martes, mayo 17, 2022
InicioEl VermutFrases de madre

Frases de madre

Todas las hemos oído alguna vez y renegado de ellas cuando nos las aplicaban, pero desde que nos convertimos en madres alguna se nos ha escapado en un arrebato. Hoy volvemos a confesar y os contamos cuáles son esas frases que nunca pensamos que diríamos… pero que hemos dicho.

Ni mami, ni mamo (Let B. Díaz)

frases-madre_mama

Entre las múltiples frases de madre que mi madre (y mi abuela por aquello de la convivencia) me dijo en mi infancia hay muchas que me dieron mucha rabia y con las que estoy en absoluto desacuerdo, así que cuando acuden a mi mente por simple repetición de patrones consigo controlarlas. Peeeeeero… todo llega y hace unos días en una de esas agotadoras conversaciones con mi hijo de casi tres años me encontré repitiendo su “ni mama, ni mamo”  adaptado a mis circunstancias. Y es que cuando mi peque entra en bucle con el “pero mami” hay que hacer acopio de una paciencia de la que a veces carezco. Así que esa tarde de hace un par de semanas cuando llegamos al quinto “pero mami” noté como se me subían los rubores y me sorprendí al escucharme pronunciar “ni mami, ni mamo”. Lo siguiente fue sonreír y, para adentro, soltar una carcajada.

Bébete rápido el zumo que se le van las vitaminas (Sara) frases de madre zumo de naranja

Mi madre es la mujer con más frases del mundo mundial. Tiene un montón de dichos, de frases y lo mejor es que de vez en cuando te suelta alguna que te deja picueta porque no la has oído jamás. Siempre, y cuando digo siempre es siempre, dice “pero si lo digo mucho” y mi hermana y yo nos revolcamos de la risa.

Una de las cosas que más risa me da al recordarlo era esa obsesión por que nos bebiéramos el zumo rápido porque se le iban las vitaminas. Sí, vale, estaba fomentada por los médicos, pero una vez me contó que cuando era bebé se llevaba un exprimidor por ahí para cuando me tocara tomarme las frutas el zumo de naranja estuviese recién exprimido. A mí esa imagen me fascina y cuando lo leí en el blog de Cómo no ser una drama mamá ¡casi me parto! No puedo tomarme un zumo sin acordarme de mi madre ¡qué puedo decir!

Me acaballo, Merak

Mi madre es un dechado de originalidad y prosa fina, pero los juegos de palabras está claro que no son lo suyo. Me pasé media infancia sufriendo lo indecible cada vez que yo decía “me aburro” y ella, en un alarde de ingenio, me contestaba “pues yo me acaballo”. De verdad, es que no es serio. Ni tiene sentido, ni tiene gracia, ni leches. Incluso en mi mente infantil aquello resultaba ridículo. “¿Me acaballo, mama? ¿de verdad? ¿es lo mejor que me puedes decir?”. Eso sí, su función la cumplía a la perfección porque, me daba tanta rabia escucharlo que evitaba por todos los medios iniciar ese diálogo de besugos.

La primera vez que mi hija mayor me dijo “me aburro” y me descubrí contestando “pues yo me acaballo” casi se me llevan los demonios. Pero ¡oye! que la cosa funciona. Que sigue siendo tan irritante para ellas como lo era para mí y el efecto es el mismo: centran su ira en la estupidez de su madre en vez de concentrarse en su propio aburrimiento y asunto arreglado.

¡A levantarse que es tardísimo! (María Jardón)

reloj meter prisa

Si sé que no es una frase muy original pero no había cosa que más me molestara que que me despertara siempre con prisa. No es que yo fuera una dormilona que se levantara a las 12, es que ella siempre usaba (bueno y utiliza que cuando me quedo en su casa todavía me lo hace alguna vez) esa técnica para despertarme siempre. Daba igual que fuera tarde o no, sino lo era se lo inventaba y siempre me decía cinco o diez minutos más de la hora que era. Me levantaba ya de un mal humor… Lo único que pensaba siempre era: “pues si tan tarde es haberme despertado antes… ¡pero con tranquilidad!”.

Lo peor de todo esto es que mi mayor tiene cuatro años y ya me he descubierto despertándole algún día con el “venga a levantarse que es tardísimo” No me quiero imaginar cuando tenga catorce…

¿Te crees que tengo una maquinita de hacer dinero? (María José)

frases de madre

Con esa frase mi madre daba por zanjada cualquier posibilidad de que nos comprara el capricho de turno. Yo era oírla, y rápidamente visualizaba una caja registradora de las de antaño dando billetes a diestro y siniestro. Después de la pregunta, mi respuesta era hacerme la loca… Porque ya me dirás qué respuesta hay ante la pregunta… Ninguna, porque y yo qué sabía de pequeña de dónde salía el dinero.  ¿En serio no tenía una máquina de hacer billetes?

Lo peor de todo es que es la única respuesta que se me ocurre a la hora de frenar la vena de compradoras compulsivas que mis hijas han heredado de mí. Como mis compañeras, una vez dicha te entra una mezcla de sentimientos entre rabia y me descojono que no puedes evitar.

¿Pero tú te crees que somos de Iberdrola? (Verónica Trimadre)

crees-somos-iberdrola

Muy relacionada con la frase de mi compañera Maria José, pero circunscrita al asunto de la factura de la luz, tenemos esta variante. Cada vez que mi madre se movía por la casa en las largas tardes de invierno encontraba luces por apagar. Y no podía hacerlo en silencio, no, tenía que hacerlo a voz en cuello mientras decía la consabida frase: ¿pero qué os habéis pensado vosotras, que somos de Iberdrola? Yo no entendía ni una palabra y menos entendía cómo se habían encendido todas esas luces… Yo creo que se conectaban a su paso, era como un auténtico Poltergeist.

Seguro que vosotras también tenéis vuestras propias frases de madre que jurásteis no usar jamás y se os han escapado de repente. ¿Las compartís con nosotras? Nos puede quedar un glosario interesante.

Fotos: Pixabay

Equipo MMM
Equipo MMM
Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.
RELATED ARTICLES

3 COMENTARIOS

  1. A Sara, también le fastidiaba mucho que le dijera, súbete la falda que te pinga!!!.Se le llevaban los demonios, jajaja. Yo es que soy de muchas frases, que le voy a hacer.

  2. Jajaja la de la maquina del dinero y lo de iberdrola también me lo decía mi madre. Y lo de “me aburro” ella me contestaba “pues te compras un mono” y yo que pedía dinero me volvía a la maquina del dinero… todo en bucle jajaja
    Lo que si me irritaba era cuando me decía “ya me lo dirás” y joe parecía bruja porque acababa pasando lo qur ella decía. Y sigue siendo igual… Y ya se me ha escapado alguna vez con mi marido!! Jajajaja

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.