La “pink tax” o por qué las mujeres pagamos más por productos rosas

9

La semana pasada leí un artículo antiguo del New York Times en el que hablaban de la pink tax, que traducido al castellano podría ser la tasa rosa. Esta tasa es la que pagamos las chicas cuando adquirimos un producto que puede ser usado por hombres o mujeres pero que, al ser publicitado como femenino, suele ser rosa. Sí, sé que suena loquísimo pero veamos un par de ejemplos de este fenómeno.

Lumea Philips

Querida mujer preocupada por la depilación definitiva, ¿ya conoces esos artilugios de luz pulsada para poder hacértelo en casa tú sola mientras los cupcakes se acaban de cocinar en tu horno? En la marca Philips tienen uno que se llama Lumea y justo lo tienen para hombres también (en negro porque todo el mundo sabe que el negro es un color machote). Pues bien, si lo compras en su versión para mujeres te cobran quince euros más. Me vais a decir que la de hombres tiene recortapelos y la de mujer el cabezal de precisión, pero estuve preguntando en El Corte Inglés y me dijeron que podías pedírselo al fabricante y te lo mandaban gratis. ¿Cómo os quedáis?

Para daros toda la información, os contaré que en la web oficial de Philips ha desaparecido la Lumea de hombres pero no sé si es porque la han dejado de fabricar o porque cierran los ojos cuando usan la de mujeres.

Cuchillas Bic

Nuestros amigos de Bic también piensan que las chicas deberíamos pagar más (casi por el mismo artículo). Por ejemplo por cuatro estas cuchillas de afeitar de tres filos (con aloe vera, eso sí) pagamos casi lo mismo que ellos pagan por doce maquinillas desechables también de tres filos.

Por cierto y siguiendo con la misma marca, no sé si visteis la genialosa intervención de Ellen Degeneres cuando sacaron los bolis Bic para mujeres, pero como soy fan os lo pongo porque deberían enseñar este vídeo en los colegios:

Calculadoras científicas

Venga, pensemos en algo que no tenga que ver con belleza a ver si también se aplica este impuesto. Pongamos por ejemplo una calculadora científica de esas que las madres de los más mayores habéis tenido que pagar en esta bendita cuesta de septiembre. Entre las dos calculadoras que veis sobre estas líneas hay más de un euro de diferencia, se ve que la rosa sabe calcular más cosas que la negra porque si no no me lo explico.

Sé que me vais a decir que a lo mejor los productos más neutros o masculinos tienen más ventas porque sirven para ambos sexos y por eso se pueden permitirse ponerlos más bajos. Puede que alguien apunte a que el tinte rosa le sale caro a las marcas o que los que quieran distinguirse con una calculadora cantosa merecen su castigo. Pero al final esto no va de eso: va de que no nos tomen por tontas. Va de decir basta a una sociedad que a las mujeres nos trata como ciudadanos de segunda en muchas ocasiones.

Y por supuesto va de que no nos engañen cobrándonos más por el mismo producto solo porque vaya envuelto en un color hortera. ¿Vosotras también habéis sufrido la tasa rosa?

9 COMENTARIOS

  1. Que grande tu artículo! Y que cierto. Que a veces crees que eso de los micromachismos es un palabro hipster del País Semanal y luego resulta que no……

  2. Mi primer coche, a medias con mi hermano, estaba asegurado a mi nombre en una compañía que cobraba menos a las mujeres.
    Motivo que me dieron:
    Los hombres son los que conducen, las mujeres solo llevan a los niños al cole

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre