Project Runway: mi fascinación por los realities americanos

0

Nunca me he avergonzado de contar que mis gustos en cuanto a televisión no siempre son demasiado refinados (y no me importa que sea así en realidad) pero nunca os he hablado de mi reality preferido de todos los que ponen en la televisión. Se trata de Project Runway o Pasarela a la fama, como lo encontraréis en Cosmo, donde en ocasiones lo ponen (ojo, en una versión más corta que la original).

Este es un reality centrado en el mundo de la moda que en este momento va por la decimosexta edición. Yo soy tan tan tan fan que lo veo simultáneamente a su estreno en Estados Unidos desde la sexta edición. Mientras está en emisión suelen ponerlo los jueves y yo los viernes por la mañana me lo pongo. ¡Y es que no puedo esperar a que llegue (si llega) a nuestro país!

project runway

Project Runway es un programa con mucho éxito: ha ganado varios Emmy y ha estado nominado un montón de veces. Además, bajo el paraguas de este programa han surgido otros spin off como Project Runway All Stars (va por la sexta edición), Project Runway Accesories, Project Runway Junior o Under the Gunn. El formato también se ha exportado a otros países.

Si bien los spin off tienen cada uno su presentador, que no siempre es el mismo (aunque en el All Star ya lleva varias ediciones la fantástica Alyssa Milano) el Project Runway original tiene dos caras visibles. Por un lado está Heidi Klum, la presentadora, productora, jueza y de to del programa, y por otro Tim Gunn. En España a Heidi la conocemos más por su faceta de supermodelo, pero Tim Gunn es bastante más desconocido. En Estados Unidos a Tim Gunn se le quiere mucho (y no me extraña, porque es adorable). Lo habréis visto haciendo cameos en series como Como conocí a vuestra madre o en películas como Los pitufos. Tim es profesor de diseño en la prestigiosa escuela Parsons de Nueva York y ejerce de mentor de los concursantes. Un mentor de verdad, que les acompaña, les critica sus creaciones, les da ánimos y les hace de soporte emocional.

make it work

Su frase más icónica es el “make it work” (haz que funcione) cuando están atascadísimos o les ha hecho una crítica demoledora. Porque Tim Gunn es achuchable, pero no se corta un pelo en decirles todo lo que les tiene que decir. Con todo el cariño del mundo, pero se lo dice. Y en honor a la verdad suelen hacerle caso, porque en la mayoría de las ocasiones tiene razón en sus críticas.

Por otro lado está el jurado. Hay tres jurados fijos y uno que cambia cada semana. Entre los jueces invitados ha estado la flor y nata de Hollywood, del mundo de la música y por supuesto de la moda. Cualquier celebrity de las buenas ha estado en Project Runway. El jurado fijo tampoco es moco de pavo: está Heidi Klum (que es la pobrecica un poco hortera en ocasiones pero la queremos igual); Nina García, que es la editora de la revista Marie Claire y también lo ha sido de Elle; y actualmente está el diseñador Zac Posen. Durante muchas temporadas estuvo en su lugar Michael Kors, que era maravilloso porque tenía un sarcasmo tremendo. Los jueces tienen entre ellos muchísima química (Kors de vez en cuando todavía vuelve) y cada uno tiene un gusto muy definido. Yo me siento muy cercana a Nina, porque para mí es la más elegante de todos. Lo mejor es que siempre da la sensación de que se divierten haciendo su trabajo y eso es maravilloso para el espectador.

super vagina

Project Runway es un reality, sí, pero a la americana. Los capítulos comenzaron durando 45 minutos y en la actualidad se extienden 60 minutos. Ni uno más, ni uno menos. Esto hace que el ritmo sea muy distinto de los realities españoles, que pueden alargarse tranquilamente 3 o 4 horas. Yo me desespero. Estos programas van al grano y se dejan de tonterías. Ni televoto, ni exceso de drama. Cuando veo un reality de moda, me interesa LA MODA. ¡Qué cosa, eh! No me interesa si se llevan bien o mal, si van llorando por las esquinas o whatever. A veces sale algo cuando es muy llamativo, pero con la cantidad de cosas que pasan en esa hora os imaginaréis que mucha cancha no le dan. Aún así os sorprendería lo que se empatiza con algunos y por supuesto todos acabamos teniendo a nuestros favoritos. Lo que distingue Project Runway de otros programas españoles es que suelen ser tus favoritos POR SU TRABAJO.

Project Runway Ashley Nell Tipton

La mecánica del programa siempre es la misma. Heidi les propone un reto muy concreto: crear un look para la portada de Marie Claire, crear una pieza para su colección de ropa deportiva, un vestido para alfombra roja… mi favorito (y el de los jueces) es el unconventional materials challenge, que consiste en que van a sitios extraños y tienen que hacer un look con lo que consigan ahí, sin más tela que una muselina por si necesitan algo de sujeción. Han estado en tiendas de golosinas, en tiendas de animales, en una feria, en una obra… en fin, en mogollón de sitios y los resultados son flipantes como podéis ver en este vídeo.

Una vez que Heidi les ha propuesto el reto y han dibujado los bocetos, suelen ir a Mood que es una tienda gigante de telas. A veces la tela se la proporcionan ellos, pero normalmente van a la tienda con un presupuesto y un tiempo máximo para comprar, que suele ser media hora. Luego van a Parsons, donde comienzan a coser. Los retos pueden ser de un día o de dos y a veces a mitad de reto se lo complican pidiéndoles más cosas. Es un programa agotador porque apenas tienen descanso.

Entre medias Tim Gunn revisa con ellos el diseño y los problemas que se van encontrando y también van las modelos a una primera prueba. Al día siguiente suelen tener un par de horas para acabar los looks y mandar a las modelos a peluquería y maquillaje. A continuación viene la pasarela, que es en las últimas ediciones anónima (aunque a mitad de programa distinguirías el diseñador aunque no te lo dijeran, sobre todo si es bueno, porque tienen estilos muy marcados). Luego suelen escoger los tres peores y los tres mejores y esos son los que critican en la pasarela. Uno gana y otro se va a casa.

Project Runway - Front Row - Spring 2016 New York Fashion Week: The Shows

A mí me encanta porque las críticas son siempre constructivas: pueden decirle que el look es terriblemente malo pero se esfuerzan en decirles por qué. Les hablan de problemas de construcción, de fallos de costura, de estilismo, de concepto… Hay una parte subjetiva (a veces a Heidi le gustan unas cosas que válgame Dios) pero intentan EXPLICAR qué les gusta de las propuestas de los concursantes y qué no. Me parece muy interesante porque les ayuda a evolucionar y a mejorar.

project runway season 16

Project Runway, un programa moderno

De Project Runway me gusta que es un programa que está en el día a día. La temporada 14 la ganó Ashley Nell Tipton, una chica que diseñaba fundamentalmente ropa plus size (muy plus size, no plus size de pega). En la temporada 16 han ido un paso más allá y directamente las modelos tenían desde una 36 a una 52, con distintas alturas y constituciones. Al principio casi les da un chungo del susto a los diseñadores, pero luego se acostumbraron y salieron cosas maravillosas.

Han participado diseñadores de un montón de nacionalidades, de todas las razas (incluida la nativa americana), y en la última edición incluso había una chica musulmana negra que diseñaba ropa modesta. Siempre que podía hacía prendas que encajaban en sus creencias y eso nunca supuso un hándicap para ella.

Me encanta Project Runway porque aprendes muchísimo de moda y de cómo construir bien un traje ¡Y es entretenidísimo! Del concurso han salido diseñadores que luego han tenido un largo recorrido como Christian Siriano, que ha vestido a todo el mundo en Hollywood. Además, es un programa fantástico para mejorar inglés porque vais a oír acentos de todo tipo ¡no veáis lo que he mejorado!.

Sin duda os lo recomiendo porque es un programa fabuloso en todos los sentidos.

Comparte
Artículo anteriorLa moda que menos me cuesta seguir
Artículo siguienteCinco cosas que odio del Metro
Soy Sara Palacios, aunque en la red muchos me conocen como Walewska, mi nombre de guerra. Soy curiosa, inquieta, seriéfila, gafapastas y a ratos pedante. Los que me conocen dicen que tengo mucho sentido del humor y yo no sé si soy graciosa o no, pero que me gusta reírme continuamente es un hecho. ¡Soy una optimista incorregible!

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre