domingo, junio 26, 2022
InicioMaternidadY el año que viene ya al instituto, ¿no?

Y el año que viene ya al instituto, ¿no?

“Y el año que viene ya al instituto, ¿no?” Nadie se puede imaginar la de veces que me han dicho esta frase en los últimos meses… ¡y lo que me queda! El próximo septiembre mi hija mayor comienza nuevo ciclo -¡Primero de la ESO ya!- y he de confesar que por más que quiera evitarlo, un sinfín de temores me acechan.

Cambio de centro

Hay muchos centros en los que es posible completar toda la etapa académica de Educación Infantil a Bachillerato, pero la mayoría de colegios públicos -al menos en mi ciudad- están especializados en un único ciclo. Así que nos toca cambiar de ciclo, pero también nos toca cambiar de centro. Si el inicio de la guardería es un hito en la vida familiar y el paso al cole es otro de los momentos claves… ni os podéis imaginar lo que puede impresionar pensar que tus hijos van ¡al Instituto!

Porque, inevitablemente, cuando pensamos en Instituto lo hacemos desde nuestra perspectiva de antaño y nos ponemos en nuestros 14 años y en todas las libertades que suponía la nueva etapa. En su momento yo era más pragmática y ni pestañeé con la reforma educativa que juntaba a niños de 11 con adultos de 18 en las mismas aulas, al fin y al cabo, estaban todas en las mismas… Pero ahora que me toca a mí afrontarlo con mi hija no puedo evitar verla demasiado pequeña para ello.

Es cierto que en muchos Institutos los mantienen separados, al menos a los de ESO y a los de Bachillerato, y salen a los recreos a distintas horas. Pero ¡da igual! me sigue pareciendo que la franja de edad en la que conviven es demasiado amplia y los “momentos vitales” muy diferentes.

Cambio de amigos

En el Instituto es todo a lo grande, sobre todo si vienes de un colegio pequeño, como es el caso de mi hija, con poco más de 200 alumnos y en el que nos conocemos todos. Hay niños que, aunque no estén en su clase los he visto “nacer” como quien dice. Ni que decir tiene que, salvo contadas excepciones, lleva con al menos 20 de sus compañeros desde el primer curso de infantil. Sé de qué pie cojea cada uno, han hecho piña a lo largo de este tiempo y más o menos sabes hasta dónde pueden llegar los problemas.

Yo sé que ampliar los horizontes es bueno y hacer nuevas amistades también, pero como madre también me preocupa que se junte a compañías poco recomendables y no saber darme cuenta a tiempo.

Control

Bien es cierto que la libertad que nosotros teníamos en el instituto poco tiene que ver con la que, sobre todo en ESO, tienen ahora los alumnos. Nosotros entrábamos y salíamos casi cuando queríamos sin darle cuenta a nadie y sin que nuestros padres supiesen mucho al respecto. Ahora el control en este aspecto es máximo, pero todos sabemos que pocos seres son tan ingeniosos como unos adolescentes sin ganas de ir a clase.

Y los estudios, ¿qué?

Probablemente, junto con el de las amistades, el tema de los estudios sea una de mis grandes preocupaciones. Más profesores, más materias y otro ritmo de vida al que adaptarse. Sobre todo para alguien que viene de un centro en el que apenas hay deberes y un año -el curso hippie, le llamo yo- especialmente laxo al respecto. No me preocupa tanto el “habrá que trabajar más” como el “tendremos que retomar el ritmo de trabajo” después de un año poco más que rascándose la barriga.

Tocará reeducar y entrenar esa naturaleza entre vaga y dispersa.

La libertad en pack

Llamadme madre helicóptero, pero yo a mi hija, con once años, la tengo controlada lo máximo que puedo. No tiene móvil de tarjeta y el uso de redes sociales en casa se hace bajo una férrea supervisión. Ni que decir tiene que las “salidas” con sus amigas son en escenarios hipercontrolados, que no andan por ahí brujuleando y que sé dónde está en cada momento. En clase hay otras como ella, pero también hay muchas que están en otro nivel en cuestiones de libertad. Yo actúo como considero oportuno, pero no cuestiono ni una forma ni otra de proceder. Lo que está claro es que eso de “ir al instituto” parece que viene rodeado -o eso pretende mi hija- de un pack de libertades por las que no estoy dispuesta a pasar.

Total, que así me encuentro en los últimos meses. Tratando de mirar hacia otro lado, intentando no pensar demasiado en el tema y convencida de que, si todos sobreviven, también lo hará ella. Pero la intranquilidad, nadie me la quita. ¿Y vosotras? ¿ya habéis pasado por eso?

Fotos: Shutterstock

María L. Fernández
María L. Fernández
Soy María Fernández. Mujer, madre, amante, amiga y periodista en permanente propiedad conmutativa. No sé vivir sin contar historias. Las mías, las tuyas, las de los demás. Nunca sabrás si voy o vengo, pero cuando te hablo ten la seguridad de que lo hago de forma honesta, porque no sé hacerlo de otra manera.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo