domingo, noviembre 28, 2021
InicioReivindicamosEl estigma de ser madre

El estigma de ser madre

 

madre estigma mujer

Nery, de Mujer y Madre y Viceversa

Hace días, en una reunión de amigas, una de ellas nos hablaba, un poco triste, sobre su retiro del mundo laboral. Había tomado esa decisión para poder dedicar mas tiempo  a sus dos hijos y a su casa, pues su trabajo la absorbía demasiado. Ella nos planteaba esta situación como un «parte aguas» en su vida y, aunque con algunas lagrimas, reconocía que se sentía feliz por esa decisión.

En lo personal me conmovió su historia, porque además  hablaba con mucho orgullo sobre los logros que consiguió durante el tiempo que estuvo dentro de el mercado laboral. Durante años tuvo un trabajo muy bueno, que le permitía viajar y que, por supuesto, le daba muchas satisfacciones, además de un buen salario, razón por la cual a algunas de las amigas del grupo les resultaba difícil entender aquella decisión.

Sin embargo, mientras ella nos contaba todo eso, yo, lejos de opinar si estaba bien o no dejar un trabajo así, no pude más que sentir un nudo en la garganta, y a punto estuve de soltarme a llorar con ella al verme reflejada en su historia pues, así como ella, hace tiempo yo también tomé una decisión similar cuando decidí dedicarme a formar una familia y «convertirme en mamá a tiempo completo» y aunque no me arrepiento de esa decisión, no dejo de sentir algunas veces cierta nostalgia por ello.

Cuando conocí a quien hoy es mi esposo yo era una orgullosa y soltera ejecutiva con un puesto de gran responsabilidad en una mediana empresa dedicada a la fabricación de textiles, un puesto que por cierto me brindó muchas satisfacciones y fue un gran logro en mi vida, ya que lo obtuve a base de mucho esfuerzo. A pesar de que vivía aun con mis padres y el cargo que dirigía era dentro de una empresa familiar, yo me consideraba de alguna manera «independiente», pues durante todos los años que trabajé en la empresa, todo lo que vestía o viajaba  lo pagaba con el dinero que provenía exclusivamente de mi propio trabajo.

Por supuesto, cuando me casé las cosas cambiaron, todo comenzó a pagarse con el dinero de «el trabajo» de mi marido y, de verdad ¡cómo me costaba lidiar con eso!, sobre todo porque desde chica siempre tuve ideas inclinadas al feminismo y a la independencia, aunque sin caer en lo «radical». Confieso que yo era de esas personas que creía fervientemente que el destino final de una mujer no debería ser eso: los hijos y la casa. Incluso, ingenuamente, criticaba a quienes lo hacían.

Por ello, poco tiempo después de casarnos, abrí un pequeño negocio, una boutique de ropa para mujer. Era un negocio que me gustaba mucho y que además me brindaba cierta autonomía financiera, pues nunca me ha gustado sentirme dependiente de nadie, sin embargo con el paso del tiempo y en la medida que mis hijos crecieron, las cosas se complicaron y por diversas razones me vi en la necesidad de cerrarlo.

madre estigma mujer

 

Sin embargo, a pesar de que hoy se pudiera considerar que estoy dentro de esta categoría denominada «mamá que no trabaja» (aunque este termino no es del todo cierto ) sigo realizando otras actividades paralelas al cuidado de mi hijos, que me brindan algunos ingresos económicos, y sigo apoyando la idea de que las mujeres puedan desarrollarse en cualquier ámbito que deseen siempre y cuando eso las haga felices.

Aunque, con el tiempo, confieso que me he dado cuenta de que luchar por un espacio para las mujeres se ha convertido en una lucha contra los hombres, una competencia brutal también entre las propias mujeres. Me doy cuenta además, que muchas de las mujeres hoy en día ya no vemos a los hijos y la casa como un proyecto de vida, como una opción en la que podamos encontrar felicidad. Mucho menos como el proyecto más importante de nuestra vida. Hoy muchas mujeres ven la casa y los hijos como un lastre, como una carga, como una prisión, por eso quien decide abandonar el mercado laboral para convertirse en «madre a tiempo completo» corre el riesgo de ser «quemada en leña verde».

En lo personal, me considero a favor de “las mujeres” aun cuando las feministas me consideren indigna. Sigo apoyando la idea de que las mujeres deben tratar de desarrollarse siempre sin importar la edad, en el ámbito que deseen, y si lo que desean es un trabajo asalariado, pues ¡adelante!. Sin embargo, igualmente creo que las mujeres también tenemos el derecho de elegir mas allá de un trabajo asalariado sin que se nos debería juzgar por ello, pues todas somos libres de decidir y tenemos el derecho (como muchos otros tantos) de hacer con nuestras vidas lo que se nos “pegue la gana”.

mujer trabajando

Como ya mencioné antes, las mujeres no solo tenemos  el derecho sino la obligación de desarrollarnos, construirnos y reconstruirnos a nosotras mismas y si para ello alguien necesita abandonar el mercado laboral, es muy respetable. Si alguien desea desarrollarse y realizarse en el ámbito personal y no en el profesional no se nos debe de estigmatizar. Ni decir si eso esta bien o esta mal, si traiciona alguna causa o no, o si depender económicamente de la pareja es malo o no.

Habría que preguntarnos pues ¿quién dicta las normas de lo que esta bien y de lo que no? ¿de lo que debe de hacer cada mujer o no con su vida?¿Quién decide que solo trabajando fuera de casa te conviertes en alguien productivo para la sociedad? ¿Quién decide que solo mediante un trabajo asalariado puedes realizarte como persona? ¿Quién dice que trabajar sin un sueldo te convierte en parásito o una tonta? ¿Quién diablos determina eso?

Yo creo que el problema no es si trabajamos fuera de casa o no, el problema es que les hemos dado el poder a otros de opinar sobre nosotras. El problema es que hay muchos estereotipos alrededor de “las mujeres que se quedan en casa” (y nosotras muchas veces hemos contribuido a ello). Nos han hecho creer que las “mamás a tiempo completo” son improductivas para la sociedad, que su trabajo no tiene ningún valor, cuando eso es totalmente falso, pues todas sabemos -aunque muchas no lo aceptemos- que criar a los hijos y resolver asuntos domésticos tiene un gran valor y es una aportación económica socialmente necesaria en esta sociedad. Eso sin contar que, además, muchas de esas mamás no solo tenemos la capacidad para dirigir y gestionar el hogar al cien por cien, sino que, además, contamos con la capacidad (y la mayoría lo hacemos) de combinar todo esto con muchas otras actividades paralelas, nos generen o no algún tipo de ingreso paralelo.

mujer trabajando

Así pues, mi reflexión final es: no permitamos que las críticas de los demás jueguen el papel más importante en nuestras inseguridades, no esperemos a que alguien más venga a darnos una palmadita en la espalda y a decirnos “¡que noble labor realizas!» para poder valorar lo que hacemos. Dejemos de darles “poder” a quienes quieren imponer sus decisiones y opiniones sobre nosotras, a quienes dictan lo que está bien y lo que está mal. No podemos ni debemos sentir pena al decir  «soy mamá en casa», no estigmaticemos nuestra labor, y ¡ojo! tampoco se trata de que nos colguemos carteles de “mujeres  sacrificadas» pues eso, además de patético, suena bastante pretencioso.

Finalmente, creo que cada mujer que realiza alguna actividad ya sea en su hogar o fuera de este, e independientemente de que le genere algún ingreso económico o no, puede ser una “mujer realizada”, y también creo que cualquier mujer y madre que ama a su hijos y  hace todo lo posible para sacarlos adelante y los lanza convertidos en hombres y mujeres de bien a una sociedad tan ávida de ello, ya está contribuyendo de alguna forma a la sociedad, puesto que, lo crean o no, educar y formar niños en adultos responsables es una gran función social (solo hablo de mujeres y madres no por restarles mérito y responsabilidad en esta función a los padres, sino porque este foro público trata justamente de mujeres y madres), ya que son estos niños y niñas que muchas MUJERES Y MADRES estamos educando hoy, los adultos del futuro, el principal engranaje y la fuerza que hace funcionar esta  gran máquina que camina todos los días llamada SOCIEDAD .

Colaboraciones MMM
Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos. Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com
RELATED ARTICLES

5 COMENTARIOS

  1. Yo trabajo fuera y dentro de casa, porque no puedo permitirme trabajar solo en mi familia, que es sin duda el mejor y más importante proyecto que tengo y tendré jamás. Dejemos de juzgarnos y vivamos,

  2. Totalmente de acuerdo contigo Pilar! Y si, es verdad lo que dice Cristina Sz, hagámos lo que para cada quien sea «lo mejor» y de acuerdo a la realidad particular de cada quien, pero sin juzgarnos, que finalmente todas vamos dentro del mismo Barco.

  3. Que artículo más acertado pues reflejas el día a día de muchas mujeres, tristemente como lo mencionas en esta sociedad se han dicotomizado las cosas y si se cree que si se está en uno de los bandos , en este caso ser madre a tiempo completo o desarrollarse en el mundo laboral, se debe minimizar el otro.

    Somos madres, mujeres, seres humanos con nuestros sueños, metas, virtudes y defectos, y si bien los movimientos feministas han conseguido grandes logros en materia de derechos, considero que el más importante de ellos es el de la libertad, y ser libre implica poder decidir, y en este caso decidir lo que te haga más feliz o esté en tus posibilidades ya sea estar con tus hijos o irte a trabajar, sin miedo a sentirse juzgada y sin juzgar.

    Feliz noche desde Colombia

  4. A mi me gustaría ser madre a tiempo completo. Me gustaría que me dijeran y criticaran por hacerlo. Porque sabría que responderles. Cada uno tiene un sueño y unas necesidades.
    Yo siempre había soñado con que el día que naciera mi hija, me quedaría con ella, aunque fuera hasta el segundo año, para poder, no solo disfrutar de ella a tiempo completo, si no que ella también lo hiciera de mi y poder, así, enseñarle los valores que nosotros seguimos.

    Pero mi gozo en un pozo. Papi está sin trabajo y no llegamos a fin de mes. Todo esto cuando estaba de casi 8 meses. Así que con 11 meses, el papi está con ella y es él el que es papi y amo de casa todo el día. No me puedo quejar, él lo hace lo mejor posible y la peque no puedo dejarla en mejores manos. Peeeeero yo siento cierta envidia de él y de todas aquellas madres que tenéis la posibilidad de poder hacerlo.

    Yo creo que si no se juzga y se cree que es mejor que otra persona, hay gente que no es feliz. Es mejor señalar con el dedo a que te señalen. Y yo pienso que esta sociedad sería mejor y seríamos más felices si cada uno de nosotros se metiera en su propia vida y no en las ajenas. Porque no conocemos ni la mitad de una historia, que ya estamos juzgando y eso me llevan los demonios.

    Saludos

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?