jueves, junio 30, 2022
InicioMaternidadEconomía improvisada: la hucha de los niños

Economía improvisada: la hucha de los niños

Cada uno en su casa se organiza como quiere. Y más si estamos hablando de dinero. Nos guste o no (mi hija fantasea con “que no existiera el dinero”), el dinerito que mes a mes entra en las casas -en las afortunadas, tal y como están las cosas- nos obliga a gestionarnos de la mejor manera posible. Y si eso implica que nuestros niños nos echen una mano a final de mes…pues se acepta, claro, claro.

economía-hogar

La economía doméstica es una de esas parcelas de la convivencia en las que yo creo que existe más igualdad. Conozco hogares en los que es el hombre quién lleva las cuentas, controla los gastos fijos, las inversiones, los gastos probables, etc, etc (mi padre se ha puesto a tope con la excel y ahora mi madre tiene que darle toditos los tíquets de la compra para que los puntee).

En otras casas, son las mujeres las que hacen y rehacen las cuentas. Las que saben lo que se gasta en luz, teléfonos varios, agua, gas, basuras, impuestos de coches, casa, ahorros para vacaciones, etc. Las que revisan las facturas mensuales, bimensuales, anuales y renegocian contratos de suministros, seguros, pólizas.

La economía del hogar debería ser materia obligatoria en los institutos. Saber hacer una declaración de la renta (simplificada) o negociar un contrato de suministros o comprender la letra pequeña de una póliza, son cuestiones cada vez más necesarias. Claro que hay una parte de esa “microeconomía” de la cual las mujeres nos ocupamos casi en exclusividad: todo aquello que concierne a los gastos de la prole.

hucha

Somos nosotras las que compramos su ropa de temporada y en las rebajas, la de la temporada siguiente, calculando “a ojo de buen cubero” la talla pantalones o de zapatos que van a llevar. Somos nosotras las que tenemos siempre suelto en el bolso para comprar unas chuches, las que ahorramos para la peonza más fashion del momento, las que compramos la medicación que nos dice el pediatra, las que pagamos las extraescolares y el euro para la fiesta del cole. Las madres aflojamos la pasta para los cumpleaños, excursiones varias y todo tipo de “gastos no controlados” que son habituales en la rutina diaria con la familia.

En hogares donde el dinero va en cuentas separadas y se aporta a una común para los gastos del hogar, suelen ser las cuentas de la parte femenina las que soportan ese gasto de los infantes. Así que es normal que seamos las madres las que, con nuestro buen criterio, entendamos que ha llegado el momento de que nuestros hijos contribuyan a sus gastos.

No me refiero a que se pongan a trabajar antes de tiempo, sino más bien, que no les importe gastar el dinerito de sus huchas para todos esos imprevistos. Así que, tras una microencuesta entre mis amistades, os cuento las diferentes formas de financiación externa que podemos encontrar en el hogar.

  • Una hucha de ida y vuelta. Es una de las formas más curiosas que he encontrado. Se trata de darles la paga, el regalo en forma de billete de 5€ o su “salario” por hacer algunas tareas domésticas, que ellos lo metan en la hucha y al día siguiente, nosotras lo sacamos y volvemos a utilizarlo para un fin similar. Muy sutil, siempre que el menor no tenga controlado lo que va sumando, claro está.
  • La gran recogida navideña. Siempre está la bisabuela, abuela, tía o tía abuela que les da dinero para que se compren algo. Y somos nosotras las encargadas de recoger esos billetes. A final de Navidad (o del cumpleaños), nos encontramos con un montón de pasta ( a veces con dos o tres, depende del número de criaturas que hayamos traído al mundo) en nuestro monedero. Pues ahí es donde mejor está: nada de meterlo en su hucha o en su cuenta. Al fina y al cabo, ¿no nos gastamos nuestros cuartos en darles lo mejor? Pues eso, la contribución de la familia. Y siempre, siempre, agradeciéndolo 🙂
  • La cuenta de la suegra. Esta es la opción más inteligente de las que me he encontrado. son muchas las madres o suegras que con el advenimiento del nieto/nieta se viene arriba y le abren una cuenta. Tenemos que convencerlas de que, como progenitoras, es imprescindible (y legal, que siempre da peso al argumento) estar de titulares en esa cuenta. Cuando consideremos que a la abuela se le ha olvidado, cancelamos la misma recaudando la pasta. ¿Acaso no nos la vamos a gastar en ropa, zapatos, uniformes, extraescolares, cumpleaños, etc? Dinero bien invertido el de la abuela, of course.
  • Micro-préstamos. La última opción, cuando nuestros hijos son controladores de sus ahorros, son el bombardeo de micro-préstamos. “Pepito, ¿le prestas a mami 20€?” “Pepito, ¿Le prestas a mami 15€?” Y así, semanalmente un par de veces, cambiando de cantidad y de finalidad de la misma. Imposible que se acuerden de todos…

Así que si tú eres de esas que de vez en cuando metes mano a la hucha de los niños, no te preocupes. Es lo justo en términos de economía doméstica.

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. Durante mi infancia, era mi padre el que me saqueaba la hucha para comprar el periódico con suplemento del fin de semana. Nunca tenía dinero suelto y nunca lo devolvía. Lo de cancelar la cuenta de la suegra lo veo arriesgado . Solo nos faltaría acumular más puntos en nuestra contra.

  2. A mi me daban la paga por lavar los platos de la cena. Sinceramente, esos fueron mis primeros ahorros con lo que subría fiestas de cumples, cines y caprichos de ropa de marca (la tontería de adolescente,ya sabéis). Aunque parezca algo muy frío, eso me ha servido para controlar siempre mis finanzas, para valorar el esfuerzo que cuesta ganar dinero y para saber que no siemrpe se puede ir al cine, ni a tomarse un helado ni nada.

  3. A mi me daban mi quincena de acuerdo a lo que yo hacía en casa, jamás me la tocaron pero eso si, si yo quería algo que no necesitara salía de ahí. Cumpleaños de la amiga? También de ahí? Mi primera carta de crédito (secundaria a la de mis padres) se pagó con eso también; claro que no me lo dijeron hasta que llegó la cuenta y pues me dolió en el alma!!
    Yo si he metido mano en la de los enanos y casi siempre ha sido para cosas del cole. Lo que si hacemos es que ese dinero se usa para cosas no necesarias, y si es algo muy caro pues que junten la mitad y el resto sale de nosotros pagaderos con creces -perdón meses- en labores extras.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.