¿Existe la cuesta de enero?

0

Mucho se habla de la cuesta de enero, y es que a estas alturas de mes, ya nos hemos olvidado de la paga extra, de los regalos de Reyes y de la vorágine consumista que rodea el mes de diciembre. Así que llegados a este extremo ya no nos encontramos con la cuesta de enero, sino intentando escalar un 8k, sin habernos preparado para ello.

Los buenos propósitos sobre cómo no gastar más de lo que deberíamos . se nos han olvidado mientras entrábamos en los grandes almacenes, o cuando veíamos la lista interminable de regalos de la carta de los Reyes de nuestros hijos.

cuesta de enero

Así que, si no tuvimos la precaución de no malgastar, o de gastar por encima de nuestras posibilidades, pues ahora ha llegado el momento de llorar. Nuestras visas están temblando, los cargos en la cuenta corriente o de crédito empiezan a llegar, y… sólo te queda fraccionar en cómodos plazos, si no lo hiciste ya en su día.

Muchas estaréis leyendo con cara de asombro, muchas otras, os estaréis sonrojando viéndoos reflejadas por la situación, y otras os debatís entre un qué otra cosa podía hacer yo o qué problema hay en todo ello.

cuesta de enero

Por supuesto, problema no hay ninguno. Cada uno sabe el estado de su cuenta del banco, y hasta dónde puedes llegar, pero la vorágine de las Navidades nos invade, y entramos en una espiral consumista difícil de gestionar, que acaba en unas dulces rebajas, para rematar la difícil situación.

Lo de las rebajas, ya es casi ciencia ficción, porque entre los black friday, los cibermonday  y todos los inventos que van surgiendo para que compremos durante todo el año, hacen que comprar en rebajas sea lo de menos.

¿Qué es realmente la cuesta de enero?

cuesta de enero

Según nuestra amiga wikipedia, la cuesta de enero es: “La cuesta de enero es el nombre que reciben en países como España y México el conjunto de subidas de precios, tarifas y tasas que suceden al inicio de cada año,​ y que afectan a la capacidad de compra de los consumidores.​ Se trata de aumentos de precios en los producto regulados una vez al año, en el mes de enero, a diferencia del resto de bienes y servicios cuyos precios y servicios fluctúan a lo largo del calendario.”

Primera noticia, pero real como la vida misma, nos pensamos que este mes es sólo por todo lo que gastamos, cuando realmente, además, hay subida de la mayoría de los suministros: tarifas de luz, agua, gas, teléfono, que hacen que nuestro poder adquisitivo sea inferior.

¿Te habías planteado que no eras tú la única culpable? Además de tu espíritu consumista, el gobierno se esfuerza para que no te sea fácil acabar el mes. Y eso que este año, han decidido subir el Salario Mínimo Interprofesional por encima de los 700 €, detalle que se agradece, pero ya veremos si los salarios siguen prácticamente congelados o si empezamos a ver aquellos famosos brotes verdes que nos anunciaba nuestro presidente, y que parece que se congelaron en alguna de las heladas de estos últimos inviernos.

Durante estas semanas leeras consejos, tips y trucos para afrontar la cuesta de enero, pero yo realmente sólo creo en un truco: no gastes si no tienes.

No hay más, todo lo que sea aplazar o fraccionar, antes o después tendrá que pagarlo así que hazte a la idea de establecer qué presupuesto tienes para las compras y no salirte de ahí. Es la única manera de no fallar a la hora de subir la cuesta de enero con paso firme y con el bolsillo lleno.

Imágenes: pixabay

Comparte
Artículo anteriorNesting, la nueva moda de quedarse en casa
Artículo siguienteCalor y color: Nos vestimos de rojo este invierno
María José Sarrion, profesional de los RRHH y blogger de La Alcoba de Blanca desde hace más de 4 años. Necesito como respirar contar lo que me pasa por la cabeza. Soy mujer y madre de 2 niñas, que han sacado facetas nuevas en mí. Multiapasionada, creativa e inquieta. Y con ganas de hablar de otros temas distintos a la maternidad. Porque como decía una buena amiga “hay vida más allá de la maternidad”.