miércoles, mayo 25, 2022
InicioReivindicamosMujeres en la música

Mujeres en la música

Suenan poco como cantantes o compositoras y no es porque no haya mujeres en la música precisamente. Pero es que además, las canciones que nos dedican ellos… tampoco es que sean para lanzar cohetes ¿lo habías pensado?

La mujer en la música se oye poco con su propia voz y cuando se oye en boca de otro, no suena especialmente bien aunque seguro que hay excepciones pero la generalidad es la que es y me encantaría saber por qué pero creo que es siempre por lo mismo, la misma cantinela, lo de siempre…Mujeres en la musica

Algunos lo llaman machismo pero sé que para muchos eso se traduce en “ya están estas feministas sacándole punta a todo” así que mejor, juzgad vosotras mismas.

Poneos en situación. Mañana de vacaciones de verano. Desplazamiento en coche en familia. Suena una emisora de radio de carácter nacional en el vehículo que nos traslada.

1ª canción que se oye:

Título: “Cadillac solitario”   –   Intérprete: “Loquillo y los trogloditas” (en una versión de sus primeros años en la que Loquillo tiene la voz mucho menos oscura que ahora)

¿De qué va la canción? Pues de que el pobre está solo en su coche echando de menos a una chica que le ha dejado con el corazón roto en la montaña mientras otra que no tiene nombre, solo sabemos que ha sido “la última rubia”, se acaba de ir después de “probar el asiento de atrás” del famoso coche.

Vamos que una es mala y la otra es fácil, una imagen ideal de la mujer en lo que dura la canción.

2ª canción que suena:

Título: “Dolores”   –   Intérprete: “Los Suaves”

¿De qué va la canción? Pues de una chica que mientras que era jovencita parece que era bastante desinhibida en sus relaciones afectivo-sexuales pero que nunca le hizo mucho caso al cantante. Por lo visto no es que se esforzara en los estudios y cuando se ha hecho mayor no le han quedado más opciones que dedicarse a la prostitución.

La letra tiene un puntito como de rabia que no acabo de entender, lo mismo es que el autor del tema estaba enamorado de Dolores y ella pasaba de él ampliamente, no sé, no me queda claro.

3ª canción que espero cambie un poco de tercio:

Título: “Soldadito marinero”   –   Intérprete: Fito y los Fitipaldis

¿De qué va la canción? Pues va de un pobre hombre que siempre se enamora de mujeres malas que son muy guapas pero que le dejan sin un euro en la cartera, él es una buena persona según el autor de la canción pero ellas son de esas que “dicen te quiero si ven la cartera llena”.

¿No queda meridianamente claro lo que viene a llamar Fito a este tipo de mujeres con las que siempre se encuentra el pobre e ingenuo protagonista del tema?

Sí, suena a música machista

Mujeres en la musica

No me he inventado nada, esto ocurrió así una mañana del pasado mes de agosto pero no es algo raro ni puntual. La música pop y rock en general es machista y la imagen que muestra de la mujer es la que describen esas letras.

No hace falta que hablemos de reggaeton que se suele llevar la palma en lo que a trato denigrante hacia nosotras se refiere. Echad un oído a la música que escuchan vuestros hijos y no sólo oíd sino escuchad las letras de las canciones.

Por un lado en casa y en el colegio les explicamos algo que después, al ponerse unos auriculares para escuchar música, se pierde por el sumidero como quien quita un tapón.

Y ya veis que no me he visto obligada a mencionar nombres conocidos como Maluma o Fonsi, no hace falta. Nos sobra con la música y músicos que hemos oído nosotras desde que éramos jovencitas.

Mujeres Música

Conceptos y comportamientos que hemos visto como propios hasta que un día, cuando ya estás un poco hastiada de tanta bobería, te fijas en lo que dicen de nosotras, así en general y piensas que ya vale.

¿Dónde están Chrissie Hynde o Sharleen Spiteri o Tina Turner o tantas otras? ¿Por qué suenan mucho menos Mercedes Ferrer o Aurora Beltrán en las emisoras de radio? ¿Quién decide lo que suena y lo que no?

No seamos ingenuos… salvo en honrosas excepciones no somos nosotros, los consumidores de música los que seleccionamos la música que sale de la radio del coche.

Y ya no hablemos de los festivales de música en los que los grupos formados por mujeres brillan por su ausencia o si aparecen, lo de ser cabeza de cartel es casi misión imposible. No, no lo digo yo, es un clamor generalizado.

Es triste que sigamos repitiendo patrones machistas machaconamente en los oídos de las generaciones que estamos tratando de educar en la igualdad.

Las nuevas tecnologías están de nuestra parte y no es difícil crear una lista con grandes músicas como Sés o Ana Tijoux en Spotify o en la app de música de Apple.

El problema es tener la capacidad de encontrarlas, de descubrirlas, de descartar las que te gustan y las que no para poder elaborar tu propia lista y no siempre tenemos ni tiempo ni medios para hacer todo eso.

¿Otra opción? Sí, protestar y mostrar nuestro desacuerdo con esta forma de programar de las emisoras de radio.

Ojo que no digo boicotear que últimamente andamos un poco “tensos” entre unas cosas y otras, que hablando se entiende la gente (la que se quiere entender, digo) así que sirva este post para que nos echen cuenta en esas emisoras que las mujeres también hacemos música y que no siempre somos las malas de la película, ni de las canciones, por mucho que el chico diga que no deja de sufrir por nuestra culpa. Lo mismo debería hacérselo mirar.

Pilar Fonseca
Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron “loca”
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
ma