lunes, enero 24, 2022
InicioMaternidadConsejos para teletrabajar con niños

Consejos para teletrabajar con niños

Estamos viviendo una situación muy complicada en la que la mayoría estamos confinados en nuestras casas y no tenemos certeza de hasta cuando se va a extender esta situación. Cuando se decretó esta medida nos costó creérnoslo, pasamos días, incluso semanas en estado de shock. Esos, los que (de momento) hemos tenido la suerte de no conocer al «bicho» de cerca. Pero, sea cual sea la situación que nos ha tocado vivir, la realidad es que si nos toca teletrabajar con niños en casa, debemos intentar que nos cunda y aprovechar cada minuto porque no tiene pinta de que vaya a pasar pronto.

Además, si tienes hijos en casa, el colegio tiene menos pinta de ir a arrancar a corto plazo, así que es básico que sepas compaginar tu faceta de madre con la de trabajadora desde casa, por eso, aquí os dejo algunos consejos para teletrabajar con niños que espero que os puedan ayudar.

Consejos para teletrabajar con niños

Madruga y/o trasnocha

Es de cajón pero sin lugar a duda el momento en el que más te va a cundir el trabajo es cuando tus hijos están durmiendo. Si puedes sacar un par de horas antes de que se despierten o después, es algo que tendrás ganado. Otro buen momento para arañar tiempo es el de la siesta, si tus hijos son pequeños la seguirán durmiendo y si no, es un buen momento para dejarles que vean una peli o algo y aprovechar otro buen tirón.

Arréglate nada más levantarte

Es importante que cuando te pongas delante del ordenador no estés en pijama, si no que ya estés vestida, duchada, etc. como si fueras a trabajar, te hará sentirte mejor y más centrada.

Esto tiene una excepción muy clara, si has madrugado para sacar unas horitas antes de que se levanten los peques de la casa, igual es mejor que esto lo dejes para después no vayas a hacer ruido y despertarlos. Cuando se despierten y les pongas el desayuno podrás hacer un pequeño parón para ducharte, arreglarte y continuar, pero ya habrás trabajado unas horas al 100%.

Organiza la comida como si trabajaras fuera

Puedes caer en la tentación de pensar que al estar en casa tendrás tiempo para cocinar pero no es así, no estás para cocinar si no para trabajar. Lo ideal es que anticipes lo que vas a comer y lo dejes hecho la noche antes o aproveches a dejarlo preparado el fin de semana en tuppers o congelados como harías en tu rutina diaria.

teletrabajar con niños

Ten a tus hijos siempre cerca

Esto puede parecer contradictorio porque te van a distraer más pero la realidad es que si te encierras en una habitación y los oyes discutir, dar golpes, jugar a lo bruto o lo que sea, va a ser imposible que te concentres. Si estás en la misma estancia que ellos los tendrás siempre en tu radar y será mucho más fácil que estés concentrada en tu trabajo sin preocuparte de lo que estarán o no haciendo.

Lo ideal es poder estar en diferente habitación pero viéndolos. En mi caso por ejemplo, ellos suelen estar en el salón y yo en la cocina, que está en frente y al dejar las dos puertas abiertas los veo sin problema. Me permite estar un poco «aislada» pero enterándome de todo, teletrabajar con niños despierta toda tu creatividad ya lo veis.

Coloca alimentos de forma estratégica

Imagino que ya lo habréis notado pero igual que nos pasa a los adultos que la ansiedad y el aburrimiento hace que comamos más, a los niños también. Eso hace que no dejen de pedir comida y agua… Si no quieres estar levantándote constantemente deja los vasos a su alcance y algo de comida que puedan coger y que no suponga ningún riesgo. Por supuesto, aquí también es importante el punto anterior porque aunque no te levantes, si debes controlarlos un poco, mis dos pequeños tienen mucho peligro con esto y o les cortas el grifo o se pueden comer una caja de lo que sea en una mañana.

Repartir las tareas

En esta situación un plus a sumar es que estamos todos en casa en todo momento, es decir, no solo tienes que trabajar con los niños, si no que tampoco hay comedor escolar por lo que son muchas las tareas que hay que hacer. Hablar con tus hijos y hacer un calendario repartiendo las tareas es algo que te ayudará mucho a disponer de algo más de tiempo y no ir tan apurada.

teletrabajar con niños

Olvídate de las prisas

Una de las ventajas que tiene el confinamiento es que no hay prisa absolutamente para nada. Nadie os espera, no tenéis que llegar a ningún sitio… si coméis a las 2 genial, pero si lo hacéis a las 3 tampoco pasa nada. Lo ideal es intentar mantener unos horarios, pero es mucho más importante mantener la calma y no transmitir tensión a tus hijos.

Utiliza carteles

Esta idea se la he visto a varias personas a través de Instagram y es genial. Pon un cartel a tus hijos en el que les indiques que estás trabajando, que pueden apuntar lo que necesitan o los momentos en los que tienes una reunión y tienen que esperar. Les hará gracia y te respetarán un poco más.

Dedica tiempo a tus hijos

No todo es trabajo, es importante que el tiempo que no estés trabajando se lo dediques a tus hijos, a jugar con ellos, a estrechar vuestros lazos, fomentar la creatividad pero sobre todo, disfrutar de este regalo que nos han hecho que nos permite pasar tiempo en familia.

Cumple con tus objetivos

Este es el punto más importante de todos los que he dicho hasta ahora. Estás teletrabajando, estás en casa, es una situación excepcional pero no es una excusa. Debes demostrar que eres responsable y que cumples exactamente igual que si estuvieras en tu trabajo porque puedes hacerlo sin problema, simplemente necesitas algo más de flexibilidad horaria.

Maria Jardónhttp://www.mariajardon.com
Soy periodista, Comunnity Manager y madre de dos pequeños terremotos. Me encantan las redes, escribir y compartir todo lo que se me pasa por la cabeza. No me dan miedo los retos, así que estoy deseando dejar salir mi parte más femenina para hablar sobre temas que nos interesan a las mujeres de hoy en día y, como no, deseando pasar un buen rato con vosotras.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!
Limonerías on Placeres culpables
Verónica on La llamaron «loca»
marisa, la estresada on La llamaron «loca»
AL REVES DEL MUNDO on ¡Qué haría yo sin mis amigas!
AL REVES DEL MUNDO on Y tú, ¿qué coleccionas?
chewacca on Odio Star Wars
Mónica de Objetivo Tutti Frutti on Adolescentes y Sexo
Almudena on Adolescentes y Sexo
Catalina on Adolescentes y Sexo
Mamá y la tribu on Ser madre y opositar
Noelia - Golosi on … y lo metió en casa
María Dolores Pujalte on Siempre son los hijos de los demás
Natalia Martín on Tiempo para ti
Natalia Martín on La madre que nos parió
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
María José Sarrión on Cómo ir calentita sin perder estilo
Natalia Martín on ¿Te animas con el trapillo?
Sara Palacios on Problemas del primer mundo
Natalia Martín on Elogio de la sobriedad
Natalia Martín on Libros inspiradores para 2016
Alfonso de Lózar on Propósitos de Año Nuevo
Rocío Bloguera on Nacer el Día de los Inocentes
Maria Mivinailart on Recuerdos de Navidad
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Necesito ser asocial…
Natalia Martín on Recuerdos de Navidad
La Sonrisa de Mini Yo on Recuerdos de Navidad
Mi único norte on Necesito ser asocial…
Viejabruja on Liga con Star Wars
Ruth de R. on Liga con Star Wars
Natalia Martín on Disfruta de la Navidad
Alejandra deF on Abraza la moda navideña
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Maria Mivinailart on Frases de madre
Maria Mivinailart on Se vende
Peña on Frases de madre
Limonerías on Se vende
Cristina Prieto on Se vende
Limonerías on Tipos de amistades 2.0
Ruth de R. on Se vende
María José on Tipos de amistades 2.0
Ana Andrade on Tipos de amistades 2.0
Carol