jueves, mayo 19, 2022
InicioMujer ActualSábado sabadete...

Sábado sabadete…

Un refrán castellano de los que más me gustaban de adolescente. Por todo lo que significaba el sábado en los 90. Para mí los sábados de la adolescencia eran de fiesta. Y empezaban el viernes a mediodía, cuando salíamos del instituto. O incluso antes… Sí, los sábados de hace 20 años eran muy distintos… Muy mucho.

adolescentes

Desde que amanece, apetece

Nuestro sábado sabadete comenzaba casi recién amanecido el viernes, en el recreo del insti, cuando ya estábamos planeando que ponernos, que hacer, dónde ir y lo mejor, a quién ver. Ahí estábamos con 16 o 17 años, pensando en el pantalón más cómodo para que nos dejara darlo todo en la pista del “discobar” y que a la vez nos hiciera menos culo pero que marcara culo (Amando Ortega, ve tomando nota…). El viernes no salíamos, porque si tocaba hacer algo el sábado por la mañana, no dormíamos lo suficiente y entonces por la noche, tendríamos ojeras. ¡Ojeras mal! Que estamos hablando de los 90 y el único corrector conocido en mi barrio era como el stick de arnica de mis hijas pero de color verde. No, cara descansada sí o sí.

Empiezas tú sola, luego con compañía y con más de dos, una orgía

Y a las 5 de la tarde del sábado, comenzaba el desfile. Podía ser unipersonal, una misma frente al espejo, probándose ropa de las 5 a las 7. Si era bipersonal (tu vecina, tu hermana o lo mejor, una amiga a la que dejaban salir de casa desde las 5) era mucho más divertido. Tú te cambiabas de ropa una y otra vez, pero además te lo cambiabas todo: sujetador, medias, falda o vestido, pantalones, ahora camiseta, ahora jersey con camiseta interior (vivía en Soria, llevábamos camiseta interior de octubre a mayo), otros pantalones, ahora con calcetines y botas, ahora otro vestido, ahora me cambio y me pongo lo de mi amiga… Así 2 o 3 horas. ¿Y sí venían más amigas? Entonces es que estabas sola en casa y la fiesta empezaba ya, ¡yuhuuuu! Una orgía de botas, pantalones, camisetas y chaquetas. Y luego sacabamos el maquillaje y tú a mí, ahora yo a ti, que guapa, no tu más, que no que tus ojos son más verdes, que no que los tuyos marrones molan más… Pasaban las horas sin importar que la tarde del sábado fuera dando paso a la noche. La Noche del Sábado Sabadete.

sabado_sabadete1

El calentamiento

Este lo hacíamos en algún bar de barrio. El botellón lo dejábamos para los meses de calor. Así que éramos de litros de calimocho, juegos para beber, muchas pipas y alguna ración de bravas. Y había bares especializados en estos: adolescentes en mesas grandes de bancos corridos, comiendo pipas, bebiendo calimocho con licor de frambuesa y haciendo tiempo mientras nos embriagabamos sutilmente camino de nuestro planazo.

A tope, hasta el clímax

A eso de las 11 de la noche, tras dos o tres horas de calimocheo y pipas saladas emprendíamos viaje hacia el clímax de la noche: la Zona. Así se llama en la ciudad donde crecí a la zona de discobares, donde se iba a bailar, ligar, ver y ser vista. Una calle larga, llena de bares con su pista de baile que a partir de las once y media o doce de la noche empezaba a coger ambiente. Yo prefería los discobares con pista grandes, accesos amplios y una puerta de emergencia que no me hiciera pensar cada 10 minutos en que ocurriría con nosotros si hubiera un incendio. Y de esos, creo que solo recuerdo un par. Y allí estábamos, mis amigas y yo, demostrando en la pista quién era cada una. Primero en círculo pequeño, luego con coreografías preparadas para acabar, ¡oh, sí! en un trance musical que me río yo de la gente que se colocaba para entrar en extásis. ¡Eso lo conseguíamos nosotras a ritmo de Acid House!

sabado_sabadete2

Con un poco de suerte…

Con algo de suerte y bastante de echarle morro si no eras un pibón, el baile y la labia conseguía que el chico que te gustaba, que por supuesto tarde o temprano te ibas a cruzar en La Zona (es lo bueno de las ciudades pequeñas), acabase hablando contigo, tonteando contigo e incluso “pidiéndote salir”. Y si a eso le seguía un acompañamiento a casa, una charla a las 3 de la mañana alargando el toque de queda e incluso un morreo, te aseguro que el sábado sabadete se alargaba hasta el lunes mediodía. No por el sexo, que de eso no estamos hablando, sino por todo lo que tenías para contar a tus amigas al día siguiente.

Nuestro actual sábado sabadete

Ahora el sábado noche es ese momento de intimidad, con las niñas durmiendo desde las once (o más, porque a los programadores de Disney Channel se les va la pinza) tu paco en el sofá zapenado con una mano y leyendo el Ipad con la otra y tú intentando no dormirte mientras pones likes en Facebook y te mueres de envidia viendo los copones de Gin Tonic que algunas se están tomando en ese momento. ¿Qué si lo echo de menos? Pues no, la verdad. El sábado sabadete era intenso, sí. Y ahora podemos tener el polvo del domingo, el polvazo del lunes, el robado del martes, el siestero del miércoles… Sin presiones, ¿eh?

Ruth de R.
Ruth de R.http://www.semecaelacasaencima.com
Soy de esas personas que siempre llega tarde, siempre tiene que hacer más de tres cosas para ayer pero siempre lo hace con una sonrisa puesta. Estoy encantada con mi vida, aprendiendo cada día, disfrutando todo lo que puedo. Y riéndome, que es el ejercicio más saludable de todos
RELATED ARTICLES

13 COMENTARIOS

    • El planning de polvos es el clanedario en el que pone “lunes, limpiar polvo del salón, martes cuartos de baño, miércoles polvo de la habitación de las niñas…”, verdad?

  1. Jajaja jaja.. Y quizás yo haya sido la camarera que te puso calimotxos en la zona pues vivo en soria y he trabajado en “la zona”. Aunque si te gustan los disco bares grandes no era mi caso jeje, yo estaba en el cotton. Que buenos recuerdos me has traído no sólo por la historia si no por mi pasado, que bien me lo pasé en aquella época.

    • El Cotton!! Esas escaleras que subían a la cabina del DJ eran una plataforma estupenda para que te vieran darlo todo!! Y era rosa, verdad?? Aynssss! Que buenos recuerdos 🙂

    • Ahora creo que se pide tu número de movil y el whatsapp hace el resto… Como leía esta mañana, dichosos los mayores de 30 años que pasamos nuestra adolescencia sin internet..

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión