martes, enero 25, 2022
InicioLifeStyleCómo hacer que tu ponsettia sobreviva a la Navidad

Cómo hacer que tu ponsettia sobreviva a la Navidad

Es una de las plantas que más se regalan estas fiestas, raro es el hogar en el que nos destaca una ponsettia en navidad y también es rara la que supera estas fechas. Por eso, por si te han regalado una y te da miedo que no supere la nochebuena, te dejo unos consejos para conseguir que tu ponsettia sobreviva a la Navidad y tu no mueras en el intento. Es más sencillo de lo que parece sólo hay que seguir algunas recomendaciones llenas de sentido común, el menos común de todos los sentidos.

Más de nueve millones de Flores de Pascua se cultivan cada año en nuestro país, una producción que no deja de crecer porque no deja de crecer el número de consumidores que las compran para sí mismos o para regalarlas cuando van a visitar a alguien o las envían por mensajero o en la empresa donde trabajan o de decoración navideña en cualquier tienda, restaurante o centro comercial.

A nivel de toda Europa se venden cada año más de 100 millones de ponsettias y eso que el periodo de venta es de escasos cuatro meses y unas semanas durante el invierno. Nada más.

Con todas estas cifras nos queda claro que es oficialmente la flor de la navidad aunque conociéndonos, eso puede ser flor de un día y un año se pone de moda otra flor y la ponsettia pasa poco a poco al olvido. No descartemos nada que nos conocemos.

¿Qué sabemos de la ponsettia?

Además de que se trata de la alternativa más natural y sostenible para nuestras decoraciones navideñas sabemos que llegó a nuestro país en torno a los años 80′.

El primer escrito que existe en Europa sobre la Flor de Pascua es de un médico y botánico español, Francisco Hernández de Toledo que realizó una expedición científica en América Central entre los años 1570 y 1577.

Dicen que era la flor preferida de Moctezuma II y que para los aztecas simbolizaba la pureza, la nueva vida para los guerreros que fallecían en el campo de batalla.

que tu ponsettia sobreviva a la Navidad

El encargado de internacionalizarla no fue un español sino el embajador de los Estados Unidos en México, Joel Roberts Poinsett, que ejerció su cargo entre los años 1825 y 1829. Él fue quien envió varios ejemplares a jardines botánicos estadounidenses.

El 12 de diciembre se celebra el Día de la Poinsettia, como homenaje a Poinsett que falleció el 12 de diciembre de 1851.

La poinsettia es junto al árbol y el belén es uno de los grandes iconos decorativos de la Navidad y no sólo en su forma más tradicional en tonos rojos, también las tenemos en tonos blancos o incluso en tonos rosas.

¿Cómo conservar la poinsettia?

Mucha gente no sabe cómo conservar la poinsettia porque la consideran una flor muy delicada, no es exactamente así si tenemos en cuenta algunas recomendaciones básicas.

Lo primero, para la poinsettia la temperatura es un factor fundamental. La calefacción es el enemigo número 1 de la flor de Pascua.

Hay que evitar ponerla demasiado cerca de la calefacción, de los radiadores de la casa, Lo ideal es que la planta esté en una temperatura entre los 16 grados por la noche y los 22 o 23 por el día

Cuanto más la alejemos de los radiadores, estufas y chimeneas, mucho mejor para que pueda vivir más tiempo en nuestra casa.

que tu ponsettia sobreviva a la Navidad

La poinsetta necesita humedad. Lo habitual, dada la temperatura que tenemos en las casas, es que las reguemos un par de veces a la semana, sin ahogar la planta, evitando encharcarla para no pudrir sus raíces.

Si se puede regar de forma indirecta, poniendo un plato con agua y dejándola así durante unos minutos para que absorba la que necesite, aún mejor.

La flor de Pascua es una flor de fiesta, de festejar, de alegría por eso es más sencillo que encontremos un lugar con buena iluminación donde ubicarla para mantenerse sana y para que mantenga sus vivos colores.

Lo que hay que evitar es que le dé de forma directa la luz del sol y también que sufra corrientes de aire porque le afectan mucho y pueden poner en peligro su salud. No es que se resfríe pero casi.

La falta de humedad puede provocar la caída de las hojas por lo que es recomendable pulverizar de vez en cuando las hojas de la planta para que la humedad sea más alta y más favorable para su mantenimiento en nuestras casas.

