9 Curiosidades del calendario que rige nuestra vida

2

Hablamos de organizarnos la semana, la casa,  el armario… Todo va en relación al calendario que tenemos, al uso horario en el que vivimos. Los lunes nos afectan por ser lunes y comenzar la semana y los viernes nos alegran porque llegan los días de descanso. Pero, ¿qué sabemos de esta organización? ¿Cómo y cuándo empezó a usarse esta disposición de días-semanas-meses? ¿Nos enseñaron en el cole algo sobre este tema?

Personalmente recuerdo que nos dijeron que los días de la semana hacen referencia a planetas y a la luna. No me explicaron por qué, pero me resultó muy curioso (y si me lo explicaron nunca lo he recordado).

Hoy os vengo a contar varias curiosidades que quizá no sepáis de nuestro calendario actual sobre el que, a raíz de una conversación sobre los días de la semana, empecé a leer en Google y he encontrado muchas cosas que no sabía. Hoy un poco de culturilla general relacionada con un tema que tanto me gusta, los romanos.

1. Los años no son exactos

calendario-año-solar

Lo primero, y no como curiosidad del todo sino como algo básico que hay que saber en la vida sí o sí,  es que un año es lo que tarda la tierra en girar alrededor del sol. Pero no es algo exacto, porque tarda 365 días y 6 horas, horas que se acumulan para que cada 4 años el año tenga 366 días, uno más a final de febrero.

Este desajuste es pequeño en relación a los desajustes que existían en los calendarios anteriores…

2. Nuestro actual calendario se implantó en el S. XVI

Actualmente nos regimos por el calendario Gregoriano desde 1582, calendario que modificó el calendario anterior, el Juliano. Este calendario se llamó así por su creador el Papa Gregorio XIII, y fue creado para organizar las festividades litúrgicas y hacerlas coincidir con el calendario civil.

3. Días borrados del calendario

El primer año de implantación hubo que hacer reajustes porque el año no coincidía con el año astronómico, así que en 1583 diciembre tuvo solo 21 días, 10 desaparecieron. Y desde entonces se estableció que el año comenzara el 1 de enero.

4. El origen del calendario Gregoriano: el de Julio César

calendario-juliano

El calendario anterior, el Juliano, fue creado por Julio César e implantado en el 46 A.C. en base al calendario romano que ya existía pero haciendo varias modificaciones para hacerlo más exacto. El calendario romano tenía solo 10 meses, de marzo a diciembre, y añadían dos meses cada dos años para ajustar.

5. No siempre fueron los años de 365 días

El calendario juliano tenía 12 meses y el primer año que se estableció tuvo 445 días, para corregir los desfases del calendario anterior.

6. Los meses antes estaban numerados

calendario-semanas

Los nombres de los meses ya venían determinados por el calendario romano, el anterior al Juliano. Durante mucho tiempo el año comenzaba el 1 de marzo, mes de Marte, padre de Rómulo y Remo. Seguido de:

  • Aprilis, mes de apertura de las flores.
  • Maius, mes de de Maia, diosa de la abundancia.
  • Junius: mes de Juno, diosa del hogar y la familia.
  • Quintilis: mes quinto.
  • Sextilis: mes sexto.
  • September: mes séptimo.
  • October: mes octavo.
  • November: mes noveno.
  • December: mes décimo.
  • Januarius: mes de Jano, dios de los portales.
  • Februarius: mes de las hogueras purificatorias (februa).

Cuando el año cambió a empezar en enero, el nombre ordinario de los meses dejó de coincidir con su lugar, pero mantuvieron el nombre.

7. Meses con nombres de emperadores romanos

calendario-augusto

En honor a Julio César, creador de este calendario, se mandó cambiar el nombre de uno de los meses “quintilis”, por “julius”. Años más tarde, otro emperador mandó cambiar el nombre de otro mes, Octavio Augusto, “sextilis” por Agosto.

El mes de agosto tenía originariamente 30 días, pero Octavio Augusto no quería que “su mes” tuviera un día menos que el de Julio César, así que le quitó un día a Febrero para ponerlo en Agosto.

8. Los días de la semana

Y por fin el origen de mi curiosidad, de donde vienen los nombres de los días de la semana.

Los días de la semana obtuvieron sus nombres de los objetos celestiales que veían moverse en el cielo: la Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus, Saturno y el Sol.

Más adelante, el sábado se relacionó con las creencias judías, con el Sabat, día de descanso después de que Dios creara el mundo. Entonces el domingo era el primer día de la semana, el día del Sol. El día del Sol desapareció para pasar a llamarse domingo, Día del Señor.

Ya veis que importancia tienen las estrellas, y es que durante siglos ha sido todo lo que veían por la noche las civilizaciones, cada una interpretando lo que veían a su manera, poniéndole un nombre u otro, y estudiando su movimiento.

Imágenes: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorManías y situaciones que los espectadores de series compartimos
Artículo siguienteAsí he perdido 7 kg con la dieta de En tu línea (y pienso perder más)

Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las “Bimadres ” . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre