Frases de madre

3

Todas las hemos oído alguna vez y renegado de ellas cuando nos las aplicaban, pero desde que nos convertimos en madres alguna se nos ha escapado en un arrebato. Hoy volvemos a confesar y os contamos cuáles son esas frases que nunca pensamos que diríamos… pero que hemos dicho.

Ni mami, ni mamo (Let B. Díaz)

frases-madre_mama

Entre las múltiples frases de madre que mi madre (y mi abuela por aquello de la convivencia) me dijo en mi infancia hay muchas que me dieron mucha rabia y con las que estoy en absoluto desacuerdo, así que cuando acuden a mi mente por simple repetición de patrones consigo controlarlas. Peeeeeero… todo llega y hace unos días en una de esas agotadoras conversaciones con mi hijo de casi tres años me encontré repitiendo su “ni mama, ni mamo”  adaptado a mis circunstancias. Y es que cuando mi peque entra en bucle con el “pero mami” hay que hacer acopio de una paciencia de la que a veces carezco. Así que esa tarde de hace un par de semanas cuando llegamos al quinto “pero mami” noté como se me subían los rubores y me sorprendí al escucharme pronunciar “ni mami, ni mamo”. Lo siguiente fue sonreír y, para adentro, soltar una carcajada.

Bébete rápido el zumo que se le van las vitaminas (Sara) frases de madre zumo de naranja

Mi madre es la mujer con más frases del mundo mundial. Tiene un montón de dichos, de frases y lo mejor es que de vez en cuando te suelta alguna que te deja picueta porque no la has oído jamás. Siempre, y cuando digo siempre es siempre, dice “pero si lo digo mucho” y mi hermana y yo nos revolcamos de la risa.

Una de las cosas que más risa me da al recordarlo era esa obsesión por que nos bebiéramos el zumo rápido porque se le iban las vitaminas. Sí, vale, estaba fomentada por los médicos, pero una vez me contó que cuando era bebé se llevaba un exprimidor por ahí para cuando me tocara tomarme las frutas el zumo de naranja estuviese recién exprimido. A mí esa imagen me fascina y cuando lo leí en el blog de Cómo no ser una drama mamá ¡casi me parto! No puedo tomarme un zumo sin acordarme de mi madre ¡qué puedo decir!

Me acaballo, Merak

Mi madre es un dechado de originalidad y prosa fina, pero los juegos de palabras está claro que no son lo suyo. Me pasé media infancia sufriendo lo indecible cada vez que yo decía “me aburro” y ella, en un alarde de ingenio, me contestaba “pues yo me acaballo”. De verdad, es que no es serio. Ni tiene sentido, ni tiene gracia, ni leches. Incluso en mi mente infantil aquello resultaba ridículo. “¿Me acaballo, mama? ¿de verdad? ¿es lo mejor que me puedes decir?”. Eso sí, su función la cumplía a la perfección porque, me daba tanta rabia escucharlo que evitaba por todos los medios iniciar ese diálogo de besugos.

La primera vez que mi hija mayor me dijo “me aburro” y me descubrí contestando “pues yo me acaballo” casi se me llevan los demonios. Pero ¡oye! que la cosa funciona. Que sigue siendo tan irritante para ellas como lo era para mí y el efecto es el mismo: centran su ira en la estupidez de su madre en vez de concentrarse en su propio aburrimiento y asunto arreglado.

¡A levantarse que es tardísimo! (María Jardón)

reloj meter prisa

Si sé que no es una frase muy original pero no había cosa que más me molestara que que me despertara siempre con prisa. No es que yo fuera una dormilona que se levantara a las 12, es que ella siempre usaba (bueno y utiliza que cuando me quedo en su casa todavía me lo hace alguna vez) esa técnica para despertarme siempre. Daba igual que fuera tarde o no, sino lo era se lo inventaba y siempre me decía cinco o diez minutos más de la hora que era. Me levantaba ya de un mal humor… Lo único que pensaba siempre era: “pues si tan tarde es haberme despertado antes… ¡pero con tranquilidad!”.

Lo peor de todo esto es que mi mayor tiene cuatro años y ya me he descubierto despertándole algún día con el “venga a levantarse que es tardísimo” No me quiero imaginar cuando tenga catorce…

¿Te crees que tengo una maquinita de hacer dinero? (María José)

frases de madre

Con esa frase mi madre daba por zanjada cualquier posibilidad de que nos comprara el capricho de turno. Yo era oírla, y rápidamente visualizaba una caja registradora de las de antaño dando billetes a diestro y siniestro. Después de la pregunta, mi respuesta era hacerme la loca… Porque ya me dirás qué respuesta hay ante la pregunta… Ninguna, porque y yo qué sabía de pequeña de dónde salía el dinero.  ¿En serio no tenía una máquina de hacer billetes?

Lo peor de todo es que es la única respuesta que se me ocurre a la hora de frenar la vena de compradoras compulsivas que mis hijas han heredado de mí. Como mis compañeras, una vez dicha te entra una mezcla de sentimientos entre rabia y me descojono que no puedes evitar.

¿Pero tú te crees que somos de Iberdrola? (Verónica Trimadre)

crees-somos-iberdrola

Muy relacionada con la frase de mi compañera Maria José, pero circunscrita al asunto de la factura de la luz, tenemos esta variante. Cada vez que mi madre se movía por la casa en las largas tardes de invierno encontraba luces por apagar. Y no podía hacerlo en silencio, no, tenía que hacerlo a voz en cuello mientras decía la consabida frase: ¿pero qué os habéis pensado vosotras, que somos de Iberdrola? Yo no entendía ni una palabra y menos entendía cómo se habían encendido todas esas luces… Yo creo que se conectaban a su paso, era como un auténtico Poltergeist.

Seguro que vosotras también tenéis vuestras propias frases de madre que jurásteis no usar jamás y se os han escapado de repente. ¿Las compartís con nosotras? Nos puede quedar un glosario interesante.

Fotos: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorSe vende
Artículo siguiente5 Cosas que dije que nunca compraría (con sorteo)

Las chicas de la redacción de Mujeres y Madres Magazine contando sus cosas. Nos gusta compartir lo que pensamos.

3 COMENTARIOS

  1. A Sara, también le fastidiaba mucho que le dijera, súbete la falda que te pinga!!!.Se le llevaban los demonios, jajaja. Yo es que soy de muchas frases, que le voy a hacer.

  2. Jajaja la de la maquina del dinero y lo de iberdrola también me lo decía mi madre. Y lo de “me aburro” ella me contestaba “pues te compras un mono” y yo que pedía dinero me volvía a la maquina del dinero… todo en bucle jajaja
    Lo que si me irritaba era cuando me decía “ya me lo dirás” y joe parecía bruja porque acababa pasando lo qur ella decía. Y sigue siendo igual… Y ya se me ha escapado alguna vez con mi marido!! Jajajaja

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre