viernes, enero 28, 2022
InicioOcioDiseccionamos las novelas románticas

Diseccionamos las novelas románticas

Hace muchos años yo trabajé en una cadena de tiendas en la que, entre otras cosas, tenían prensa. Semana tras semana, con los periódicos y demás nos dejaban toneladas de pasatiempos y también un montón de novelas románticas que amontonábamos en el almacén. Las personas que las querían nos las pedían directamente porque no las teníamos a la vista (entre otras cosas por falta de espacio). Siempre me fascinaron esas novelitas impresas en papel malo y con portadas muy sugerentes.

novelas románticas

novelas románticas. Trampa de seducción

Sin embargo, la decisión de escribir sobre ellas empezó con una conversación con un par de amigas que me enseñaron esta portada no me acuerdo por qué. Casi muero de la risa. Él está claro que quiere meterle de todo menos miedo y ella no sé si es que le ha visto el paquete o algo pero está meada de la risa. La teoría de mi amiga:

Cuando conseguí dejarme de reír pensé que esto estaba pidiendo a gritos que escribiera sobre ello. Y a ello voy.

Las temáticas de las novelas románticas

Lo curioso es que las novelas románticas van pasando por distintos estadios. Es supercurioso mirar sus portadas:

Están las novelas románticas cuyas portadas las protagonizan tíos, en concreto tíos buenos. Aquí tenéis una buena representación: el tío bueno trajeado (al que se le presupone mucho dinero sólo con verlo, un Christian Grey de la vida). El exótico, y aquí entran los vaqueros, jeques etc. Y por último los tíos buenos que cualquier excusa es buena para quitarse la camiseta. Los Marios Casas de la vida, vamos. Todos estos hombres tienen más músculos que el ser humano común, o si no no me lo explico.

novela romántica pareja

La mayoría de la portadas están dedicadas a los jincamientos. Lo cierto es que hay un montón de tíos y tías (porque esto es tremendamente heterosexual todo, que lo sepáis) casi siempre de perfil y en los que se ve que les quedan minutos para ponerse a darle al tema como conejos. Da igual dónde estén, pero ahí triunfan sí o sí. Eso sí, parecen todos egipcios, ahí, de medio lado y con pinta de tener el olfato bien afinado, porque están ahí todos venga a inspirar. Más les vale haberse dado bien de desodorante.

novela romántica parejas embarazadas

Y claro, tanto folleteo pasa lo que pasa. Que luego florecen los bombos en cuanto nos descuidamos. Además son bombos evidentes (y falsísimos) que alguien está ahí venga a acariciar por si acaso no nos hemos dado cuenta. Eso sí, con o sin bombo, ahí va a haber tema te pongas como te pongas.

novela romantica padre

A mí las que me flipan, ya me perdonaréis son las que tienen portadas con hombres con bebés. Me resultan totalmente WTF.

novela romántica

Y bueno, luego están las que mezclan géneros. Tío bueno vaquero con bebé o pareja a punto del sexo embarazada. Que de todo tiene que haber.

Los títulos de las novelas románticas

Si echáis un vistazo a la web de Harlequín, uno de los grandes proveedores de este tipo de novelas  veréis que los títulos son completamente intercambiables como los de las canciones de reggaeton. Aquí os he preparado una tabla para que podáis imaginar cuál sería vuestro título de novela romántica. Creedme, seguro que alguno que os sale existe y todo. Yo por si acasos no apostaría.

novela romántica. Cómo crear los títulos

Además, por alguna extraña razón parece que cobren por palabras, porque lo normal es que tengan tres palabras, cuatro a todo tirar. Son títulos cortitos que vienen a redundar en las siguientes ideas:

  • Que aquí va a haber tema: mucha seducción, mucho ardor, mucho deseo. Aquí alguien va a romper el colchón a fuerza de jincar. Esto es así.
  • Que es todo así como prohibido: amantes, seducciones ocultas, deseos prohibidos. La cosa es no tirarte a tu pareja, que la tienes muy vista.
  • Que cuanto más exótico mejor: En la revista Hola! sólo hay algunas profesiones fetén para que te tomen en serio. Puedes ser afamado actor, empresario de éxito, premio Nobel y torero. Fuera de esto no hay más vida. Pues en las novelas románticas pasa algo similar. Tienes que ser millonario, jeque o bien trabajar en alguna profesión en la que sudes mucho y te tengas que quitar la camiseta.

Las contraportadas

Es imposible no amar las contraportadas de estos libros que son absolutamente geniales (y delirantes). Una muestra al azar.

«Jenny Wawasuck sabía que el legendario motero Billy Bolton no era apropiado para una buena chica como ella. Sin embargo, cambió de parecer cuando vio el vínculo que Billy estaba forjando con su hijo adolescente. Por si fuera poco, sus caricias le hacían arder la piel. De modo que decidió pujar por él en una subasta benéfica de solteros. Billy tenía una noche para conquistar a la mujer que ansiaba. Pero, en un mundo lleno de chantajistas y cazafortunas, ¿tenían el millonario motero y la dulce madre soltera alguna oportunidad de estar juntos?. Una noche para amar, de Sarah M. Anderson».

«Legendario motero». «Subasta benéfica de solteros». «Dulce madre soltera». ¿Qué hacéis que no corréis a leerlo?

«Chance Lassiter prefería estar a lomos de un caballo que delante de una cámara. Pero la experta en relaciones públicas Felicity Sinclair creía que era el portavoz perfecto para recuperar la buena imagen de los Lassiter. El próspero ranchero haría cualquier cosa por su familia, de modo que invitó a la sexy ejecutiva a su rancho para ponerla a prueba. Muy pronto, sin embargo, fue él quien se vio examinado… Había llegado el momento de enseñarle a Felicity de qué estaba hecho un auténtico vaquero. Pasión desbordante, de Kathie DeNosky».

¡Yo misma necesito saber si está hecho un vaquero o no! Lo cierto es que estas novelas no se esconden. Nadie se las compra esperando encontrar una obra maestra de la literatura sino entretenimiento subido de tono, así, cochinote. Es como el porno pero versión escrita. La verdad es que hace unos años imagino que tenía su sentido pero hoy en día no sé muy bien si es un género con mucho futuro. Aunque bueno, ahí están las Sombras de Grey (que viene a ser lo mismo, pero con más publicidad) y el hecho irrefutable de que esto venderse se vende. ¿Os animáis a leer una?

Fotos: Harlequín y Todo Colección

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

7 COMENTARIOS

  1. Me descojono fuertecito (que en versión «título de novela» de estas sería algo así como «Diversión animal»). Supremo el momento «Pero, en un mundo lleno de chantajistas y cazafortunas, ¿tenían el millonario motero y la dulce madre soltera alguna oportunidad de estar juntos?» Me lo imagino dicho con la voz del que narra los trailers americanos de pelis y no puedo más.

    Además me ha recordado al capítulo de Friends (todo está en Friends) en el que Joey descubre que Rachel está leyendo una novela de estas y empieza a mencionar al vicario y a «entrañas ardiendo» jajajaja.

    ¡Qué bien empezar el lunes con risas, parfavar!

    • Es que las descripciones son de ponerse en pie y aplaudir fuerte. ¿Cómo escribir eso sin descojonarte? Los redactores de contraportadas de este tipo de novelas son unos cracks. Lo cierto es que sabes que es mierda de la buena pero te entran ganas de leerlo.
      ¡Me acuerdo de ese capítulo de Friends, por supuesto! ¡Qué grande era!

    • jajajajajaja ¡de nada! Ahora corre a ver qué le pasa al de la subasta de solteros. Spoilers: esa noche moja

Comments are closed.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?