Números, números y más números…

6

numeros-numeros-numeros_2

Últimamente no hago más que pensar en números. Y no hablo de cuentas ni de sumas, hablo del paso de los años y es que de un tiempo a esta parte no consigo quitarme ese tema de la cabeza, ni aunque me lo proponga muy a conciencia. Recién cumplidos los 36 y no mal llevados (o eso creo yo) no paro de hacer balance, asombrándome cada día de lo rápido (demasiado rápido) que pasa el tiempo y eso me abruma, me inquieta e incluso en ocasiones me angustia…

Ya tengo 36 años (¡Sí estoy en la flor de la vida!) Sumo a mis espaldas casi 19 de noviazgo, 15 en el mismo trabajo, 10 de casados, 6 como madre y esta sumas nunca cesan. El paso del tiempo siempre ha sido un tema en el que no me ha gustado pensar. No porque me haga vieja, que también, el tiempo pasa y eso es inevitable. Pero… ¿es necesario que pase tan rápido? A veces tengo la sensación de que no pasa, ni corre, simplemente se esfuma delante de nosotros. No me gusta pensar que cada vez me queda menos de vida, por eso simplemente intento no pensar en ello, aunque a veces reconozco que no lo consigo. Y cuando caes en el laberinto de pensar mucho en ello, salir es complicado.

numeros-numeros-numeros

Vivimos en una vorágine, a contra reloj, con miles de cosas en la cabeza y con mogollón de planes. Empezamos la semana los lunes, deseando que lleguen los viernes. Terminamos las vacaciones de verano, deseando que lleguen las de Navidad.  Apenas comienzan nuestros hijos a gatear ya estamos deseando que anden, corran e incluso salten.  Cuando comienzan a balbucear ya estamos deseando que hablen… Y todo lo vivimos igual deseando que llegue lo siguiente sin concentrarnos en lo que tenemos ahora y permitiendo que se escape de nuestras manos el ahora apenas sin saborearlo.

Pero yo quiero que esto cambie. Quiero dejar los números atrás. No agobiarme con ello, simplemente quiero disfrutar. Sólo se vive una vez. Al menos en ese cuerpo y esta alma que ahora ocupamos y quiero disfrutar de mi vida. Quiero que los números se vayan de mi cabeza. Quiero disfrutar de cada año, cada mes, cada semana, cada día, cada hora, cada minuto y si me apuras, de cada segundo pero sin pensar en ello. Y no quiero angustiarme porque el tiempo pase tan deprisa porque pararlo es imposible. Aunque viviendo de otra forma quizás si podemos frenarlo.

Cuando era pequeña tenía un sueño, soñaba con poder controlar el tiempo para revivir una y otra vez los momentos buenos. Disfrutarlos con calma una y otra vez, regodearme en ellos. Ahora, os confesaré, que a veces sigo soñando con ello, no hay nada de malo en ello. Me gusta quedarme con lo bueno y pensar mucho en ello, recordarlo e incluso hablar de aquellos momentos. Y sí, quizás no pueda parar el tiempo pero seguro que sin pensar en números consigo, al menos, saborearlo.

Y tú, ¿piensas en el paso del tiempo?

Imagen: Pixabay

Comparte
Artículo anteriorEl macho ibérico y la muerte de los abdominales
Artículo siguienteDisfraces en familia para Halloween

Soy Natalia, mami de tres… bueno de dos princesas, que me tienen loca, y un blog donde, desde hace más de cuatro años, cuento mis historietas, mis ocurrencias y mi día a día. Mujer apasionada, responsable, trabajadora, comprometida, cariñosa y muy optimista, me gusta ver el vaso siempre medio lleno. Dispuesta a darlo todo siempre y a disfrutar de este nuevo proyecto con todas vosotras.

6 COMENTARIOS

  1. Pienso constantemente. Y ahora lo hago en años
    Escolares. Y todavía pasan más rápido!! Así que para no agobiarme… Si sale el sol, tomo el sol. Y si llueve, horneo bizcochos. Vamos, que disfruto todo lo que puedo de cada minuto. Pero intentando estar presente: un café con amigos es eso, no es un café en el que unos hablan y otros actualizamos redes sociales. Y un rato de columpios, es eso. No empujo con una mano y con la otra contesto whatsapp… Mindfulness

    • Me gusta esa filosofía e intento seguirla cada día pero a veces no puedo evitar pensar en el tema y me entran los agobios. Tendré que esforzarme más en vivir y disfrutar cada momento ¡Gracias Ruth!

  2. Yo creo que eso, en mayor o menor medida, nos pasa (o nos ha pasado) a todos… Nunca he sido muy amiga de contar. O mejor dicho, pierdo la cuenta con facilidad y por eso prefiero dejarlo estar. Pero el día que me da por contar me dan escalofríos!

    Hoy hemos contado hasta sesenta que eran los segundos que supuestamente faltaban para llegar a casa y lo he clavao, oye. Al final he contado un poco más rápido pero ha dado el pego.
    No hay que contar años. Hay que contar historias y amigos por el camino.
    🙂

  3. Me pasa mucho como a ti así que yo también llevo un tiempo dándole vueltas al vivir HOY al 100%. El tiempo pasará igual de rápido pero lo habremos disfrutado más.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre