domingo, mayo 22, 2022
InicioMujer ActualCuatro productos de cuidado personal que me han conquistado

Cuatro productos de cuidado personal que me han conquistado

Cremas  faciales de todo tipo, productos contra la celulitis, estrías…. Maquillanes en versiones infinitas, tintes, champús con propiedades variopintas… Si se trata del cuidado personal, la oferta es infinita. Pero no os voy a engañar, soy de esas personas que no se implica demasiado en este tipo de cuestiones. Una leve rutina de “chapa y pintura” y tira pa’lante. Así que no seré yo quién venga aquí a aleccionaros al respecto. Sin embargo, en los últimos meses sí he encontrado algún que otro “elixir” milagroso de esos que no dudo en recomendar siempre a todas mis amistades. Y, como compartir es vivir -que diría Sara Palacios-, también lo voy a hacer con vosotras.

Bonte, calcetín exfoliante para pies

“Se te cae la piel a tiras y te quedan los pies suaves como el culito de un bebe”. Así me recomendaron hace más de un año este producto. Y ¡oye! LITERAL. No os voy a engañar, yo era un poco escéptica, pero cumple las expectativas con creces.

El nombre no deja lugar a dudas: es un exfoliante para pies que podéis encontrar tanto en DIA como en su franquicia de belleza, cuidado e higiene Clarel. Tiene un precio asequible, en torno a los siete euros, y entre sus componentes encontramos ácido hialurónico, colágeno y aloe vera.

Las recomendaciones de uso son muy sencillas. En el paquete encontramos dos especie de bolsas, parecidas a esas que se usan en hospitales para evitar contaminación, que vienen impregnadas de una especie de aceite. Hay que ponérselas en los pies, ajustarlas con unas tiras adhesivas y dejarlo actuar en torno a una hora. Después hay que enjuagar muy bien la zona y, en los días sucesivos, hidratar bien los pies con crema. A partir de ahí, se opera el “milagro”. 

El primer día pude que no notes nada; el segundo, quizás tampoco… pero a partir del tercero la piel se te caerá literalmente a tiras para dejar una capa mucho más suave, delicada y perfecta. Os aseguro que es como mudar la piel.

Es importante que lo tengáis en cuenta para no asustaros, porque impresiona un poco ver las “lonchas” que se van desprendiendo. Por experiencia propia os aconsejo que no lo hagáis en verano, cuando soléis llevar los pies al descubierto, porque su aspecto será realmente “raruno” y ya si os metéis en el agua, ni os cuento.

No hay nadie al que se lo haya recomendado que no haya quedado impactado y satisfecho a partes iguales.

Alargador de pestañas

Cuando el pasado verano viajamos a Polonia me sorprendieron dos cosas de sus mujeres: que todas llevaban una cuidada manicura, con uñas de gel de vistosos colores y puntiagudas -no vamos a entrar en gustos- y, sobre todo, que para ser tan rubias y blancas de piel la genética las había agraciado con unas pestañas envidiables: largas, tupidas y rizadas, más allá de lo que cualquier mascara de pestañas puede lograr.

Ilusa de mí. En mi segundo viaje descubrí que la mayoría se ponían pestañas postizas al menos una vez al mes. En cualquier caso, sí que es cierto que dedican un especial cuidado a esta parte de su anatomía. 

Hay multitud de productos para su cuidado y una amiga me descubrió uno especialmente eficaz: un sérum de la marca Long for Lashes que potencia el crecimiento de las pestañas y que estas sean más largas. También en este caso fui bastante escéptica pero como me aseguró que era muy eficaz me vine con dos cajas. Lo venden en una cadena de perfumerías que también hay en Alemania y en algún país centroeuropeo más, pero aquí os dejo el enlace de Amazon.

A ver, siendo sinceros, mis pestañas tienen poco arreglo: rubias y escasas… pero el producto funcionar, funciona. Quizás no se note una barbaridad, pero usándolo con regularidad, en un mes, yo sí las aprecio más largas.

Texturizador para el pelo

cuidado personal

Como ya os conté alguna vez, tengo una guerra abierta con mi pelo, que es especialmente fino y lacio. Eso ha hecho que a lo largo de mi vida haya probado todo tipo de productos capilares para darle volumen, cuerpo, fijarlo… ¡qué os voy a contar!

En los últimos meses le he cogido el gusto a un texturizador de esos que te deja el pelo como después de bañarte en el mar. Se trata de uno de los cinco productos de la línea de styling eco friendly de Biolage R.A.W. Como indica su nombre son soluciones para definir el peinado basada es cosmética natural, con entre un 70 y un 100% de elementos naturales y sin conservantes, parabenos ni sulfato.  Hay quien consigue hacerse hasta ondas con él. Yo no pido tanto, pero lo cierto es que después de la ducha, con el pelo húmedo, lo pulverizo con este producto y tras el secado no me queda tan “relamido”. Le puedo dar algo de forma, pero sin que esté apelmazado y se ve muy natural.

El hecho de que sea a base de productos naturales es un valor añadido pues, aunque no lo machaco mucho con tintes, eso de tener la raíz tan grasa y lavarlo -y sobre todo secarlo- con tanta regularidad me lo deja hecho polvo. Yo lo compro en mi peluquería habitual, pero podéis encontrarlo aquí

Polvos mágicos para el cabello

Va otra de mi lucha con el pelo. Antes de probar ese texturizador del que os hablaba antes, utilizaba bastante una fijación en forma de “polvo”. Con la espuma me acaba saliendo caspa, con la laca me siento mi abuela, con el agua de peinado me quedan los mechones como pegotes, así que cuando conocí estos polvitos mágicos, como yo les llamo, en una de mis visitas a la peluquería me enamoré. Lo utilizaban para darle la fijación final al peinado, en plan “polvo de hadas”. Y ¡oye! parecía argamasa. Hacía una especie de casquete indestructible. 

Para el día a día este tipo de acabado no es muy operativo y NADA natural, pero sí que utilizandolo con moderación en la raíz te permite moldearla y darle mucho cuerpo. Pero ¡ojo! sin pasarse, que hasta cogerle el punto parecía la Bruja Averia. Yo me echaba un poco en la punta de los dedos y lo masajeaba en la raíz de los mechones inferiores, para que no se viese tanto. 

La verdad es que no es un producto que haya visto ni en supermercados ni en droguerías -recordad que soy de provincias-, pero por internet no es difícil encontrarlo a un precio asequible. Me decanté por este de Schwarzkopf, porque, en general, es una marca que me inspira mucha confianza, pero hay muchos más. Yo solo he probado este porque me gustó y para qué cambiar.

Estas son mis sugerencias, ¿podéis vosotros aportarnos alguna?

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

2 COMENTARIOS

    • Pues no lo dudes ni un momento!!!! Merece la pena. Te quedas los pinrelillos como el culito de un bebe

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.