Si además, le añadimos un abono líquido adecuado al agua de riego cada dos o tres semanas, es muy posible que nuestra ponsettia sobreviva estupenda a las navidades y siga viviendo en nuestra casa sin mayores problemas ¡quién sabe si lo mismo nos acompaña hasta las próximas navidades!

Pilar Fonsecahttp://www.mamasfulltime.com/
Primero fui mujer, después periodista, luego esposa y ahora además de todo eso madre. Esto último me obligó a reorganizar todo lo anterior. Me gusta escribir y comunicar. Disfruto con un buen libro, una buena película, una buena serie, un buen viaje y una buena charla con amigos. Podría alimentarme sólo de queso y chocolate acompañados de un buen vino, una que es mujer de gustos sencillos.
RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Introduce tu comentario
Introduce aquí tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Most Popular

Recent Comments

María L. Fernández on Problemas maternales del primer mundo
Alejandra deF on ¿Eres supersticiosa?
Alma Rosa Calderón Herrera on ¿Tute gratuito? ¡No, gracias!
Juan Luis on Odio Star Wars
María L. Fernández on Mis 10 blogs de cocina IMPRESCINDIBLES
Irene on A veces grito
Silvia - Mimette.com on Mis zapatos depilados, gracias
Ana (Pequeña Hormiguita) on Corresponsabilidad esa gran desconocida
La loca del Pelo Gris on Encorsetar a una hija (escoliosis)
Anya on Verano ¡ven!
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Natalia Martín on Encuentro MMM a la vista
Cata de mamatambiensabe on ¿Por qué tenemos miedo al feminismo?
Natalia Martín on iMMMprescindibles de abril
Emmanuel rivera on Odio Star Wars
marisa, la estresada on iMMMprescindibles de abril
Maria José on Esas costumbres molestas
Natalia Martín on ¿Tú no tienes papá, mamá?
Omar on Odio Star Wars
Limonerías on Londres, de niño a niño
Natalia Martín on Cariño, ¿te gusta tu escroto?
Madreexilio on Educar sin género
Sara Palacios on Música para follar
Maria José on Música para follar
Violeta Rodríguez Fotografía on Ama, vive y come
Marta on Ama, vive y come
Natalia Martín on Ama, vive y come
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Noelia - Golosi on Querido Fassbender
Julieth montaña on La frustración y la maternidad
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
Natalia Martín on Nuevo año o vida nueva
marisa, la estresada on Nuevo año o vida nueva
Ruth de Rioja on ¡Feliz 2017!
anya on ¡Feliz 2017!
Limonerías on Inocentadas de bombero
marisa, la estresada on Inocentadas de bombero
Susana on Querido Fassbender
Sofia Sanchez peña on Sobrevivir a la Navidad en familia
Limonerías on El juguete de tu infancia
Epaminondas on Hablemos de princesas
Alejandra deF on ¿Eres puta o princesa?
Ana Guillén on Agendas bonitas para 2017
Noelia - Golosi on Agendas bonitas para 2017
Sara Palacios on Tu juego de mesa favorito
Juegos de mesa Addicted on Tu juego de mesa favorito
marisa, la estresada on Tu leyenda urbana favorita
La maternidad de Krika en Suiza on Tu leyenda urbana favorita
Paola Velázquez on El segundo hijo o el segundón
Verónica Reng on El segundo hijo o el segundón
Natalia Martín on El segundo hijo o el segundón
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
AniPatagonia on Todos somos Chenoa
Johanna Arco on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Sara Palacios on Todos somos Chenoa
Noelia - Golosi on Todos somos Chenoa
Ana [Mi mama es asesora de lactancia] on Tu nombre de pueblo favorito
Limonerías on Mi luna de miel
anya on Mi luna de miel
Limonerías on Tu juego de mesa favorito
Laura Arceo on Homeopatía y caries
Marisa, la estresada on La llamaron «loca»
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Harry Potter y el Legado Maldito
Alfonso de Lozar on Asúmelo… ¡eres tu madre!
Vestidos para bautizos on De tutús, pelucas y masculinidad
Aprendemos con mamá on Cerrar etapas para…¿abrir otras?
Sara Palacios on Mujeres y libertad
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Noelia - Golosi on Mujeres que son historia
Johanna Arco on Mujeres que son historia
Virginia A. C. on Mujeres que son historia
Sónia Cristina Relvas Luciano on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Mujeres que son historia
Jess vaquero cuervo on Mujeres que son historia
Patricia Barreiro on Mujeres que son historia
Lupe Soria on Mujeres que son historia
Noelia Martin on Por qué me gusta Peppa Pig
Marisa, la estresada on Río 2016: olimpiadas y machismo
Natalia Martín on Visitar Valencia este verano
rosi marugan on Ser madre y opositar
Sari - Hechizos de Amor on Tácticas amorosas: el tira y afloja
Julia Martín on Montessori para novatos
Sara Palacios on La fiebre de las minicasas
Immi on Extranjera eres
Marisa, la estresada on Extranjera eres
Raquel on Extranjera eres
Laura on Extranjera eres
Esther on Extranjera eres
madrexilio on Extranjera eres
Limonerías on La vieja que quiero ser
Marta García on 7 días sin beber coca-cola
anya on Tengo cursitis
Noelia - Golosi on ¿Hacemos la tortuga?
Noelia - Golosi on Talentos ocultos
notengowhatsapp on Queridas madres del Whatsapp
Marta Capella on Queridas madres del Whatsapp
Alejandra deF on Queridas madres del Whatsapp
Sara Palacios on Queridas madres del Whatsapp
María José on Eres viejuno
La Sonrisa de Mini Yo on No quiero morirme sin visitar…
Limonerías on Eres viejuno
Natalia Martín on Eres viejuno
Noelia - Golosi on El profesor de balonmano
Limonerías on Yo también soy gay
La Sonrisa de Mini Yo on Cómo destrozar Grease
Bobyshaftoe on Cómo destrozar Grease
Natalia Martín on Cómo destrozar Grease
marisa, la estresada on Querido Marido 1.0
Noelia - Golosi on El chico perfecto tendría…
María trinidad espinosa guirao on No, esa frase ya no se dice
Padres en pañales (@Padresenpanales) on El lado Wonderful / Puterful de las cosas. Tú eliges
Mamagnomo on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sara Palacios on Querido Fassbender
Sandristica on Querido Fassbender
Natalia Martín on Querido Fassbender
Vidas_pixeladas Carla on ¡Maldito Mickey Mouse!
marisa, la estresada on ¡Maldito Mickey Mouse!
Verónica Reng on Calladita estás más guapa
Noelia - Golosi on Calladita estás más guapa
cata de mamatambiensabe on 12 cosas que adoro de ser autónoma
Ana - Querubino on Calladita estás más guapa
Carmen on ¡Adoro Divinity!
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Claves para elegir un buen regalo para un recién nacido
MamaCloud on 7 días sin enfadarme
Limonerías on 7 días sin enfadarme
madre estresada on Cosas que me irritan…
Mónica de Objetivo Tutti Frutti y Blogger Paso a Paso on 7 días sin tomar azúcar ni harinas
Auxi on A veces grito
Teresa - El Rincón del Peque on A veces grito
Daniells on A veces grito
Lorena on A veces grito
VANESA ALONSO CIMAS on A veces grito
Natalia Martín on A veces grito
Carol on A veces grito
Carmen Abián on Confesando mi adicción
Sandristica on Confesando mi adicción
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Natalia Martín on Así viví #elVermmmut
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Así viví #elVermmmut
Madre Exilio (@Madrexilio) on Así viví #elVermmmut
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
Verónica Trimadre on La brutal sensación de estar viva
María on Ladrones de tiempo
Alejandra deF on Hay amores que matan…
Cata de mamatambiensabe on Ladrones de tiempo
Eduardo Muñoz on Micromachismos intolerables
Sandristica on Cómo volverle loco
Vyacheslav Dudkin on Las Monas de Pascua más feas
Chica Perika on Dale a tu cuerpo alegría
Natalia Martín on Dale a tu cuerpo alegría
Mamá Resiliente (@MamaResiliente) on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
Verónica Trimadre on Hija, tu cuerpo será tu prisión
El espacio del bebé on Fantaseando… o quizá no
Cuestion de Madres on ¿Cómo comunicaste tu embarazo?
Violeta Rodríguez - Fotografía infantil. on Fantaseando… o quizá no
Noelia - Golosi on Modas ideales que vuelven.
Johanna Arco on Modas ideales que vuelven.
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo
marisa, la estresada on Adolescentes y Sexo