¿Cuántas luces parpadean? Historias de un embarazo múltiple

6

shocked

Historias de “multis” por Blue Mary Dream:

No es nada fácil tener hijos hoy en día. Lo digo desde aquí, alto claro y por si a alguien le interesa: es que somos muy mayores biológicamente, estamos todo el día estresados con el trabajo y obsesionados por planear el año y el mes en que puedes quedarte embarazada y será más agradable el embarazo. Nada más lejos de la realidad: pasan los meses, ni cuadrando las ovulaciones femeninas te quedas, la obsesión (sin tú darte cuenta) se agudiza y la vida se convierte mes a mes en una montaña rusa hormonal en la que involucras a tu marido, que empieza a sentirse también un poco culpable.

Dicho esto, yo me quedé embarazada, con un viaje pagado a París y la recomendación, de no viajar en avión los primeros tres meses. Y después nació Lu. Con estos antecedentes y con esta cosa de darle un hermanito ( aunque a mí la maternidad ya con una me estaba superando ), pues resultó que me puse muy prontito a ello e inexplicablemente (que hay que esperar siempre lo inesperado) muy fácilmente me volví a quedar embarazada. Así es la vida, no hay que olvidarlo nunca y ya veréis por qué.

En fin, a mi las ecografías siempre me han puesto muy nerviosa, nunca las he vivido con el móvil en la mano para grabar nada. Así que, en la primera consulta que hago a mi ginecólogo (desde aquí digo que su carácter y su buen hacer no lo voy a olvidar nunca) no habla mucho él, se toma su tiempo y me dice que si es que no he visto dos lucecitas parpadeando. Yo, reitero, ni me gustaban las ecos ni veía nada (tal vez por la ansiedad).

– Pues yo que sé…

– Eso es que vienen dos, que parece un embarazo gemelar…

Yo no digo nada y menos mal que mi marido sí reacciona y ya le va diciendo al ginecólogo que yo puedo ser muy aprensiva y eso será por lo que no digo nada.

– Pues nada, a prohibirle internet y a revisiones continuas.

Empiezo a comprender por qué tengo tantas naúseas.Llamo a mi madre. Llamo a mi hermano.

– Hija, ¿seguro? A ver si se ha equivocado.

La siguiente consulta al ginecólogo, llena de incertidumbre y temor descubrimos que efectivamente el gine se había equivocado. Mientras ante su silencio yo ya pensaba que mi embarazo no era ya múltiple, el buen hombre me miró y me dijo: Son tres.

– ¿Y Valium no puedo tomar?

Comparte
Artículo anteriorUn básico de diario: el maquillaje de emergencia
Artículo siguienteListado de Fugas

Este post ha sido escrito por una colaboradora puntual de Mujeres y Madres Magazine. Aquí os damos voz para que la vuestra llegue lejos.
Si quieres colaborar con nosotras escríbenos a: hola@mujeresymadresmagazine.com

6 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre