domingo, mayo 29, 2022
InicioMaternidad10 cosas por las que los hijos te cambian la vida

10 cosas por las que los hijos te cambian la vida

Los hijos te cambian la vida de una manera brutal. Todo el mundo te lo dice cuando te quedas embarazada, pero no sabes cuán real es hasta que lo vives.
No es un cambio negativo, todo lo contrario, aunque muchas veces la gente lo dice en un tono lastimero “te va a cambiar la vida” (cuando quieren decir, te la van a hundir). Y de verdad que no es así. Sufres cambios en muchos aspectos, tu casa se llena de vida y jaleo, tú como persona no vuelves a ser la misma o el mismo, tu tiempo libre, tus prioridades…

1.Valoras lo realmente importante

padre-cambia-con hijos
Durante el embarazo no hay nadie más importante que la madre y su bebé, si estás teniendo problemas en el trabajo, tienes estrés, amistades que no lo son… es el momento de limpiar toda esa porquería, de cuidarte y de poner prioridades en tu vida.

2. Gestionas mejor el tiempo

tiempo madre
¿Qué hacía yo antes de ser madre? ¡Perder el tiempo por lo visto! Es cierto que leía más, iba a bailar, iba a hacer la compra (ahora la hago online),etc. Pero ahora hago muchísimas más cosas en el mismo tiempo. E incluso 3 y 4 cosas a la vez. Seguro que tú también haces 3 o 4 cosas, mira: haces la comida del día siguiente mientras acuestas a tu hijo, a la vez whasapeas  y preparas la mochila de la guarde para el día siguiente.

3. Mejoras tu alimentación

alimentacion-cambia-con-hijos
No es que me alimentase de comida basura, pero no llevaba un control de variedad tipo legumbre-verdura-pasta, para llevar un equilibrio. Primero me empecé alimentar mejor en el embarazo, había que cuidar al renacuajo que llevaba dentro. Durante la lactancia comía por los codos, e intentaba que fueran cosas saludables. Además me dio por leer sobre alimentación, me informé del Baby Led Weaning, aprendí recetas nuevas… Fijaros que antes tenía bolsas de patatas en casa que desaparecían cuando me ponía a ver cualquier serie. Ahora no hay bolsas de esas, porque es asomarse una, y todo el mundo pequeño quiere comer en lugar de la merienda correspondiente. No es comida “prohibida”, pero cuanto menos comamos de eso, mejor para todos.

4. Aprendes a gestionar mejor los recursos

muchos bebes
Y dirás, ¿qué recursos? Pues todos. Los económicos para empezar. Un bebé puede suponer un gran gasto inicial, depende de como te lo plantees, pero los ingresos son los mismos y hay que reorganizarse.
También los recursos de espacio. La casa antes era de 2 y ahora (te lo adelanto) estará tomada por un bebé, será para él.
Además te darás cuenta de la de recursos de entretenimiento de los que dispone tu cuerpo, canciones, gestos con las manos, vocecillas…

5. Sacas lo mejor de ti

madre-cambia-con-hijos
¿Creías que no tenías paciencia? ¿Creías que no se te daban bien los niños? Pues verás como sin darte cuenta, eres la mejor madre, o el mejor padre del mundo. Paciente, entiendes sus llantos, sus gruñidos, cubres sus necesidades, cantas, bailas… Y todo suele salir con una sonrisa, sí aunque no hayas dormido también, porque ellos te miran, te sonríen y ¡se para el mundo!

6. Tu vida en pareja cambia

pareja-cambia-con-hijos
Sí,  la vida en pareja cambia. No desaparece pero se modifica. No es peor, ha nacido alguien de vuestro amor, pero hay que saber cuidar a la pareja, seguir teniendo momentos para vosotros, y conversaciones que no sean solo de pañales.

7. Ves el mundo con otros ojos

familia gif
Todo se llena de alegría, cualquier día es bueno para celebrar cualquier cosa, nuevo diente, nueva habilidad… Cuando te haces mayor y ya conoces “todo de la vida”, se te olvida ver la belleza y la emoción de las pequeñas cosas: de unos pájaros cantando o de una mariquita paseando por el césped. Pues con tus hijos recuperas esas ganas de descubrir el mundo, vuelves a verlo todo con ilusión, como si fuera la primera vez, para transmitirles a ellos esas ganas de conocer lo que les rodea.

