jueves, junio 30, 2022
InicioMujer ActualLa Piedra Rosetta de la felicidad

La Piedra Rosetta de la felicidad

¿Existe tal cosa? ¿Una Piedra Rosetta de la felicidad que nos descifre sus claves? Científicamente hablando… naaaa. No vamos a hablar científicamente, que yo no entiendo de hormonas, ni feromonas. Hablemos de la felicidad práctica. Que de la vida entiendo un poquito. Como usuaria, más que nada.

Empiezas a escribir y sientes que es algo muy importante lo que tienes que comunicar y le das a la tecla como una posesa. Dos días después, entras de nuevo en tu texto para descubrir que es poco menos que autoayuda barata… 🙂 Y dudas. ¿Lo borro? Pero te pilla el toro así que, ¿por qué no seguir adelante y ver a dónde te llevan tus palabras?

No te confundas pues. Este es un post de autoayuda amateur. Si buscas algo serio y contundente que cambie tu vida, aquí no lo encontrarás. Que lo sepas.

felicidad

Esa cosa rara llamada felicidad

Me hallo en un estado muy parecido a la felicidad. Creo. Me acuesto tarde porque dedico las noches a las cosas que me gustan, que durante el día no puedo hacer. Como consecuencia, me levanto borracha de cansancio… Preparo el día como puedo y con el tiempo justo. Los niños al cole, nosotros al trabajo. “¿Cómo era hoy, corasón? ¿Tu este y yo el otro? ¿Yo los dos? ¡Ah! que hoy tu te has cogido fiesta… ¡Suertudo! Entonces, yo me llevo a la mayor al médico a la salida del cole/trabajo? Listo”.

Y así cada día. Cada día un nuevo plan. Parecido pero distinto al anterior. Perdidos. Confundidos, sincronizamos agendas. ¿Cómo era hoy? Con más o menos estilo, vamos saliendo adelante. Y ya sabemos cómo son los meses previos al verano: todo son funciones del colegio, reuniones, fines de curso, espectáculos de las actividades extraescolares, cierres de proyecto, finales de obra, parece que se acabe el mundo y tengamos que despedirnos de todo antes del verano…

Autoayuda de mercadillo

felicidad

En ese torbellino de acontecimientos, estreno nuevo día. Vestida. Medio desayunada. Niños entregados. Corro al metro. Para eso tengo que conducir primero hasta el fin del pueblo. Llueve, meto un pie (y su correspondiente manoletina) en un charco. Corro como una loca para pillar el tren… y lo pierdo. Pero no refunfuño. Nada. Cero. Saco mi libro, casi aliviada, y busco un banco. Respiro hondo y sonrío (o me como un plátano que metí en el bolso porque no me daba tiempo a desayunar).

En las cosas del trabajo todavía no voy a pensar. Ya lo haré cuando llegue. Esta hora de trayecto es entera para mí. PARA MI. Y sentadita en el vagón leo. Pienso y respiro hondo. Whatsappeo con un par de amigas o con mi madre. Escribo en el móvil, hasta que me quedo sin batería. Y anuncian unas obras en las vías, un cambio de tren y un retraso (llevamos semanas así) y bien. ¿Que le voy a hacer? Irritarse no sirve. Hay que ajustarse. Salir un poco antes… y rezar.

Y seguir batallando. Arreglando lo que se puede arreglar. Alterando el plan, si el actual empieza a hacer aguas y seguir pisando fuerte. Fuerte… o flojo, la cuestión es seguir pisando. Avanzando, pasito a pasito. Vendrán tiempos mejores… y peores también. Así que, toca acomodarnos en la butaca de la vida, palomitas en mano y meternos en nuestro papel, como si nos fuera la vida en ello. Porque nos va.

La importancia de las cosas

felicidad

Las cosas tienen su importancia, sí. Pero la mayoría de las veces mucha menos de la que le damos. ¿Has probado a subirte a un avión, sobrevolar el territotio que habitas y darte cuenta de lo pequeñito e insignificantes que parecen tu vida y tus actos desde ahí arriba? Es una experiencia casi religiosa. Alejarte de tu vida tanto que las penas ya no duelan, te hace ser mucho más eficiente a la hora de resolver problemas.

Un contratiempo no. Un reto

Si cada tropezón (o morrada) que nos damos es algo terrible que lamentar y llorar… es un no parar. Mejor empezar a pensar de otra manera y recibir los contratiempos y las bofetadas de la vida como retos para salir adelante más sabios. Una enfermedad inesperada que va a producir cambios de ritmo, reajustes y puede que incluso intervenciones. Puedes negarte a aceptarlo y regodearte en tu pena o puedes ocuparte de ello. Tu salvación, y la de los tuyos, es tu misión. Tomar las riendas y buscar soluciones que alivien, te hace sentir mucho más poderosa que el lamento. Lamentarse y conseguir la pena de los demás ¿para qué? Más ocuparse de las cosas y menos hablar de ellas, que en la acción (y por supuesto la informacion) está el poder.

Las decisiones “erróneas”

felicidad

Las decisiones que hemos de tomar. Acertaré, no acertaré. Parálisis total. Las opciones son múltiples. Los resultados inciertos. Indecisión. Estancamiento. Sin embargo, la NO-decisión es la peor de todas, porque conduce a la inactividad, a dejar las cosas como están o, permitir que otros decidan por ti. Y eso produce enorme desasosiego y la sensación de que tu vida no está en tus manos… ¿Y si resulta que ni la opción A, ni la opción B son malas? Toca decidirse por una de ellas y adelante. Ya se verán los resultados. Serán comparables o no. Pero solo en ese punto podremos evaluar y decidir si seguimos por ahí o reconducimos. Y listo. No es el fin del mundo. Toma decisiones y sé consecuente.

Lo que esperas de los demás

Karma y felicidad. ¿Qué esperas de los demás? ¿Esperas amor, cariño, arropo, chistes y risas? ¿Alivio y calor de hogar? ¿Esperas amabilidad y ternura? ¿Qué esperas de tu pareja, de tus hijos o de tus amigos? ¿Esperas que te quieran? ¿Que te respeten? ¿Esperas amor fraternal/filial? ¿Que te inviten a cenar y a merendar? Bueno, pues… ¡sorpresa! para el resto del mundo, “los demas” eres tú.

Y da gracias, jodía

Conviene dar gracias por todas las cosas chulas de la vida, que no son pocas. Pero también por otras cosas a priori menos chulas, que vienen ocultas bajo un envoltorio en forma de enfermedad, soledad, divorcio, pérdidad de un empleo o de la ficticia sensación de “seguridad”… Demos gracias por esos “regalos”, que al final del camino pueden resultar los que más nos engrandezcan. Nadie dijo que esto iba a ser facil. Demos gracias por lo que nos depara la vida (dificultades incluídas) and… let us go with the flow.

Gracias por leerme, reina. 😉

Fotos: Pixabay

Nuria Puig
Nuria Puighttps://nurananu.wordpress.com/
Mi nombre es Nuria pero, donde vivo, tienden a llamarme Julia. He tirado la toalla y, si me llamas Julia, también me giraré. He trabajado en construcción y en educación pero lo que hace que me olvide de comer y de beber es: escribir. Voy por la vida con Gorro y a lo Loco
RELATED ARTICLES

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
Limonerías on