domingo, noviembre 28, 2021
InicioMujer ActualCosas que me irritan...

Cosas que me irritan…

No se si será que me estoy haciendo mayor (¡qué también! ¡obvio!) pero últimamente veo muchas cosas que me irritan, que me irritan mucho. Cosas que no me gustan, que me incomodan y que me hacen ser, en ocasiones, un poquito más gruñona de lo que me gusta ser con el mundo, pero es que lo siento, hay cosas por las que no paso y que soy incapaz de entender. Cosas que no me gusta ver y que tampoco me gusta que vean mis hijas. Que sí, que vamos acelerados, que la vida no se vive como se vivía hace años, que son otros tiempos, pero para mí todo esto no es excusa para que se hagan cosas como las que voy a contar ahora, simplemente es una señal inequívoca de mala educación.

Que no se haga fila para subir al bus

Y es que alucino con la caradura de la gente cuando llega a la parada del bus justo a tiempo y sin cortarse ni un pelo se sube y coge asiento la primera. ¿Perdona? ¿Qué piensas que estamos haciendo aquí el resto? Donde quedaron las buenas formas de esperar tu turno como Dios manda. Y lo más alucinante es que nadie dice nada. Bueno nadie… ¡menos yo! Que te aseguro que por delante de mí no pasa. ¡Vamos hombre! Y quién dice colarse para subir al bus, dice colarse para pagar en un tienda, para comprar una entrada en el cine o para pedir cita en el médico. ¡Menudo morro tiene la gente!

Que no se ceda el asiento a quién lo necesita

Se nota que soy usuaria del transporte público porque otra de las cosas que más me irrita es que no se ceda el asiento a quién más lo necesita en el autobus o en el metro. Lo viví en mis propias carnes durante mis dos embarazos y lo sigo viviendo con bastante frecuencia cuando veo que a la gente mayor o a las embarazadas muy poca gente les cede su asiento. Gente que se hace la dormida, que baja la cabeza, que se hace la despistada… ¡Una pena!

Que se tiren cosas al suelo

Esto es algo que literalmente me pone de los nervios. Seguro que alguna vez te ha pasado eso de ir por la calle y ver como alguién tira disimuladamente algo al suelo, como si se le cayera, como quien no quiere la cosa. Incluso algunas personas no disimulan ni siquiera al hacerlo (eso ya es para nota, nota de mala educación, claro). Pues yo lo siento, pero como lo vea allá que voy como un torito de miura.»Perdona, se te ha caído esto» les digo con una gran sonrisa y vuelvo a poner en su mano lo que ha tirado. Para jeta la mía 😉 Yo me quedo más ancha que larga y ellos normalmente se avergüenzan. Igual la próxima vez se lo piensan, que luego serán esos los que más se quejan de que la calle está sucia.

Que no me den los buenos días

Y ¿qué me decís de eso de cruzarte con el vecino o subir con alguien en el ascensor y que no te de ni los buenos días?. Entran y salen como becerros, bueno yo creo que incluso los becerros emiten algún sonido a modo de saludo. Pero es que hay gente que ni eso. Que una cosa es que a veces necesite ser asocial y otra muy distinta es que me convierta en una mal educada. Yo es que ni lo pienso, el saludo me sale solo, ¿qué cuesta? Eso fue lo que me enseñaron y es lo que yo les he enseñado a mis hijas desde que eran bien pequeñitas. Y ya me ha pasado en más ocasiones de las que me gustaría de cruzarme con alguien, que mis hijas y yo demos los buenos días y no tengamos ninguna respuesta. Y ya son mis hijas las que me dicen: ¡Mami no contesta!

¡Venga! ¡va!, decidme que no soy una gruñona y que es normal que me irrite por esto, porque si no igual soy capaz de irritarme más. ¡Es broma! Y ahora… ¿me contáis que cosas os irritan a vosotras? Seguro que coincidimos en más de una.

Imágenes: Giphy

Natalia Martín
Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. A mi me molesta que te miren y no te saluden. Aquí en donde vivo se saluda todo el mundo pero siempre hay quien te repasa de arriba a abajo y luego ni un hola. Nos hacemos mayores Nat, porq antes ni reparabamos en estas cosas! Mua

  2. Uy, me pasa como a Lydia, me pone de muy mala leche que me revisen de arriba a abajo y no me devuelvan el saludo. Vivo en un pueblucho pequeño y llevamos años siendo los forasteros y no te imaginas las miradas que nos echan.
    Y lo de estar en un bar de cañas, en la barra, y que lleguen los típicos que quieren hacerse un hueco donde no lo hay y empujan y empujan. Me lo han hecho estando embarazada y todo. Claro que no veas como les paré los pies.
    Lo del asiento del bus lo he vivido en varios lugares en el embarazo, pero lo que ahora me supera es que me vean con el carro me miren hasta mal y se hagan los locos ignorándome cuando les pido pasar.

  3. ”Perdona, se te ha caído esto” es que te oigo decirlo!! Y te veo sonreírles!
    Me irrita todo lo que dices y mucho!! Yo antes iba en moto. Un día recogí una colilla del suelo y se la acerqué al conducor que minutos antes casi me la había metido en el ojo. Le dije lo mismo «se te ha caído esto» pero sin sonrisa. Me miró como si estuviera loca. Jaajajaja!
    Tengo otra que también te va a gustar: aguantar la puerta para que pase una persona y se cuelen otras tres que por supuesto ni te dan las gracias ni te miran siquiera!! grrrr

  4. Lo de no ceder el asiento a quien lo necesita me pone enferma. El otro día fu a sacarme sangre y había muy pocos sitios libres, pero muchos abuelitos con bastón estaban de pie mientras que gente joven saludable y lozana estaba sentada! yo alucino.

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
yaiza on La maternidad