Habitaciones para hermanos: ¿juntos o separados?

0

Decorar la habitación de los niños no suele ser una cuestión pacífica ni una decisión que tomemos a la ligera. Y es que desde que te quedas embarazada y te bajas a comprar revistas de decoración para coger inspiración, hasta que se queda la habitación definitiva, que realmente le encaja, pueden haber pasado perfectamente veintipocos años, y casi el niño está ya en edad de independizarse y te manifiesta que el cuarto se lo lleva.

habitaciones para niños
shutterstock

Como os decía, desde el embarazo soñamos con esos proyectos de decoración que nos encantan. Enseguida queremos una cuna convertible, porque nos convencemos a nosotros mismos que es súper útil, y que gastarnos mil y pico euros en la cuna, cómoda y cajonera con cambiador que luego se transforma en una “mini cama”, “mini escritorio” y mesita de noche es la mejor idea.

Pero no, amigas, en ningún momento se nos ocurrió pensar que igual teníamos un segundo hijo y que la cuna convertible, que es enorme y difícil de arreglar por las mañanas, iba a seguir siendo un armatoste enorme que te ocupa mucho espacio y que encima luego no te va a combinar con lo que necesite el otro hermano.

mock up wall in child room interior. Interior scandinavian style. 3d rendering, 3d illustration
Shutterstock

Así que te encuentras con una cuna convertible, en la que duerme ya el segundo de tus hijos, y el mayor que duerme en una cama de Ikea de esas pequeñas, que son tan monas y que te ha costado no llega a cien euros.

Y empiezan a crecer y empiezas a dudar: ¿duermen juntos o separados? ¿se molestarán al dormir? ¿Y cuando uno quiera estudiar y el otro quiera jugar? ¿O cuando vengan amigos de unos, cómo lo organizamos?

Ante estas cuestiones no hay respuesta unánime. Cada familia y cada hogar debe ver qué necesidades tiene, qué opciones puede barajar y con qué presupuesto cuenta para redecorar.

En nuestro caso concreto, disponemos de una casa con cuatro habitaciones, por lo que en un primer momento decidimos poner a cada niña en una habitación y organizarles su espacio personal a cada una, pero llegó un día que decidieron dormir juntas, así que como cada etapa llega a su fin, volvimos a juntarlas, dejando el otro cuarto para zona de juego y estudio para las niñas.

Una vez más, Ikea llega para salvarnos y facilitarnos la vida. Y compramos el escritorio Micke con dos sillas para que las niñas estudien, pero ahora piénsalo bien. ¿Van a estudiar codo con codo las dos?… ¡Error! Pero bueno, no pasa nada, siempre nos queda la opción de volverlas a separar y que cada una tenga en su cuarto: cama, escritorio, zona de juegos.

Y de aquí  a los programas de reformas de Divinity sólo hay un paso, así que si quieres convertirte en una experta en reformas y decoración vas por el mejor de los caminos.

habitaciones para niños

Así que, después de varias idas y venidas, de buscar inspiraciones y de preguntar a mis amigas, he llegado a la conclusión de que las voy a mantener juntas mientras ellas quieran.  Y que una cama nido, como la de la foto, hace que la habitación de dormir tenga más espacio durante el día, y por la noche sacarla no cuesta nada. La habitación queda ordenada, y mientras una estudia la otra puede jugar en la otra habitación o viceversa.

Y, si no, ya sabéis, siempre nos quedará la tienda sueca que nos saca de un apuro, aunque al final de la carrera nos hayamos gastado más dinero que si hubiéramos encargado a un diseñador de interiores la decoración de la habitación de los niños.

Y sí, siempre te quedará la cuna convertible para venderla en Wallapop.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.