miércoles, mayo 25, 2022
InicioOcioLecciones de supervivencia que aprendí en mi erasmus

Lecciones de supervivencia que aprendí en mi erasmus

 

erasmuspatch

Los que hemos vivido una erasmus nos quedamos trastornados para siempre. Podría mentiros, podría deciros que estoy súper integrada en la sociedad y que ya no se me nota pero por si no tenéis ningún erasmus cerca, ya os lo digo: se nos nota.

Vivir una beca Erasmus implica para muchas personas, como fue mi caso, el primer alejamiento duradero del seno materno y cuando eres un pollito como yo lo era, aprendes por el lado duro una serie de lecciones que me han servido para mi vida y que continúo usando cada día que puedo:

  1. Si no tienes planeado un menú tira de la pasta. Es cierto que yo viví en Italia y allí comen pasta a diario, para comer y para cenar, pero es que aunque así no fuera, podría afirmar sin temor a equivocarme que la pasta es el alimento que ha hecho que varias generaciones de erasmus sobrevivan más allá de los Pirineos.
  2. Domina los descuentos: para poder ahorrar antes de irme, estuve trabajando duramente el año anterior. Aún así un erasmus siempre va corto de dinero, así que lo mejor es que te hagas la master & commander de los descuentos, tarjetas verdes, días del espectador y paseo por el museo. ¿O pensáis que la vida se reduce a estar de botellón en el parque estudiar día y noche?
  3. Allá donde fueres haz lo que vieres. Si ves una cola mega larga, colócate al final. Si ves que todo el mundo corre en una dirección déjate llevar por la muchedumbre aunque no entiendas nada. Al final de esas colas te puedes encontrar la mejor heladería de la ciudad o una fiesta de caballeros medievales además seguro que no tienes un plan mejor que dejarte llevar.
  4. Los indígenas son tus amigos. Admito que esto fue una cosa que aprendí yo pero que hablando con otros erasmus no tienen la misma experiencia, y es que no es fácil entablar relación con los locales cuando eres un erasmus. Yo os lo digo: si cambiáis de ciudad, buscad a alguien que sea de allí y aprended de él, conoceréis las mejores fiestas, los paisajes más impresionantes y las playas más chulas.

(Sí, la de la foto de arriba soy yo con 22 años. Qué joven era y qué facultad más chula tenía, demonios.)

Patch
Patchhttp://www.noesundesfile.com
Periodista, bloguera, amansadora de fieras, @communitymadre y tratando de conquistar el mundo desde los 80. Puedes encontrarme en No es un desfile donde voy contando mis tonterías desde 2003. ¡Ah! Y ahora he escrito un libro Responde primero a la segunda pregunta.
RELATED ARTICLES

10 COMENTARIOS

  1. Yo estoy aterrada. Mi pollo se supone que se va en el primer cuatrimestre del próximo curso. Y digo se supone porque aquí de recursos para aventuras internacionales andamos justitos, como casi todos. El tiene una fe inquebrantable en la beca y en conseguir un minijob sin problema. Sostiene que la facultad ayuda a los alumnos a conseguirlo. Y la verdad, a estos chavales los hicimos demasiado dependientes, o a lo mejor pluralizo para consolarme. En fin, que no dudo que despegar y espabilar es lo mejor que le puede pasar, pero temo por mi salud mental durante el proceso… Genial post, me ha encantado!

    • Verás cómo le va guay 🙂 A mí no me prometieron cosas que no cumplieran a nivel organización: me ayudaron a encontrar residencia y me dijeron los pasos que había que dar con toda la burocracia.

      Tu hijo se apañará, seguro, y volverá más mayor y más maduro

  2. Yo conseguí irme a Inglaterra de erasmus hace 10 años y fue hiper caro. Me pase todo el año anterior currando los findes y ese verano entero antes de irme. Pero mereció la pena todo el esfuerzo. Aprendes a compartir lo que no tienes, a estar fuera de tu casa, a adaptarte, a ser mas tolerante y comprender que todos somos de nuestro padre y nuestra madre. Yo hice amigos de verdad que son para siempre. Es algo que recomiendo a todo el mundo (dentro de las posibilidades económicas de cada uno, claro) y si puedo el día de mañana mis hijos irán de cabeza de Erasmus!

  3. Amén. Hay otras cosillas que no has comentado clásicas de los orgasmus XD yo reviviría todo mil veces más sólo que en Alemania del norte no son los locales los que saben más de fiestas sino los españoles e italianos. Verídico. Besos!!!

    • Bueno, es un deporte de riesgo como otro cualquiera. ¿Sabes lo que me habría molado? Hacer un interraíl, el caso es no estar contentos jeje

  4. No me fui de Erasmus. Yo directamente me fui de Barcelona a estudiar fuera. Jajajaja. Pero no fuera de España. En la misma comunidad Autónoma. Pero oye!! Que para mí, como un erasmus, porque aprendí muchas cosas de las que cuentas.

    Al cabo de los años, me fui a Italia, pero no de Erasmus. Si no con una beca de movilidad para hacer las prácticas de un ciclo formativo que estuve haciendo. Eso sí que fue casi todo pagado y digo casi todo, porque nos tangaron un poco, pero bueno. Los mejores 4 meses de mi vida!!!!!!!

    Saludos

    • Yo me lo pasé pipa, pero ya te digo que en Madrid la beca era exigua. Un año magnífico, eso sí 🙂 Al final lo de salir de casa te curte

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión