosas sobre Lego
Artículo siguienteSuegra, escúchame porfa
Natalia Martín
Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

6 COMENTARIOS

  1. Uy, como vecina de la provincia de al lado, tengo que decir que la costa de Cádiz es muy diferente a la mía de Málaga. Nosotros hemos veraneado en Zahara de los atunes y ¡ay, de las mejores vacaciones que recuerdo de mi infancia!

  2. Por esa arena, paseos , atún en todas sus formas, lo agradable y el arte de su gente y su luz, me apasiona Cádiz completo pero enamorada de Zahara

    Muy recomendable

  3. Desde que pisamos La Barrosa siempre estamos buscando el momento de volver. Absolutamente enamorados, en ningún sitio pasamos tanto tiempo en la playa, hasta ver anochecer que es espectacular.

    Eso si, bien rebozados en antimosquitos, algo que con el Levante no hay…algo bueno tenía que tener!

    • No todo con Levante iba a ser malo. Aún a riego de pillar Levante, Cádiz es absolutamente maravilloso!!!!

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?