8. Cuidas más el mundo que te rodea

mundo-cambia-con-hijos
Ese mundo que estás redescubriendo, de alguna manera empiezas a cuidarlo mejor. Yo por ejemplo he notado que no mato moscas o piso hormigas delante de mi hija. Intento enseñarle a respetar a los bichitos (aunque por dentro esté pensando “que ascazo”), le enseño donde viven, de que se alimentan…

9. Dices frases de madre

madre-cambia-con-hijos-a-tu-madre
Ay, lo reconozco, a veces parece que me he convertido en mi madre. “Que te vas a caer…te lo dije” “Abrígate, yo tengo frío” “Que no es que no” “Tienes que hacer la digestión antes de bañarte” “Es la primera vez que me siento en todo el día”…

10. Hacer cosas que no hacías hace años

Locas saltando en la cama
Con la edad he dejado de hacer cosas que me divertían de pequeña. Montarme en las camas elásticas en las ferias, saltar en la cama  o saltar en charcos. Con los hijos vuelves a hacer ciertas cosas, aunque sean un poco gamberras, porque es genial ver como se lo pasan estupendamente con pequeñas cosas, y oye además es ¡bien divertido!
Y es así, la vida cambia con los hijos, nosotros cambiamos, y la vida es mejor y más divertida con ellos.

Imágenes: Pixabay

Lydia
Lydia
Soy Lydia, madre desde 2013 y que ha vuelto a ser madre en 2015, ya soy del club de las "Bimadres " . Estoy cada día más inmersa en el mundo 2.0 tras comenzar un blog con la maternidad, Padres en Pañales, en el que hablo de todo un poco, me gusta compartir experiencias y aprender de las de los demás. Soy bailonga por naturaleza, optimista y charlatana. Espero aportar diversión, buen humor y ¡alegría!
RELATED ARTICLES

24 COMENTARIOS

  1. Muy cierto, l@s hij@s te cambian la vida. Yo me noto mucho más sensiblón que antes, siento más los cómics, las series… ¡Casi lloro viendo Gru el otro día!

  2. Oye ¿no me digas que soy la única madre que gestiona el tiempo peor ahora que cuando no era madre? La alimentación tampoco es mi fuerte… ¡estoy viviendo una maternidad rara y sin súper poderes!

  3. ¡Qué cierto! Aunque yo he de reconocer que hay cosas que no cumplo. Siempre se me ha dado bien gestionar el tiempo, y ahora me pasa al revés, siento que me faltan horas, que no llego, que hago algo mal, supongo que con el tiempo me iré acostumbrando y aprendiendo a gestionar esta situación. Pero sobretodo, lo que no cumplo es lo de la comida. Yo comía súper bien, toda la vida me he cuidado un montón, mucha verdura, comida sana, deporte, etc. Ahora… el cansancio de la noche me lleva muchos días a saltarme la cena o a hacer cosas que no debo, del estilo de “me voy a zampar un pozal de leche con cereales para cenar por no cocinar ni un minuto más”. Y lo de la pareja… una ruina, hay que mejorar. Es cierto que los peques sacan lo mejor de nosotros, pero también lo peor, en realidad no son ellos, sino el cansancio extremo.
    Yo reconozco que mi vida ha cambiado este año, una barbaridad, pero hay cosas que hemos querido conservar, como nuestros 45 minutos de serie antes de dormir, no es mucho pero es nuestro.

  4. Yo sobre todo lo noto en como gestiono el tiempo y ahora, poco a poco con la introducción de todo tipo de alimentos para la peque. La vida en pareja, noté que cambiaba hasta con el embarazo.
    Y sobre todo, valorar más lo realmente importante.

    Saludos y genial entrada!

  5. Pues si, ser madre te cambia la vida, pero a mi no me gusta eso de que la gente lo diga en modo negativo. Claro que la cambia, pero ni a mejor ni hay peor. Tiene sus cosas, como todo y yo creo que es una fase nueva de la vida, muy especial pero en el buen sentido de la palabra!

  6. Pues yo me salto comidas, horas de sueño y la vida en pareja, la gente me dice que lo hago genial y se me ve super tranquila, jaja, ya me gustaría que estuvieran a diario en mi casa…

    • Jajajaja si, una cosa es la percepción exterior y otra el día a día. Nosotros intentamos seguir con viajes, quedadas, planes, cuesta esfuerzo y aparenta normalidad. Pero salir de casa es una odisea.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión