domingo, noviembre 28, 2021
InicioEscaparatePequeños electrodomésticos que nos facilitan la vida (de verdad)

Pequeños electrodomésticos que nos facilitan la vida (de verdad)

En los realities de reformas americanos todos quieren una cocina inmensa en sus casas. La realidad de las casas españolas es que todos tenemos un espacio bastante limitado con el que tenemos que apañarnos. Esto implica que hemos de pensar muy bien qué ponemos en la encimera. Todos sabemos que las cosas que están escondidas en el fondo de un armario se utilizan mucho menos que las que están a mano ¿verdad? Así que tenemos que escoger muy bien.

Escoger no implica renunciar a todo. Os traigo hoy una serie de pequeños electrodomésticos que nos pueden ayudar mucho en nuestro día a día. No hace falta que los tengamos todos pero ¿por qué no alguno de ellos?

Hervidor de agua

Este pequeño electrodoméstico no es especialmente común en las cocinas españolas pero en los países anglosajones está presente prácticamente en cada casa. Existen hervidores que se colocan en el fuego, pero son maravillosos los conectados a la corriente que en apenas unos segundos hacen que el agua esté caliente.

Son muy útiles para todos los fans a las infusiones pero también si cocináis mucho puede seros muy útil para calentar el agua de las ollas o para cualquier cosa que requiera agua caliente. Nunca le había visto una gran utilidad pero tenemos uno en el trabajo y lo cierto es que le damos bastante trote.

En cuanto al precio los hay de todo tipo. Tenéis este maravilloso hervidor de Smeg que además de calentar el agua es casi un símbolo de estatus o estas otras versiones igualmente bonitas pero un poco más baratas de Russell Hobbs o Proking. Si la estética os da igual, tenéis aparatos a partir de 10 euros.

Calentador / Espumador para la leche

Si eres más de café que de te y eres además un poco maniático los calentadores / espumadores para la leche te encantarán. Son un electrodoméstico muy barato y que no ocupa un gran espacio y puede marcar la diferencia si te haces cafés con leche, capuchino o cualquier otra versión que incluya la leche en su receta.

Porque mirad, el café de los bares no sabe igual que el de casa y es sobre todo por la leche ¡y es que no tiene nada que ver! La leche caliente en el microondas es una sosez mientras que esa espumita tan maravillosa que tienen los cafés de los bares mmmm.

Este que veis en la foto calienta la leche, hace espuma y si queremos también hace espuma en la leche fría. Y cuesta menos de cuarenta euros.

Si el precio es un problema, tenéis algunas opciones más baratas e incluso una batidora para sacar la espuma.

Sandwichera / parrilla grill

Si por sandwichera os viene a la cabeza ese electrodoméstico pequeño de hace años que servía prácticamente en exclusiva para hacer mixtos olvidaos. Existen alternativas mucho más útiles en el mercado a día de hoy que permiten cubrir distintas necesidades. El secreto consiste en tenerlo muy a mano, a poder ser sobre la encimera ¡y ya veréis lo que lo usáis!

En casa tenemos una parrilla grill parecida a esta que veis aquí al lado y la usamos muchísimo. Hacemos bocadillos a la plancha, sí, pero también la usamos de tostadora para el desayuno o incluso para preparar tostaditas de pan con tomate.

No son caras y son muy versátiles. Este de la foto cuesta menos de 20 euros pero tenéis de todas las marcas. Después de tener uno como éste (el nuestro es de Lidl) ni nos planteamos volver a un tostador tradicional.

Freidora sin aceite

A mí me gusta mucho la comida frita, pero obviamente no podemos andar friéndolo todo por una cuestión de salud. Así que las freidoras sin aceite me parecen un inventazo. Es verdad que no quedan igual que sumergidas en aceite, pero la comida hecha ahí está muy buena siempre que le pilles el punto. Me gustan especialmente las rabas de calamar e incluso la longaniza… otras cosas quedan peor, aunque mejora la cosa si vaporizamos un poco de aceite para que quede más sabroso. En general mejor utilizar un poco de aceite, bien vaporizado o bien una simple cucharada.

Hay aparatos como este que incluso incluyen un minihorno y que son especialmente interesantes para las casas que no tienen. Yo no podría vivir sin horno, así os lo digo, lo uso constantemente.

Las freidoras sin aceite no son baratísimas pero se les saca partido y merecen la pena según cuáles sean vuestras costumbres de cocina. Tienes aquí una selección.

Olla de cocción lenta.

De todos los electrodomésticos de aquí para mí el estrella es la olla de cocción lenta, mi crokpot. En realidad esto es la marca de la más conocida y casi se ha convertido en un genérico. Así como a la Thermomix nunca le pillé el punto, la crokpot me ha enamorado desde el minuto cero. Comida buenísima, llena de sabor y de matices… y lo único que hay que hacer generalmente es echarlo todo en la olla para que se haga solo. Lo único, no es un electrodoméstico para hacer la comida en el momento porque generalmente todo lleva mucho tiempo. Pero consume poquísimo, mucho menos que encender la inducción y ¡será por tiempo! Existen recetas a porrillo y blogs súper especializados como Crokpotting donde podéis encontrar de todo. A mí me ha salvado la vida y se la recomiendo a todo el mundo. Es estupenda para cocinillas pero también para quienes no queremos tirarnos todo el día de la cocina y no queremos renunciar a comer comida sabrosa.

Sara Palacioshttp://www.mamisybebes.com
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
Limonerías on Tu tripa tras el parto
carmen hdez on Ay cuándo seas madre…
Sara Palacios on Cómo hacer gif animados
María - Mivi Mamá on Vecinos, ¿amor y odio?
marisa, la estresada on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Verónica Trimadre on Nos separamos, y ahora ¿qué somos?
Cata de Mamatambiensabe on ¡Hospital mon amour!