viernes, julio 1, 2022
InicioLifeStyleEstas modas son de madre

Estas modas son de madre

Durante un tiempo las mujeres pensamos que los diseñadores de moda nos odiaban. Afirmaciones de que la curva desvirtúa la prenda como las del Premio Nacional de Diseño de Moda 2015 Juan Vidal que nos dejó ojipláticas a todas venían a reafirmar nuestra teoría. Los que diseñan la ropa que nos ponemos a veces parecen más interesados en que luzca su ropa que en que lo hagamos nosotras. Si no tienes una talla 34 la habitual, según Vicky Beckham, veintitantos años y un look como de que te faltan tres bocadillos y un cocido parece que no tengas interés para los modistos. Y aún así a estas las odian haciéndoles desfilar con looks poco favorecedores y con andares de me importa todo un carajo, salgo aquí porque me pagan. Y claro, los ojos se acaban acostumbrando a ese despropósito y acabamos viendo a modelos que están para mojar pan como Gigi Hadid como si estuvieran gordas. ¡Gorda, Gigi Hadid! ¿Estamos tontos o qué?

gigi-hadid

Si tenías treinta, uno o varios hijos, y una talla superior a la 36 (la 38, como todo el mundo sabe es de gordas, de gordas como Gigi Hadid) te podías dar por j… fastidiada. Pero las madres hemos descubierto que en el mundo de la moda tenemos insiders que están convenciendo a todo el mundo de que cosas típicas de madre son lo más de lo más. ¡Y lo mejor es que les creen!

Maquillaje hangover efecto resaca

Jack Sparrow era un visionario
Jack Sparrow era un visionario

Ahora resulta que lo más de lo más es maquillarte para parecer que no te has desmaquillado. Cualquier madre más menos reciente a la que le comentes el tema te dirá que es muy fácil de conseguir…no te desmaquilles la noche anterior y acuéstate a las 3 de la mañana (para levantarte a las 7 y llevar a los niños al cole). Las madres dominaremos el mundo el día en que la ojera esté total y absolutamente de moda. Ya estamos más cerca. ¿A quién hay que venderle que ir como un mapache es trendy?

Escotes pronunciados

Ande o no ande, escote grande
Ande o no ande, escote grande

Los modistos son #muyfans de las modelos escuálidas que llevan la ropa colgando como si fueran una percha. Por eso se han propuesto realzarles el inexistente escote llevándolo hasta el ombligo. Una cosa muy cómoda para bajar a hacer la compra, ya sabéis. Las madres, sobre todo en la subespecie que da el pecho, en esto saca ventaja a todas las modelos del mundo, salvo a Kate Upton: el escote turgente, precioso, elevado y voluminoso lo tienen de natural. También tienen a un bebé permanentemente pegado, pero ese es un detallito sin importancia.

Lo vintage

¡Voy vintage!
¡Voy vintage!

¡Me encanta esto de que las madres hayamos podido convencer al mundo de la moda de que lo vintage es cool! ¡Minipunto para las madres! Cuando tienes a tu peque pasas por una temporada en la que vestirte es un poco terrible. La ropa de embarazada no mola nada una vez que has tenido a tu bebé, pero tu tripa no opina lo mismo. Cuando das a luz se te queda una bonita tripa de 4-5 meses y tu cuerpo tarda en volver en sí. Así que durante una buena temporada te las apañas como puedes. Tiras de vintage, porque no te queda otra: ese vestido de tu etapa oronda, los pantalones de hace tres temporadas que te quedaban bien aunque ya no se llevasen y por supuesto, aunque no quieras, ropa de embarazada de la que tiene un pase. Al final, un bonito collage que no tiene ningún glamour hasta que exclamas ¡es que es vintage!

Estilo romántico

Keira es muy del estilo romántico
Keira es muy del estilo romántico

Lo romántico y la bohemia ha sido un gol por toda la escuadra también. Además de que le podemos poner el calificativo vintage, es que esta moda es perfecta para disimular la imperfecciones. Son fantásticas las líneas imperio y los talles altos que salvan la zona de la cintura haciéndonos más altas, más guapas y más delgadas. Vamos, el paraíso.

Boyfriend jeans

La idea es que nosotras se los cogemos ¡no al revés!
La idea es que nosotras se los cogemos ¡no al revés!

En general esta moda de utilizar los pantalones de ellos nos mola a las madres. A veces, porque es la única opción. Imaginamos dos supuestos: No tengo más ropa limpia porque me ha vomitado tres veces mi bebé, lo único que queda limpio son los pantalones de mi costillo así que me los pongo. Situación dos, es lo único que me cabe, me los pongo. En general la ropa de chicos o unisex está guay hasta que sales con un muppie porque posiblemente sus pantalones ajustados al tobillo no te pasarán ni de las rodillas.

Pelos de loca

Te juro que me peiné esta mañana. De verdad.
Te juro que me peiné esta mañana. De verdad.

Pero la única tendencia de moda capaz de competir en importancia con la de llevar los ojos como un mapache a los ojos de una madre es la de salir de casa sin peinarse. Ahora lo más de lo más es peinarse para que parezca que no has conocido un cepillo en tu vida. ¿Es o no grande la moda? ¡Peinarse para estar despeinada! Las madres lo hacemos todavía mejor: estamos despeinadas sin peinarnos. Cuando no has pegado ojo en toda la noche, tu hijo no te ha dejado ni a sol ni a sombra y ha tenido a bien despertarse quince veces en seis horas francamente peinarte es algo completamente secundario.

Hemos conseguido que ir sin peinar, con ojeras y hecha una mamarracha vestida con ropa vieja que nos sienta de cualquier manera sea cool. Queridas amigas, las madres estamos a un paso de dominar el mundo. Ya os lo digo yo.

Sara Palacios
Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

4 COMENTARIOS

  1. jaja muy bueno compañera!
    Yo soy especialista en llevar los ojos de mapache y en el peinado sin peinar 😛
    El look romántico no me sienta bien y no me pega nada y los pantalones de hombre, aunque son un gran invento, me quedan como el culo.
    Eso sí, la moda Vintage la uso mogollón 😛

  2. Tía, en otra vida, si vuelvo a ser bloguera, quiero ser tú, que toses y te sale un post de cojones.
    Y oye, ya no podré decir que paso de modas, si soy toda una chica trenddy!

  3. Ja ja ja. Me modo. Muy bueno. Yo también creía que pasaba de modas y va a sesr que soy de lo más trendy. Pelos de loca hasta cuando aparezco ante mis alumnos, gafas de leer que se enredan entre mis mechones enmarañados, ropa quemi hermana -una talla más grande que la mía- descatalogó hace varios años, ojeras y ojos hundidos y zapatones de montañera hasta en verano. La artrosis no perdona pero en mi pueblo por suerte sólo tenemos una semana de verano. Lo que dejé de practicar hace diez años es lo del boyfriend jeans. El boyfriend es el mismo pero el perímetro de su cintura…
    Y estoy de acuerdo con que los diseñadores de moda nos odian. Estoy convencida de que diseñan los vestidos que les gustaría llevar a ellos pero que por vergüenza no se atreven a ponerse. Y del tema de los zapatos no hablemos; son armas peligrosas: o matas o te matan.

Los comentarios están cerrados.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?